Pasión de multitudes

Editorial 26 de noviembre de 2019 Por
Leer mas ...

"Fútbol, pasión de multitudes", es una definición que se le atribuye a José María Múñoz.
Conocido popularmente como el "Relator de América", el recordado periodista deportivo, según coincidieron quienes fueron los integrantes de su equipo por entonces, el "Gordo" pronunció esa frase en "La Oral Deportiva".
Una tira diaria que se emitía por LS5 Radio Rivadavia y que batía récords de audiencia, a partir del excepcional despliegue, que le permitía transmitir la información desde todos los escenarios deportivos con sus enviados.
Pasaron muchos años desde que "Fútbol, pasión de multitudes", se incorporó a las frases célebres del periodismo. Hoy, a la distancia, nadie puede negar su absoluta vigencia.
De otro modo, cómo se puede explicar que unas 40.000 almas hayan viajado, por diferentes medios, hasta Asunción, para acompañar a Colón en el estadio "La Olla", en la reciente definición de la Copa Sudamericana.
Si hasta un simpatizante que decidió realizar el trayecto en bicicleta, se ganó por su esfuerzo, titulares destacados. Sanjavierino él, no dudó en darle su apoyo, pedaleando cientos de kilómetros, al "sabalero".
De qué manera se puede entender que el domingo, en "La Bombonera", una buena cantidad de hinchas "xeneizes" se hayan vestido con la camiseta del Flamenco, dejando por un momento archivada la "azul y oro".
Hay que entenderlos, porque ese tipo de actitudes forman parte del folclore que salió a la luz en este tipo de circunstancias. La derrota del rival histórico, ante los brasileños, valió más en ese momento que el amor por una camiseta.
A muy pocas cuadras de La Boca, se desarrollaba otro acontecimiento que solo puede darse en el deporte más popular en este rincón del planeta. Con el dolor de haber perdido una final increíble en la Copa Libertadores, los hinchas del "millonario" se autoconvocaron para recibir al equipo de Marcelo Gallardo.
Con esa demostración, pusieron de manifiesto su agradecimiento por todo lo realizado, tanto a los futbolistas riverplatenses como al "Muñeco", un ídolo también en la derrota.
Es muy bueno que se hayan sucedido estos hechos. Con un comportamiento ejemplar de los colonistas en tierras paraguayas; con las gastadas lógicas del hincha "bostero" a las "gallinas" y con la hidalguía de los simpatizantes de un equipo que venía de sufrir un duro traspié pocas horas antes.
Si todos entendiéramos el fútbol como lo que simplemente es, un deporte, seguramente tendríamos reiterados motivos como para rescatar este tipo de conductas, que deberían ser normales, pero que muchas veces no lo son.
La madurez de una afición tan pasional como la futbolera, no abunda, pero en la medida que todos entienda de qué se trata, la solución a la violencia no resultaría tan compleja.
Con esta serie de hechos a la vista, surge de manera espontánea una inquietud. ¿Por qué, individualmente, las hinchadas se comportan de esa manera y no ocurre lo mismo cuando las parcialidades de unos y otros se dan cita en escenarios compartidos?
¿Podremos algún día a jugar con público visitante en todos los estadios y no solamente en casos excepcionales?
¿Habrá llegado el momento de intentarlo, después de todo lo observado en los últimos acontecimientos de masiva convocatoria?
La última palabra, en este caso, no la tendrá exclusivamente la AFA, por más que se trate de la institución que rige los destinos de la actividad en nuestro país. Diferentes organismos de seguridad tendrán que ajustar las medidas tendientes a ofrecerles al pueblo un espectáculo para toda la familia.
No estamos ante una tarea sencilla. Los antecedentes parecen condenar las buenas intenciones, si es que alguien evalúa por estos tiempos la posibilidad, tan deseada, de recuperar a "toda" la gente, para que el fútbol vuelva a ser una "pasión de multitudes", como lo expresaba mejor que nadie uno de los máximos referentes del periodismo deportivo de la Argentina.
 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar