“Esto es algo que le puede pasar a los hijos de todos”

Locales 24 de noviembre de 2019 Por
Sin lugar a dudas el caso conocido hace algunos días atrás, sobre este rafaelino de 25 años, Martín G. que invitaba a adolescentes a "ganar plata fácil" e intentaba seducirlas, de algún modo, para llevarlas a su casa y prostituirlas, generó y genera muchísimos interrogantes en una sociedad conservadora como la de Rafaela. Una de las mamás de las jóvenes acosadas, dijo “es hora de que Rafaela despierte.
SEDE. Los tribunales de Rafaela, donde se llevó a cabo la audiencia.
SEDE. Los tribunales de Rafaela, donde se llevó a cabo la audiencia.

Martín G. es un joven rafaelino de 25 años, hijo de un conocido empresario de la ciudad y fue imputado por al menos 10 delitos sexuales que involucran a menores de edad. Esto no pasó en otra ciudad, esto ocurrió en la Perla del Oeste en donde muchas veces y -lamentablemente- la tierra se esconde debajo de la alfombra para no verla.
La mamá de una de las adolescentes afectadas por el accionar de Martín G. se animó a hablar, no quiso que se publique su nombre por temor, pero no se quedó de brazos cruzados y quiso brindar esta entrevista para alertar a muchos padres que desconocen el proceder de estos sujetos que vulneran la confianza de muchas jóvenes de la ciudad.

- ¿Cómo te sentís ante esta situación y cómo fue que te enteraste?
- La verdad es que en un primer momento me sentí muy asustada pero ahora estoy muy enojada. Me enteré por mi hija ni bien empezó a recibir mensajes por whatsapp ofreciéndole dinero a cambio de sexo, como a muchas otras chicas. Es una situación por la que no pensé que iba a pasar, no es la única hija que tengo y no pensé que estas cosas pasaban a Rafaela. Mi hija empezó a hablar con sus amigas en el Colegio porque pensó que era una broma y allí descubrió que no era la única, todas las chicas se callaban y acá, en realidad, lo de mi hija es algo simple no fue a mayores porque después este señor fue detenido. Ella me lo cuenta automáticamente y decidimos hacer la denuncia, se habló con otras mamás, se habló con otras chicas y bueno ahí nos enteramos que no era la única que en realidad era una de las últimas con la que intentaba contactarse y de alguna manera esto se frenó porque nos tomaron la denuncia. Lo más grave es que son más de 20 chicas que conocen en esa escuela pero hay muchísimas más que no se animaron al día de hoy de hablar con sus padres, es terrible porque son chicas de entre 13 y 16 años, son nenas todavía. La idea de hablar con los medios es para que esto se conozca que Rafaela y lo conozcan principalmente los padres y entiendan que esto es algo que le puede pasar a los hijos de todos, esos está pasando en colegios públicos y en colegios privados de esta ciudad.

- ¿Vos decís que esto pasó con chicas que concurren a muchos colegios de la ciudad?
- Exactamente acá no se trata de eso mi hija y de sus compañeras, acá hay varias escuelas tanto públicas como privadas afectadas. Lo que yo quiero es para apelar a los padres para que los padres hablen con sus hijas, porque les han infundido miedo, les han infundido terror y las manejan a través de eso, las manipularon con amenazas de matar a su mamá; entonces que hablen con sus hijas, que hablen que a veces los papás pecamos de soberbios y me incluyo, pecamos de creer que lo sabemos todo de los chicos pero los chicos a veces se cierran por miedo y entonces no hablan. Además en esto que pasó se involucró a otros adolescentes que se hicieron pasar de amigos para obtener datos y pasar el contacto de las chicas a este sujeto, que después las comenzaba a contactar. Este señor si se lo puede llamar así, utilizaba también a menores dentro de las mismas escuelas que era el encargado de reclutar las alumnas. Por eso digo que lo sucedido es un llamado para todos, no sólo a los papás que nos pasó -y algunos que aún ni lo saben-, sino a toda la sociedad rafaelina porque estamos todos en la misma.

- ¿Estás conforme con la actuación que está teniendo la justicia?
- Sí muy conforme, la verdad que la fiscal Capitanio se portó muy bien y me saco el sombrero y la verdad que no tengo palabras con ella, por como contuvo tanto a mi hija como las otras chicas, porque no fue fácil denunciar, son adolescentes.

- ¿Cómo ves el trato que se le dio al caso, cómo lo trató la sociedad en general en donde muchas veces se termina poniendo más la mirada sobre las víctimas?
- Acá no se trata de que la sacaron de las redes sociales, de que se metieron con ellas porque subieron determinadas fotos. Acá el tema es el siguiente, las chicas tienen amigos como cualquiera y allí se aprovecharon de esta confianza, acá se trata de amistades dentro de las escuelas que piden su celular y se lo dan y tienen grupos de whatsapp. Y sí se empieza a decir cualquier cosa, cómo que les pasó porque son fáciles. La cosa es que esta persona detenida hizo toda una estrategia para captar las chicas. Hoy hay muchos comentarios en todos lados y terminan atacando a las víctimas, que sí salían a la noche y si así fuera –que no es el caso, tampoco se justifica, por qué siguen siendo nenas de 13, 14, 15 y 16 años. No se justifica los que se les ha hecho, no sólo físicamente a muchas de las chicas sino una tortura psicológica y emocional. Por eso repito que esto tiene que ser un despertar para Rafaela porque está pasando acá, un despertar a los papás para que hablen con sus hijos. Tenemos conocimiento de que hay muchas chicas que no hablaron con sus papás porque tienen pruebas en sus teléfonos pero están aterradas. Convoco a la gente que apoye a las víctimas de esto y no que se las ataque porque son nenas, decimos adolescentes pero son nenas que vivieron en una burbuja y que todavía la mayoría de las chicas ni siquiera sale a un boliche porque no tienen edad y se reúnen en el caso de mi hija con su grupo o en mi casa o en la casa de otra mamá. Siempre estamos llevándolas o trayéndolas, no tienen libertad como se dice que andan de noche… acá el tema es mucho más serio y no creo que esto quede únicamente en las dos personas detenidas, creo que hay mucho más involucrados y la única manera de que esto no termine acá es que la gente nos apoye y tome conciencia de que Rafaela no es lo que era unos años atrás y que a lo mejor el vecino tampoco es lo que creemos, sobre todo los papás que hablen con sus hijas y también con sus hijos para que no vuelva a ocurrir.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar