Realizaron presentación de la única granja de pollos orgánicos del país

SUPLEMENTO RURAL 21 de noviembre de 2019 Por
Se trata de la primera en alcanzar de modo integral la certificación en las últimas décadas. Y se contó con el acompañamiento de emprendedores nucleados en MAPO, técnicos del INTA y Senasa.

Funcionarios y técnicos del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca acompañaron la presentación oficial del único emprendimiento en el país que produce pollos certificados Cocorokeen, situado en la bonaerense localidad de Carlos Keen, partido de Luján.
Desde el Ministerio destacaron la importancia de seguir apoyando el posicionamiento y promoción de alimentos diferenciados, que cuenten con certificaciones oficiales de calidad, como el caso de los productos orgánicos.

ALGUNOS DE LOS
DETALLES
La granja productora de pollos orgánicos certificados Cocorokeen de Darío Ortíz, posee un amplio sector de 5 mil metros cuadrados cubierto de malla antipájaros para que las aves pueden andar libremente. Además cuenta con un molino para procesar el alimento balanceado con las características requeridas para este tipo de emprendimiento.
Y de acuerdo a Noticias Agropecuarias el tiempo promedio de crianza es de 84 días, mientras que las producciones convencionales cuentan tienen un ciclo más corto de producción.
Al momento, el establecimiento cuenta con 300 pollos camperos de 60 días de crianza de prueba, con genética campero argentino que serán faenado aproximadamente en un mes. Prevén una producción inicial de 4.800 pollos orgánicos cada dos meses.
La granja cuenta con una superficie de cinco mil metros cubiertos con maya para que las aves vivan libremente.

UN ANTECEDENTE
Como antecedente, en el informe periodístico de referencia de hace mención sobre que hubo un establecimiento pionero en producción aviar orgánica entre 1991 y 1998 y denominado "La Recordación", que estaba emplazado en el partido de General Rodríguez, provincia de Buenos Aires.

PRESENCIAS EN
LA ACTIVIDAD
De la actividad participaron Karina Lamelas -directora de Porcinos, Aves de Granja y no Tradicionales-, Y Facundo Soria y Silvina Ferreyra -del área de Producción Orgánica de la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio-.
También estuvieron Juan Carlos Ramirez -coordinador del área de Orgánicos del Senasa-, Corino Griffinz -director de Medioambiente del Municipio de Luján-, profesionales del INTA y representantes de MAPO y del sector.

ARGENTINA ORGANICA
La producción orgánica, ecológica o biológica, regulada por la Ley 25.127 de 1999, constituye una importante estrategia de diferenciación y agregado de valor que el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca promueve, debido a que este sistema productivo y su mercado nacional y mundial representa una oportunidad valiosa para nuestro país dadas sus óptimas condiciones agroecológicas, variedad de climas y fertilidad natural de sus suelos.
Un producto para recibir la denominación de orgánico debe contar con el sello de la empresa certificadora que avala, que durante su producción/elaboración se cumplió con los requisitos establecidos en la Legislación Nacional (o de destino si se exporta).
Y el Senasa se desempeña como la autoridad de aplicación y fiscalización, en el cumplimiento de este requisito.

EN EL RANKING
La Argentina cuenta con 3,6 millones de hectáreas certificadas y se ubica en segundo lugar en el ranking mundial en materia de producción orgánica, después de Australia.
Además tiene 1.590 operadores certificados; 217.000 hectáreas destinadas a la producción vegetal; 80.877 hectáreas cosechadas; más de 165 mil toneladas exportadas y un mercado interno en pleno crecimiento.
De modo que este sistema productivo, diferenciado y sustentable, representa actualmente una alternativa sostenible que agrega valor a las pymes agroalimentarias.

LA DIFERENCIA EN
LO NUTRICIONAL
En ocasiones se ha escuchado la inquietud de conocer sobre nutricionalmente cuál es la diferencia entre un pollo "común" y uno "orgánico", y al respecto se dice que se escucha rarísimo, pero un pollo orgánico es un pollo mucho más feliz, es un pollo menos estresado y por lo tanto produce mucho menos toxinas.
Y que por eso tiene mejor absorción en el cuerpo, y mejora la calidad de alimentos que consume una persona.
Como consumidores, al consumir productos orgánicos además de asegurar la salud de la población, se logra que estos se vuelvan mucho más accesibles.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar