Alberto, Cristina y Máximo definen el gabinete del próximo gobierno

Nacionales 19 de noviembre de 2019 Por
Fernández y la vicepresidenta electa se dieron cita en el departamento que la ex mandataria tiene en el barrio de Recoleta, en Uruguay y Juncal, para delinear el armado del próximo gobierno y avanzar en la agenda y autoridades parlamentarias.

BUENOS AIRES, 19 (NA). - El presidente electo, Alberto Fernández, analizó ayer con la vicepresidenta electa, Cristina Kirchner la conformación del Gabinete que lo acompañará desde el 10 de diciembre, además de cuestiones ligadas a la designación de autoridades de los bloques parlamentarios del Frente de Todos y temas de la transición.
Tras su regreso de Cuba, donde volvió a visitar a su hija Florencia, Cristina Kirchner recibió al mandatario electo en su departamento de la calle Juncal, en el barrio porteño de Recoleta, al que Fernández ingresó pasadas las 18:30, tras lograr evitar a la prensa apostada en el lugar. De esa reunión participó también el diputado Máximo Kirchner, referente de La Cámpora y sobre quien se auspicia un rol protagónico en la bancada del peronismo. Así, a la presidencia de Sergio Massa de la Cámara de Diputados podría sumarse la titularidad de Máximo Kirchner del interbloque que el peronismo conformaría en la Cámara baja.
En medio de un fuerte hermetismo, los dos máximos referentes del Frente de Todos avanzaron en la elección de los ministros que formarán parte del equipo de Fernández, del que hay algunos nombres que suenan para las respectivas carteras aunque hasta ahora sólo Daniel Arroyo fue prácticamente confirmado como titular de Desarrollo Social.
En tanto, Santiago Cafiero es mencionado para ser jefe de Gabinete, Felipe Solá como canciller y Eduardo "Wado" De Pedro como ministro del Interior, pero aún no fueron oficializados.
La idea de Fernández es seguir estirando la confirmación oficial del equipo de sus colaboradores para hacerla más cerca del día de la asunción, e incluso no se descarta que en la reunión con Cristina Kirchner se haya cocinado alguna sorpresa para el futuro Gabinete.
Otros temas a definir y que se evaluaron en el departamento de la ex mandataria están vinculados al Congreso ya que resta definir autoridades de los bloques del futuro oficialismo, como también los proyectos de leyes que Fernández enviará en el primer tramo de su gestión y que se tratarán en período extraordinario de sesiones durante este verano.
En lo que refiere a las autoridades de los bloques, para la jefatura del interbloque oficialista del Senado que estará integrado por las bancadas del Frente para la Victoria (responde a Cristina Kirchner) y del Bloque Justicialista (responde a los gobernadores), la ex mandataria impulsa a la dirigente de La Cámpora Anabel Fernández Sagasti, pero el otro sector peronista resiste esa iniciativa, por lo cual sigue siendo un tema a acordar entre ambos.
Por su parte, la jefatura del interbloque de Diputados sonaba en un primer momento para el actual titular, Agustín Rossi, pero luego la continuidad del santafesino en ese cargo empezó a perder fuerza y surgieron versiones de que podría quedar en manos de Máximo Kirchner. 

MARCHA #10D
En tanto, mientras el presidente y la vicepresidenta electos se abocan a definir todas estas cuestiones, el peronismo comienza a organizar la movilización que realizará a la Plaza de Mayo el 10 de diciembre, para celebrar la asunción de Fernández al frente de la Casa Rosada.
Así­ como el saliente mandatario, Mauricio Macri, ya convocó a una suerte de "Plaza de la despedida" para el próximo sábado 7 de diciembre, las distintas vertientes del Frente de Todos ya se encuentran planificando lo que será la marcha para el martes siguiente, confirmaron a NA fuentes del espacio.
Ese día, cuando Fernández se ponga la banda presidencial y tome el bastón de mando, el PJ habrá de regresar a Balcarce 50 tras los 12 años de gestión de Néstor y Cristina Kirchner y los cuatro del lí­der del PRO: se espera que, tras convertirse formalmente en jefe de Estado, salga al balcón y pronuncie un discurso.
Uno de los principales sectores que se movilizará hacia la histórica Plaza de Mayo será el sindicalismo encolumnado detrás de la CGT y la CTA de los Argentinos. Los intendentes peronistas del Conurbano bonaerense, parte vital del histórico armado del PJ, también pondrán en las calles su aparato, según supo NA.
En esa Plaza de Mayo del 10 de diciembre, con una movilización que auguran "masiva", Alberto Fernández ratificará uno de los conceptos que vertió durante la campaña electoral y en la transición: la necesidad de que no haya distinciones políticas a la hora de poner en marcha iniciativas que tengan como objetivo impulsar a la Argentina.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar