Píldoras Políticas

Nacionales 18 de noviembre de 2019 Por
Leer mas ...

MENEM, EL LONGEVO
Dicen en los pasillos del Congreso que cada vez que un senador se le acerca al riojano Carlos Menem a preguntarle cómo anda, el ex presidente contesta invariablemente lo mismo: que está "para cuatro mandatos más" en la Cámara alta.
Parece que a sus 89 años, el ex mandatario peronista sigue poniéndole fichas a su longevidad.
De cumplirse su profecía, "el Turco", que es senador desde 2005 y con mandato hasta 2023, concluiría su misión recién a fines de 2047, a los 117 años.

MICHETTI Y LA MARCHA PERONISTA
Una escena imperdible se vivió sobre el final de la Asamblea Legislativa para proclamar a la fórmula ganadora de las elecciones presidenciales, cuando las bancadas peronistas entonaron la tradicional marcha peronista para celebrar el regreso al Gobierno a partir del 10 de diciembre.
Hasta ahí todo esperable, con La Cámpora al frente de la comparsa pero con todos los bloques del peronismo sumándose al jolgorio, un poco en clave revanchista después de varios años en la vereda de la oposición.
¿Qué situación rompió la previsibilidad? Acaso suponiendo que nadie la iba a notar, la titular del Senado, Gabriela Michetti, quien presidía la sesión, fue captada por la transmisión agitando suavemente las manos al compás de las estrofas de Hugo del Carril.
Fue un hecho simpático de la vicepresidenta, quitándole dramatismo a la transición, pero una foto difícil de digerir en en las entrañas PRO.

"SENTATE LIPO, SENTATE"
El diputado Daniel Lipovetzky fue noticia en la semana por haber sido el primer dirigente oficialista que se rebeló a la línea gubernamental de no tildar de "golpe de Estado" a la situación imperante en Bolivia, y por ese gesto fue destacado por el presidente electo, Alberto Fernández.
Con ese antecedente conocido, varios diputados del Frente para la Victoria arengaron a "Lipo" para que diera quórum y se sentara en su banca, cuando la jugada de Cambiemos era, en un principio, no bajar al recinto.
En ese dilema, Lipovetzky amagó con sentarse en la banca y ganas no le faltaban, pero finalmente primó en él la disciplina partidaria.

"ABUSO DE PODER"
Resulta que el quórum de sesión del Senado que la oposición había convocado para repudiar el "golpe de Estado" en Bolivia corría peligro de caerse en la etapa de la votación por la cantidad de legisladores oficialistas que tenían decidido abstenerse.
Ante ese escenario adverso, el jefe de la bancada del Frente para la Victoria, Marcelo Fuentes, le pidió a Cambiemos que tuviera un "acto de generosidad patriótica" para que seis oficialistas de los diez senadores que iban por la abstención modificaran su voto y se expresaran a favor o en contra, y así contribuyeran al quórum que iba a permitir que el Congreso diera un mensaje institucional de rechazo a la situación en Bolivia.
El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, se hizo eco del pedido y se encargó personalmente de conseguir los votos negativos que al Senado le hacían falta para aprobar el proyecto.
La complicación surgió cuando dos de las senadoras, Silvia Elías de Pérez y Silvia Giacoppo, patalearon en resistencia a acatar la directiva, aunque al final cedieron.
En medio de esas circunstancias confusas, Pinedo, acaso para ablandar las tensiones, bromeó sobre la situación, al sostener que en su carácter de presidente de la sesión iba a "hacer abuso de poder" y que esas dos senadoras iban a "votar en negativo por orden" suya.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias