Los jóvenes y la comunicación en las redes

Locales 18 de noviembre de 2019 Por
Leer mas ...
“Los chicos nacieron con el lenguaje virtual y yo le digo a los chicos que no es el real porque partimos de que no es el presencial. Una cosa es tener un amigo y otra cosa es tener un seguidor, una cosa es que alguien te odie y otra cosa es que te bloqueé. Hay que estimular más lo presencial, hay que agarrar a los chicos y llevarlos a comer un asado, decirles vamos a charlar, vamos a hacer este juego o este deporte. Hay que aumentar lo presencial y lograr de ese modo que los chicos le pongan límites a lo virtual”.
A su vez Stamateas hace hincapié en la manera en la que a través de las redes uno se libera y dice lo que se le viene a la mente sin reparos.
“Muchas veces somos más audaces en las redes porque allí somos invisibles y uno dice allí lo que no le diría en la cara al otro, es un medio de descarga de frustraciones y lo que hay que hacer en las redes es bloquear al que te agrede porque una cosa es cuando alguien te dice que no está de acuerdo con algo que pusiste y otra cosa es el agresor o el agresivo porque ese no busca resolver o conciliar, busca lastimar”.

ARGENTINA ES UN EJEMPLO DE RESILIENCIA
Las constantes crisis que desde hace décadas atraviesa nuestro país lleva a que muchos la identifiquen como un claro ejemplo de resiliencia. La palabra resiliencia se refiere a la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse luego de experimentar alguna situación inusual e inesperada. También indica volver a la normalidad. Resiliencia es un término que deriva del verbo en latín resilio, resilire, que significa "saltar hacia atrás, rebotar".
Para Stamateas la Argentina es un país cien por ciento resiliente: “Somos resilientes desde hace muchísimos años y en el 2001 tuvimos un doctorado nacional. La resiliencia es una habilidad que tenemos todos los seres humanos para lograr volver al estado original; hoy lo que se descubrió es algo aun más potente ya que no solo podemos volver al estado original sino que se puede crecer a través de las crisis, eso se llama ‘crecimiento post traumático’, uno puede transformar esos momentos en enseñanza, en aprendizaje. Hay que sacar del fracaso el vestido de juez y ponerle el vestido de maestro y decir tengo que aprender algo y ahí es muy importante aplicar los dos principios que mencioné: hablar y estar con otros”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar