Pareció poco, pero fue un punto justo

Deportes 17 de noviembre de 2019 Por
Atlético pudo ganarlo o perderlo con Sarmiento, pero al final terminó empatando 1 a 1. Bonansea lo puso en ventaja y la mala fortuna de Alderete terminó en gol del empate. Pero Nereo Fernández fue la figura con dos grandes atajadas.
FOTO M. LIOTTA MUNDIALISTA./ Matías Godoy entró, pero no pesó en el trámite. El rafaelino Olivera hizo un buen partido en Sarmiento.
FOTO M. LIOTTA MUNDIALISTA./ Matías Godoy entró, pero no pesó en el trámite. El rafaelino Olivera hizo un buen partido en Sarmiento.
Arrancó bien y terminó más o menos. El 1 a 1 y los otros resultados de la fecha hasta el momento marcan que no fue un buen sábado para Atlético, obligado ahora a sumar puntos importantes ante Riestra (la próxima fecha de visitante) y Chacarita (en el cierre de local).
De todos modos, enfrente estuvo un Sarmiento que pinta para candidato a pelear por el ascenso. La propuesta de juntar futbolistas de buen pie del mediocampo hacia adelante le viene dando réditos a Walter Otta. Estaba nuevamente clara la intención de buscar el desequilibrio por las bandas, con Acosta encontrando siempre los espacios para moverse con un par de metros de libertad, y Mendieta listo en el costado izquierdo para intentar sacarse de encima un par de rivales.
El que tenía la misión de terminar la jugada era Bonansea y en la primera que tuvo no perdonó. El pelotazo largo de Liporace hacia la izquierda del ataque celeste encontró al centrodelantero conectándose con Acosta, la pared descolocó a Garnier y Olivera, Bonansea se fue solo y tras entrar al área sacó un remate que se desvió en el zaguero rafaelino del equipo juninense, y la pelota dejó parado a Visintini ingresando por el primer palo.
En su primera aceleración a fondo en ataque, la Crema se encontraba en ventaja. Sarmiento estaba ahora obligado a reaccionar y se planteaba otro escenario.
El equipo de Delfino tuvo 15 minutos de búsqueda casi sistemática por el costado derecho de su ataque, tratando de ganarle las espaldas a Liporace. En uno de esos centros cruzados, Borasi le bajó la pelota a Magnín y el remate seco del goleador fue devuelto por el palo izquierdo de Nereo Fernández, que nada podía hacer.
Pero esa acción fue la única de peligro que generó la visita. Luego, Atlético fue descansando en el orden táctico de Alderete, siempre bien ubicado y neutralizando con su oficio el duelo con el movedizo Quiroga. En esa etapa inicial quedó para destacar el cabezazo de Protti en la segunda jugada de un corner, que obligó a una gran intervención de Visintini; y un par de asociaciones interesantes de Protti con Acosta, con centros muy peligrosos que por poco no conectaron Bonansea o los volantes que acompañaban.
Era previsible que en el segundo tiempo Sarmiento arriesgara más en función de buscar la paridad. Delfino demoró 8 minutos en buscar los cambios ofensivos, desarmando el "doble 5" titular de Vázquez y Caviglia, para darle cabida a Castelli, un delantero, y Molina. Lo llamativo es que apenas dos minutos después ya le dio réditos la modificación.
Castellli se tiró como wing, desbordó a Blondel y buscó el centro o tiro al arco. Lo cierto es que la pelota se desvió en Alderete y descolocó a Nereo para convertirse en el 1 a 1.
La Crema sintió el impacto del gol. Estuvo cinco minutos casi sin poder cruzar la mitad de la cancha, con la desaparición del juego de Acosta y Mendieta. Pero como sufre demasiado atrás, Atlético también de la galera puede sacar una situación de gol. Y apenas le llegó una buena cesión a Protti abierto sobre la derecha, pudo enganchar con margen y tuvo el resquicio para sacar un gran remate con efecto que se fue cerrando, y se estrelló en el palo de un Visintini que nada podía hacer.
Otta quiso jugar su partido también desde los cambios. Por eso ingresó Godoy por Acosta, lo cual en cierto modo sorprendió porque si bien no estaba en el nivel del primer tiempo, siempre es un arma potencial de desequilibrio. El pibe mundialista quedó ubicado como una tercer punta, detrás de Bonansea y Protti.
El partido, aún con errores de ambas partes, estaba entretenido y para cualquiera. Pero las más claras fueron para Sarmiento después de la media hora. Y allí apareció en toda su dimensión el arquero de la Crema. Primero Nereo se lo sacó de manera espectacular a Magnín tras recibir una vez más libre después de un centro cruzado, y luego del mismo lugar (en la zona del 3) a Boraci, aún con mayor espectacularidad en su atajada porque la pelota se metía arriba contra el palo izquierdo.
Con el ingreso de Quinteros por Pérez y finalmente de Stracqualursi por Bonansea (acalambrado), Atlético amontonó futbolistas de características ofensivas pero sin claridad en el juego. Igualmente tuvo un cabezazo de Racca en un corner, y la polémica del final con un penal a Quinteros que el árbitro Gariano consideró que no fue.
Para muchos Atlético perdió dos puntos, para otros ganó uno. A priori, el empate no le quedó mal al partido. Lo cierto es que la figura terminó siendo Nereo Fernández y un escalón abajo Alderete. Y en cierto modo explica el momento de la Crema, si no hay una gran producción de los delanteros, con lo que le cuesta defender con solidez, es difícil que pueda quedarse con los tres puntos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar