Trabajar y volar con el objetivo de concientizar

Locales 17 de noviembre de 2019 Por
La muestra de Arte + Sustentable cierra hoy sus puertas, dejando un mensaje claro a la ciudadanía, gestado a través de los chicos y de su imaginación. A lo largo de estos días, la quinta muestra tuvo una enorme repercusión en la ciudad.
FOTO JORGE BARRERA IMPONENTE. Optimus Prime, copando la Sala IV del Viejo Mercado, siendo una atracción central para los visitantes.  COORDINADORA. Daniela Caneva, ex docente a cargo de la muestra y del armado de la misma.   MUESTRA. Tuvo una muy buena repercución, dejando un mensaje claro para todos los que la pudieron observar.
FOTO JORGE BARRERA IMPONENTE. Optimus Prime, copando la Sala IV del Viejo Mercado, siendo una atracción central para los visitantes. COORDINADORA. Daniela Caneva, ex docente a cargo de la muestra y del armado de la misma. MUESTRA. Tuvo una muy buena repercución, dejando un mensaje claro para todos los que la pudieron observar.
Los chicos quieren dar un mensaje. Dejar algo dicho. Con su propio lenguaje, con sus herramientas que han adquirido a lo largo del año lectivo. La materia, el aprendizaje, es el óptimo. No es la clase de matemáticas, o la de lengua y para su estimulación y recreación esta ha sido una actividad muy esperada durante toda la clase, que requiere de imaginación y mucha pegatina.
Un Optimus Prime, una estupenda réplica de la película Transformers, se impone en medio de la Sala IV del Viejo Mercado. Todos quieren tocarlo, aunque haya un pequeño papel que dice por favor no lo hagan. Una gigantografía es muy admirada, que atrae al asombro.
Se nos irían todas las páginas de este Diario si tuviéramos que contar las más de 100 obras realizadas a partir de la reutilización de los residuos recuperables. Una actividad brillante y que se repite por quinto año consecutivo, bajo el marco de la agenda Celebremos Rafaela por el 138º aniversario de la ciudad, donde la muestra de Arte + Sustentable expone ante un buen número de personas.
Daniela Caneva es la coordinadora de todos estos trabajados que tienen un inicio, un desarrollo y la culminación, que queda expuesta en las paredes de la sala. En esta edición participaron más de 45 instituciones y escuelas de nivel primario, secundario, terciario y especial de Rafaela. Esta construcción colectiva busca llamar a la reflexión sobre los materiales que utilizamos a diario y la vida útil de los mismos. 

UTILIZAR Y CONCIENTIZAR
De recorrida por toda la sala podemos encontrarnos todo tipo de manualidades. Todos tienen la misma metodología: utilizar residuos o aquellos que habitualmente desechamos para poder transformarlo en una obra, en un mensaje. Como por ejemplo un mar representado por botellas de plástico, graficando en contrapartida el mal que el plástico le hace al océano. O como, un poco más allá, una computadora se come a una persona hecha de de papel, entendiendo como hoy la tecnología deja atrás a los libros...
"Yo nunca pido que empecemos de cero, sino siempre las definiciones tienen cosas ya hechas o avanzadas. Me gusta todo lo que sea el arte sustentable o lo que sea reciclado, dentro de algún proyecto. Que sea transversal dentro de alguna actividad, que el curso o la docente está realizando en ese momento", explicó Caneva
De esta manera, los alumnos fueron quienes durante todo el 2019, con gran entusiasmo, contaron cómo trabajaron los proyectos en las aulas y cómo se involucraron sus familiares para conseguir los materiales que luego se transformarían en obras de arte. "Antes de que comiencen los trabajo se visitan las escuelas, ya que el Instituto tiene a su vez promotoras que explican todo lo que es la temática y yo trabajo todo lo que es el arte, contándoles lo que podemos hacer, porque elegimos el reciclado, la importancia del medio ambiente, lo importante que es reutilizar los elementos... es decir, se basa desde ahí. Y el chico, más chico, es como una esponja, es el que más absorbe todo lo que es el cuidado del medio ambiente y te hace cumplir, marcándote las cosas", cuenta la coordinadora.
Esta iniciativa es trabajada en conjunto con la Secretaría de Cultura del Municipio, a través del Liceo Miguel Flores, que tiene un taller de plástica y reciclado, donde realiza intervenciones especiales para poder aprovechar todos los materiales.
También participaron docentes y alumnos del Jardín Nº 218 "María Cristina Faraudello de Aimino", la Escuela Nº 476 "Juan Bautista Alberdi", la Escuela Nº 477 "Domingo Faustino Sarmiento", la Escuela Nº 654 "Dr. Nicolás Avellaneda", el Centro Especial "La Huella", la Escuela Nº 2107 "Prof. Susana Crespo" y la FAD - Fusión para el aprendizaje y trabajo del discapacitado.

EXPLOTAR LA CURIOSIDAD
La curiosidad se instala en los más chicos, siempre. No debe haber persona más curiosa que un niño, que quiere observar y aprender. Repetir lo que hace la persona mayor, investigar... "Al chico le gusta y eso se lo traslada al papá, a la familia. Ellos quieren que la familia entera venga a ver lo que trabajaron y el hecho de que se haga en otro espacio, que no es la escuela, permite que lo acompañen. El chico quiere tocar, ensuciarse. Este fue sin lugar a dudas el eje de todos los trabajos", explica Caneva, alegre por la cantidad de visitas que tuvieron en esta nueva muestra anual, que de alguna manera, supera a todas las que están presentadas en el Viejo Mercado. "Lo que pasa que hubo mucha repercusión, ya que trabajamos siempre promocionando las actividades que hacemos cada uno. Nos han elogiado de todos lados, galeristas de Buenos Aires por ejemplo... Nos ha sorprendido la repercusión", contó.
De esta manera, hoy finaliza la exposición que fue ampliamente visitada, y que busca concientizar, que los más chicos se pregunten el "por qué" de lo que se hace y que a su vez incentive a que el año que viene la vara aumente y amplíe los horizontes. "A mí esto me encanta, siempre trabajé con el arte desde los inicios en el Liceo, más de 34 años, desde la inclusión social. Yo creo que el arte es la única beta que puede entrar en los distintos medios y espacios, ayudando a que la persona se descubra y a buscar otras cosas. Haber trabajado muchos años en los barrios marginales permite descubrir al otro que también tienen potencialidades. Esto es un placer para mí, no es un trabajo más, lo disfruto mucho. Y más cuando veo las caritas de los chicos, sorprendidos de todos estos trabajos. Lo bueno es que nos dejan volar y eso es lo más importante", finalizó la coordinadora de esta excepcional muestra.
Todos los visitantes tuvieron la posibilidad, a lo largo de estos días, de elegir las obras que les hayan resultado más interesantes y las diez más votadas serán exhibidas en instituciones públicas durante el mes de noviembre. Luego, por un año, estarán en el Museo del Reciclado ubicado en el Complejo Ambiental de Rafaela.

Te puede interesar