La construcción del respeto: el 70% de los argentinos se siente discriminado

Nacionales 17 de noviembre de 2019 Por
El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de Universidad Siglo 21 presentó un nuevo estudio que refleja las conductas de convivencia y respeto a nivel nacional. La sensación de discriminación es más frecuente entre personas más jóvenes. En situaciones de conflicto, el 61% de las personas asegura expresarse con respeto hacia los demás.
GRAFICO UNIVERSIDAD SIGLO 21
GRAFICO UNIVERSIDAD SIGLO 21
En el marco del Día Internacional de la Tolerancia, que se celebró ayer, la Universidad Siglo 21 presentó un estudio que indaga sobre los cánones de convivencia, respeto y tolerancia de los argentinos. Los resultados muestran que la problemática de la discriminación es frecuente y está presente en todo el país, donde el 70% de los argentinos se siente menospreciado o discriminado.
¿Dónde y por qué se produce? ¿Cómo se pueden contrarrestar estas conductas? ¿Existe la gestión positiva del conflicto? El estudio identificó que el 37% considera que las diferencias políticas son la principal razón por la cual son o han sido discriminados. El 27% ha sufrido discriminación por su aspecto físico, un 12% por su condición socioeconómica y un 9% por su religión.
Específicamente, ante el contexto de transición política del país y el concepto instalado sobre la grieta, el estudio profundiza en la discriminación por creencias políticas. En base a la percepción del total de encuestados, 7 de cada 10 hombres experimentan este tipo de conductas. En las mujeres, la relación es 6 de cada 10. A su vez, esta sensación de discriminación es más frecuente (75%) entre personas más jóvenes, de entre 18 y 30 años.
Geográficamente, el grado de discriminación se acentúa en Córdoba, donde el 80% reconoce haber sido discriminado por estos factores, mientras que en Corrientes se registra como un comportamiento menos frecuente (58%).

APRENDER A CONVIVIR
“La construcción del respeto es la base de la convivencia, sin condiciones e independientemente de las creencias, experiencias o formas de ser. En este sentido, la academia tiene un rol y aporte fundamental en los valores. La plasticidad de la condición humana nos permite estar en constante evolución”, explicó Gabriela Querejazu, Directora del Instituto de Mediación y Cultura de Paz de la Siglo.
Más allá de las diferencias, sobre todo en tiempos donde la polarización política es protagonista de la agenda pública, los argentinos continúan optando por privilegiar la empatía, la comprensión, la colaboración y el respeto. En situaciones de conflicto, el 61% de las personas asegura expresarse con respeto hacia los demás, privilegiando la asertividad y buscando terreno común para satisfacer los intereses de las personas involucradas. Cada vez más, el aprendizaje y la inteligencia emocional busca conciliar y no confrontar.
Finalmente, por el contrario, sólo 2 de cada 10 encuestados expresó estar a favor de rivalizar con las demás personas, simplemente por el hecho de pensar diferente, tratando de imponer sus ideas políticas a los demás y cuestionar las creencias del resto.
En relación con las creencias políticas, el trabajo de Universidad Siglo 21 se enfocó en el análisis de las estrategias que la gente suele utilizar en situaciones controversiales, a la hora de vincularse con otras personas de su entorno. Específicamente, a quienes participaron del estudio se les pidió que señalen cómo suelen actuar cuando sus familiares, amigos o compañeros de trabajo manifiestan opiniones políticas muy diferentes a las propias.
Las conductas más frecuentemente adoptadas en Argentina, cuando se plantean controversias políticas dentro del entorno de las personas, están relacionadas con modalidades colaborativas. En este sentido, 6 de cada 10 personas encuestadas se manifestaron “bastante” a favor de adoptar esta manera de comportarse. Esta modalidad implica que las personas planteen en forma clara y directa sus propias creencias políticas, siempre que dichas manifestaciones eviten el descuido de la relación existente con las demás personas del entorno.
En segundo lugar, se ubican aquellas formas de actuar que se focalizan en lograr equidad entre las opiniones involucradas en la controversia política. Este tipo de posición frente a las diferencias de ideas apunta a encontrar puntos intermedios en la discusión, evitando el acercamiento a posturas extremas. La mitad de los participantes del estudio expresó estar “bastante” a favor de adoptar estrategias equitativas en situaciones controversiales sobre creencias políticas.
El tercer lugar, en términos de frecuencia, lo ocupa el estilo adaptativo. Esta modalidad se caracteriza por mantener una relación armónica con los demás, poniendo especial atención a los sentimientos de las personas que lo rodean. Quienes adoptan este estilo se ocupan por sostener de la relación con los demás, incluso si ello implica relegar o ignorar la propia opinión política. Es decir, ante situaciones controversiales, se intenta evitar cualquier escalada del conflicto o discusión que pueda hacer peligrar la relación con los demás. Casi 5 de cada 10 encuestados se manifestaron “bastante” a favor de este tipo de comportamientos. 
En cuarto lugar, se ubica el estilo evasivo como respuesta a controversias políticas con gente del propio entorno. Según los datos de este estudio, cerca del 36% de los encuestados se define “bastante” a favor de evitar discusiones ante señales de conflicto por diferencias de opiniones políticas. Esta modalidad se caracteriza por negar respuestas a los demás o escapar del conflicto sin manifestar la propia opinión. Esta actitud puede parecer una postura desinteresada de la discusión e irritante para los demás, en aquellos casos en que los demás esperen conocer la opinión de todas las personas involucradas en la discusión.
Finalmente, las estrategias con menor nivel de adhesión entre quienes participaron del estudio son las competitivas. Sólo 1 de cada 10 encuestados expresó estar “bastante” a favor de adoptar un estilo competitivo en situaciones controversiales sobre creencias políticas. Esta modalidad de conducta plantea la relación de rivalidad con las demás personas por el hecho de pensar diferente, lo que implica un enfoque de defensa de la opinión propia como única 
“verdad”, en desmedro de la opinión ajena. 
Un aspecto que cabe mencionar es que no se hallaron diferencias significativas al comparar el nivel de adhesión de las cinco estrategias mencionadas en relación con el sexo, edad o ciudad de residencia de las personas que participaron del estudio.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar