Alberto recibió una carta "antigrieta" y la contestó

Información General 16 de noviembre de 2019 Por
Liza Martínez Prieto, una vecina de la santafesina localidad de Funes, decidió escribirle una carta al presidente electo Alberto Fernández, y ante su sorpresa tuvo respuesta. Mirá un video.

En diálogo con el programa Telenoche Rosario, Liza Martínez Prieto contó que decidió mandarle una misiva a Alberto Fernández, para expresar lo que le pasaba en el marco de una "lucha antigrieta".

Lo precedente fue replicado en el portal online Rosario3

BIENVENIDO, MI PRESIDENTE

"Yo no te voté, Alberto. Igual, a partir del 10 de diciembre serás mi Presidente, así que te doy la bienvenida. Reconozco que me cuesta decirlo porque esperaba otra cosa, pero elijo no regodearme en la queja y en el lamento. Ahora lo único que quiero es que te vaya bien. Mejor dicho, que nos vaya bien a todos.

"Te pido que nos tengas en cuenta a esa mitad del país que no te votó, que gobiernes también para nosotros. Te encomiendo una tarea muy difícil, quizás la que más nos cuesta: saber escuchar. Creo que en un gobernante ese don hoy se hace imprescindible. Ya ves lo que pasó porque Mauricio no supo escuchar a tiempo.

"Te pido que cuando hables, lo hagas para todos. Y obviemos los discursos en los que se culpan mutuamente, basta de “herencias recibidas” y “hagamos el esfuerzo”. Los que sostenemos el circo somos la clase media y, como si fuera poco, la pobreza no para de crecer. No queremos ese tipo de crecimiento, es indignante y agotador.

"Somos dos mitades, una que te votó y otra que no. Pareciera que nos divide una línea imaginaria, ¿será la maldita grieta? Te pido que tu función sea desactivarla, que no fomentes una relación a través del odio, que esta polarización no sea tu eje de discurso. Hay que unir amigos que están peleados, hermanos que ya no se hablan, compañeros de colegio que dejaron de invitarse o se bloquearon en las redes. Reencuentro.

"Hoy estoy haciendo un gran ejercicio de la tolerancia. ¡Me cuesta!, pero acepto que la democracia es así. Porque, aún con todos sus defectos, sigo convencida de que es lo que más nos acerca a la igualdad y a la libertad.

"Vos tenés el honor de ser nuestro próximo Presidente de la Nación. Quiero que brilles con ese traje que la gente te entregó en las urnas. Es tuyo, por favor usalo bien.

"Permitime un consejo para terminar: no nos hables tanto, escuchá más. Pero cuando te digo que escuches más no me refiero a tu mesa chica o a esos obsecuentes de turno que siempre rodean a los presidentes. Que nadie te lea el diario. Casa Rosada es hermosa y Buenos Aires más, pero un día andate al llano, tomate el helicóptero temprano y aparecete de golpe en un pueblito perdido de la provincia de La Pampa. 

"Ponete botas de goma, un pantalón cargo y metete tierra adentro, así sin avisar, sólo con tu piloto y tu custodia. Caete de improviso y tomate unos mates con un chacarero en el medio de la nada, sorprendelo, que dude si es una cámara oculta o si de verdad sos vos. 

"Aparecé sin avisar en cualquier lugar porque, si saben que vas, arman toda la parafernalia y ya no te sirve ver una puesta en escena. Tomate el 'día helicóptero' y andá a escuchar a los ciudadanos y, si es a los que no te votamos, tanto mejor. Los presidentes necesitan ver más realidad.

"¿Te digo algo? He conocido muy pocas personas con el don de saber escuchar. ¿Vos tuviste la oportunidad? Son sabios. Todos queremos hablar, interrumpir y ser escuchados para así imponer nuestras ideas y engordar nuestro ego. Pero muy pocos saben escuchar al otro. 

"Si llegás a lograr eso, sos Gardel, sabelo. Si no lo hacés, las urnas te van a responder de la misma manera que ayer castigaron a Mauricio por haber escuchado demasiado tarde. 

"Bienvenido, mi Presidente".

Te puede interesar