Presupuesto: el Gobernador culpó a la interna peronista

Locales 16 de noviembre de 2019 Por
Para lograr el acuerdo en la transición, que tantos capítulos ya acumula, Lifschitz le pidió a Perotti que dialogue con los senadores del PJ, y así poder llegar a un acuerdo.
A menos de un mes para que se produzca el cambio de poder en la provincia, el gobernador entrante y el saliente siguen sin mostrar gestos de distensión en el traumático proceso de transición. Ayer, Miguel Lifschitz afirmó que Omar Perotti, en vez de recriminarle a él por haber enviado en proyecto de Presupuesto 2020 a la Legislatura, debería reprochárselo a los senadores peronistas, a quien involucró en una "jugada" para posicionarse internamente en la futura gestión del rafaelino.
"En la Legislatura hay una gran presión para tratar el presupuesto ahora, de parte de peronistas y radicales", dijo el mandatario a un medio santafesino. "¿Por qué? Los senadores para garantizar obras para sus departamentos y no perder su poder del Senado en todos estos años. Es un Senado opositor que el mes que viene será oficialista, pero es evidente que un sector importante del peronismo quiere seguir siendo opositor, porque eso le ha reportado réditos. Esto fue una jugada clara de los senadores peronistas para posicionarse en la interna con Omar", sostuvo Lifschitz. 
El gobernador afirmó que la Cámara alta rechazó que sea su sucesor el que mande el proyecto con la abstención de un solo miembro. "Perotti se la agarra conmigo, pero no dice nada de lo que hicieron los senadores de su partido. Fueron ellos los que rechazaron la notificación que remitimos para postergar el tratamiento del Presupuesto para después de que asuman las nuevas autoridades, cosa que a mí me parecía razonable. El Senado por unanimidad pidió que se remita ahora la ley. Pueden consultar las actas taquigráficas", señaló.
Lifschitz había acordado con Perotti que los números del Presupuesto 2020 sería confeccionado por la futura administración, por lo que informó a la Legislatura de ese acuerdo. Pero primero el Senado y luego Diputados votaron que debía ser su gestión la que presentase la ley de leyes, y le puso como plazo el 31 de octubre. Esto provocó el enojo del equipo de transición de Perotti, que acusó a Lifschitz de incumplir su palabra.

TENSIONES
El mandatario socialista va más allá de este tema y ligó estas tensiones a posicionamientos políticos de un futuro inmediato. "Mientras los senadores rechazan diferir el presupuesto, en paralelo, (Roberto) Mirabella, que es la mano derecha de Perotti, hace una movida muy artera para tratar de sacar la reforma de la Constitución provincial y al mismo tiempo quebrar al bloque futuro del Frente Progresista con la idea de poner un presidente radical en la Cámara de Diputados. Hubo propuestas de todo tipo para torcer voluntades con ese fin. Eso me pone a mí en un escenario distinto porque yo tengo que cuidar mi terreno, no puedo regalar un solo voto del Frente Progresista, por lo que tengo que acceder a lo que me pide cada senador y diputado", afirmó Lifschitz al portal Aires de Santa Fe.
Mientras tanto, ayer siguieron la "guerra de números" entre la gestión entrante y saliente. Por caso, y con la firma de Mirabella, el equipo de Perotti le mandó una nota al ministro de Gobierno, Pablo Farías, tal cuál informó en su edición de ayer este Medio, solicitando una serie de informes. En el preámbulo de la misiva, insiste en el "rojo financiero" que dejará Lifschitz cuando termine su mandato.
En concreto, le reclama "flujo de caja de rentas generales al 31 de octubre, con proyección al 30 de noviembre y al 31 de diciembre". También un cronograma de pago de salarios a activos y pasivos del mes de noviembre "consistente al flujo de caja".

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar