Día mundial de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Información General 16 de noviembre de 2019 Por
Lo que hay que saber para prevenirla, detectarla y tratarla, para lograr una vida más sana.
FOTO INTERNET VIDA MAS SANA. Lo que se debe saber sobre una enfermedad.
FOTO INTERNET VIDA MAS SANA. Lo que se debe saber sobre una enfermedad.

En la jornada que se celebrará el Día Mundial de la EPOC, 20 de noviembre, se recuerda que el consumo de cigarrillos, exponerse a factores ambientales como el humo del tabaco, polvos ocupacionales y productos químicos (vapores irritantes y humos) la contaminación del aire interior y exterior, puede afectar notablemente la salud respiratoria.
Causada mayormente por el tabaquismo, la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) es una dolencia que afecta las funciones respiratorias y puede desencadenar otras consecuencias.
Desde DIM Centros de Salud, el doctor Martín C. Lugaro, explicó cómo prevenirla, detectarla y tratarla, para lograr una vida más sana.
La EPOC se caracteriza por una disminución del flujo de aire espirado, que altera la respiración normal. Puede ser progresiva o asociada a una respuesta inflamatoria anormal de los pulmones por la presencia de partículas nocivas o gases. Se genera mayormente por el consumo de tabaco (cigarrillos) y en menor medida a la exposición a contaminantes ambientales.
"La consulta por presencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es una de las más frecuentes en fumadores de edad media con síntomas compatibles o que concurren luego de presentar una exacerbación respiratoria (bronquitis o neumonía). Estos pacientes suelen tener otras enfermedades asociadas como hipertensión arterial, diabetes, y apneas del sueño. Por lo cual siempre es conveniente luego de ver al neumonólogo, una consulta con el clínico para seguimiento de otras enfermedades asociadas”, cita el doctor Lugaro, especialista en neumonología, medicina crítica y terapia intensiva de DIM Centros de Salud.

COMO SE CONFIRMA
La enfermedad se confirma con una prueba diagnóstica simple llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado. Los síntomas, signos clínicos y el aumento del tiempo de espiración forzada pueden ayudar al diagnóstico. Mientras más temprano sea el diagnóstico menor será el daño.
Existen 2 tipos de EPOC: el enfisematoso. o sea cuando la enfermedad implica un daño en los pulmones con el paso del tiempo; y el bronquítico crónico. En este tipo se presenta tos prolongada con presencia de mucosidad.

LOS SINTOMAS
En cuanto a los síntomas, se señala que para reconocer la posible presencia de la enfermedad el doctor Lugaro se refirió a las señales más frecuentes.
* Dificultad para respirar. Esta es la más característica, el paciente siente falta de aire persistente, que se agrava al realizar algún esfuerzo.
* Tos crónica.
* Expectoración crónica: puede presentarse blanca o de otro color.
* Pitidos y ruidos al respirar (sibilancias).
- Agudizaciones respiratorias de mayor intensidad ante la presencia de infecciones víricas y/o bacterianas (múltiples consultas por bronquitis).
* Cansancio y apatía.
Por otra parte, en cuanto a la prevención y tratamiento se supo que la EPOC no tiene cura, por lo que la prevención cobra suma importancia. Y evitar la exposición a los agentes que la generan es lo más recomendable.
Cuando ya está presente se debe poner a disposición de cada paciente el tratamiento más adecuado.
* La primera indicación es dejar de fumar, ya que mejora radicalmente la evolución de la enfermedad.
* La aplicación de medicamentos broncodilatadores, mejora la calidad de vida de los pacientes, ayudan a contrarrestar los síntomas y habitualmente son bien tolerados por el organismo.
* Cuando la enfermedad está en estado grave, puede ser necesario el uso de oxígeno, e incluso en algunos casos algún procedimiento para eliminar parte del pulmón más enfermo o un trasplante pulmonar.
* Cuando la enfermedad se hace clínicamente aparente, generalmente ya se encuentra moderadamente avanzada.
Finalmente, desde DIM Centros de Salud se advierte la importancia de no subestimar la enfermedad ni postergar la consulta, ya que es una afección prevenible, tratable y con recuperación, en función del estadío en que se encuentre la patología.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar