EL JACARANDA

SUPLEMENTO RURAL 14 de noviembre de 2019 Por
Como no hablar de él durante estos días que nos está tapizando nuestras calles y veredas por doquier…

Este árbol tan bello es nativo de las yungas, la selva nubosa de las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán que también crece en forma natural en Entre Ríos, es una de las especies más comunes de nuestra ciudad levantando admiración entre los rafaelinos y algunos visitantes que llega a nuestra urbe.
Con la llegada de noviembre, nuestra Rafaela comienza a teñirse de un color azul violáceo, o lila, o celeste, según quien quiera verlo. Es que el jacarandá florece y viste a la Ciudad.
El nombre tiene un origen tupí y significa fragante.
Por las condiciones climáticas de nuestros inviernos, pierden sus hojas durante la primavera, justo antes de la floración que está ocurriendo durante estos días.
Fue incorporado al paisaje urbano por el diseñador Carlos Thays a finales del siglo XIX, y en 2015 fue declarado árbol distintivo.
Del néctar de sus flores se alimentan colibríes y aves, además es una planta de hospedaje para mariposas. Figura en la lista roja de la Unión de Conservación de la Naturaleza (IUCN) como "especie vulnerable" por el avance de la agricultura en su hábitat original.

Algunas características:
* El jacarandá es un árbol de follaje caduco o semi caduco, de gran porte y resistencia, copa ancha y ramificada y vistosa floración.
* Hojas doblemente compuestas con folíolos pequeños, semejantes a las hojas de los helechos, lo que le confiere a la copa un característico aspecto de ligereza y liviandad.
* Tiene abundante floración en primavera, en panojas de flores tubulares de color liliáceo que destacan por su gran belleza y duración.
* Los frutos en cápsulas son vainas leñosas color castaño, de forma oval, similares a castañuelas de madera, con dos tapas que se abren cuando maduran. Estas cápsulas permanecen bastante tiempo en el árbol y contienen en su interior semillas aladas.
* El  árbol adulto alcanza una altura de 12 a 15 metros, hasta 20 metros en condiciones favorables.
* Las raíces, de desarrollo oblicuo, iguales y fasciculadas no son invasoras, por lo que cuando se presenta un periodo de escasez de agua el árbol se ve muy mal.
* La copa del jacarandá no tiene una forma uniforme: algunas veces en forma de una sombrilla, algunas veces de forma piramidal, pero nunca densa. En general, forma una copa ovoide e irregular. La estructura es de ramificación principal extendida.
* El tronco principal tiene una forma algo torcida, de color pardo grisáceo y de textura lisa en la juventud, y áspera, fisurada y oscura con la edad, forma escamas rectangulares que se pueden desprender. Es un árbol semideciduo de crecimiento medio y una longevidad de más de 100 años.
* Las flores, de 4 a 5 cm, están agrupadas en panículas terminales erectas, de 20 a 30 cm y son de color azul violeta. La floración se produce durante la primavera, antes que la foliación, y a veces tiene una segunda floración, más escasa, en el verano.

Clima:  muy sensible a temperaturas inferiores a –1 °C continuadas(más de 4 h). Los ejemplares jóvenes mueren si no los tapamos los primeros años de plantados. Prefiere pleno sol pero se adapta a semisombra. Se desrama con vientos y tormentas de mediana intensidad.
Suelo: húmedo, la sequía limita su crecimiento.
Resistencia ambiental: resiste bien la contaminación urbana, pero no la industrial. En lugares muy contaminados el follaje se desgreña, pasando a un proceso de decrepitud.
Por su aspecto los jacarandás son interesantes en jardinería, para decorar, por la belleza de sus flores, en parques y jardines urbanos donde la contaminación es menor. Puede ser utilizado en calles y avenidas. Especie utilizada como árbol de alineación, de forma aislada o formando grupos. Su madera aromática es apreciada en ebanistería y en carpintería para realizar laminados.
Tolera el desrame y tiene un buen comportamiento ante la poda. Requiere podas de limpieza y de formación.
Enfermedades y plagas: aunque es bastante resistente a enfermedades de hongos e insectos, en ocasiones es atacado por hongos.

UNA FLOR Y OTRA FLOR CELESTE DEL…

María Paula Berta.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar