Menos ventas, más inflación

Editorial 06 de noviembre de 2019 Por
En el trimestre julio-septiembre, la mitad de los comerciantes rafaelinos vendieron menos que en igual período del año pasado.
No es un secreto que el consumo en la Argentina acumula desde hace meses sucesivas caídas como resultado de la crisis económica con una inflación implacable y un deterioro en el poder de compra de los salarios. Las familias debieron achicar sus gastos cada vez más para poder pagar las cuentas del supermercado, tarifas de servicios públicos e impuestos más todos los gastos que implica el traslado, la indumentaria y accesos a derechos básicos como la educación y la salud. 
En este escenario, lejos de mostrar síntomas de desaceleración, los precios siguen tomando impulso y además del reciente ajuste en combustibles, la gente deberá también asumir aumentos en celulares, prepagas y servicios públicos, y renovados incrementos en alimentos clave, como la carne, el pan, las frutas y las verduras. El programa oficial para aliviar los efectos de la devaluación luego de las PASO empezó rápidamente a diluirse y ahora los precios de artículos de primera necesidad y de servicios retomaron la tendencia alcista.
Desde el primer día de noviembre, el Gobierno dejó sin efecto el congelamiento de los combustibles -que vencía el 13 del mismo mes- y habilitó una suba del 5%, que siempre tiene alto impacto en el resto de la actividad. Este nuevo incremento se trata del séptimo ajuste del año, con lo que ya acumulan un incremento del 27%, por debajo de la inflación estimada entre enero y octubre, cercana al 42%. Lo más preocupante es que petroleras y estacioneros advierten que el retraso en los precios llega al 20%, por lo que son de esperar más ajustes, que a su vez presionarán más sobre los costos de alimentos y artículos de primera necesidad.
Por caso, las ventas en supermercados cayeron 7,3% en agosto último y en los centros de compras o shoppings bajaron 6,7% en forma interanual, y acumulan 14 meses de continua caída, informó el INDEC. Las ventas en autoservicios mayoristas también bajaron en agosto un 10% y arrastran 14 meses de contracción. Un dato para tener en cuenta es cómo los consumidores pagaron las cuentas en los supermercados en agosto pasado: el 33,1% en efectivo, el 26,9% con tarjetas de débito y el 36,5% con tarjetas de crédito. En este sentido, los clientes de supermercados aumentaron su financiación en las compras mediante el dinero plástico, para comprar alimentos o vestimentas que concentraron
casi el 90% de las ventas en esos centros de compras.
¿Qué pasa en Rafaela? El informe trimestral que elaboran el Departamento Académico Rafaela de la UCSE junto a la Comisión de Comercio y Servicios del Centro Comercial e Industrial reveló que entre julio y septiembre de este 2019 casi la mitad de los comercios de la ciudad vendieron menos que en igual lapso del año pasado. En tanto, el 27,14% de los comercios menciona que vendió igual y apenas el 24,29% dijo haber aumentado sus ventas.
Con respecto a las expectativas, el 47,86% de las empresas espera ventas superiores en el cuarto trimestre, un 32,14% respondió que serán iguales y un 20% que serán inferiores. De acuerdo al reporte, al hacer una lectura de las perspectivas para el último trimestre del año que comprende las ventas navideñas, se presenta una paradoja pues creció el porcentaje de quienes tenían expectativas positivas con respecto al tercer trimestre de este año, pasando de 45,46% a 47,86%, pero a su vez, también creció el de quienes creen que venderán menos, pasando de 16,08% a 20% actualmente.
El informe incluye una mención al relevamiento mensual que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) a nivel nacional y que en septiembre arrojó que el 38,7% de los comercios esperan que sus ventas aumenten, el 44,2% espera que se mantengan sin cambios y 17% que continúen cayendo.
En lo que hace a modalidades de pago en el mostrador de los comercios rafaelinos, en los últimos meses se advierte un crecimiento de la modalidad de pago de contado. De acuerdo al estudio de la UCSE DAR y el CCIRR, actualmente el 44,17% de las ventas se efectúan a través del uso del dinero en efectivo, seguido por las tarjetas de créditos y débito en un 37,96% de participación, el crédito personal un 10,44%, cheques un 5,29% y finalmente otras modalidades un 2,14%.
A esta altura nadie puede garantizar qué sucederá con las ventas de fin de año más allá de las expectativas. La inflación constituye un enorme problema al igual que la merma en el poder adquisitivo del salario. De todos modos, el CyberMonday que actualmente está en desarrollo puede dejar alguna enseñanza sobre estrategias efectivas para dinamizar las ventas. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar