Amenazas siempre latentes

Editorial 05 de noviembre de 2019 Por
Leer mas ...
Entre las diferentes catástrofes que afectan a diferentes rincones del planeta, se podrían mencionar a varias, pero indudablemente, en estos últimos tiempos, las más preocupantes fueron los incendios y las inundaciones, que se registraron a lo largo de todo el mundo y que también afectaron a la Argentina.
Los incendios en la Amazonía, por el volumen de esa región, fueron sin dudas los que alcanzaron mayor trascendencia, porque estamos hablando del "pulmón más extenso del globo".
Ese bosque tropical ardió como consecuencia de las acciones depredadoras de los seres humanos, afectando miles de animales y plantas, además de unas 34 millones de personas, incluyendo alrededor de 500 pueblos indígenas, que se vieron arrasados por el avance de las llamas.
Pero los efectos de los incendios, se extendieron hacia otros países del extremo sur del continente americano y en especial a la Argentina, que también se vio sacudida por ese fenómeno, como ocurre, lamentablemente, con frecuencia.
La serranía cordobesa fue la que padeció los mayores embates de la naturaleza, también por la irresponsabilidad del hombre, como sucede habitualmente.
Por algún descuido o por una acción intencional, el fuego se va transformando en poco menos que incontrolable, a pesar de la abnegada y siempre arriesgada labor de los bomberos, que deben combatir los focos ígneos con elementos de baja calidad técnica en la mayoría de los casos.
Mucho tiene que ver, en el tema de los incendios, el recalentamiento global y la deforestación, un tema preocupante y sin una solución inmediata a la vista. 
Un estudio realizado en nuestro país, sostiene que entre 1982 y 2016, cuando se efectuó el último relevamiento, se perdió aproximadamente el 25 por ciento de los bosques nativos.
Una cifra alarmante, que marca una tendencia muy clara y que ni siquiera los organismos ecológicos pueden detener, más allá de las distintas campañas de concientización que se llevan a cabo en los últimos tiempos.
También ha bajado considerablemente la calidad de los suelos, en este caso puntual, como consecuencia de la erosión hídrica, que está directamente relacionada con otro fenómeno que nos agobia: las inundaciones.
Las provincias más comprometidas históricamente son las de Chaco y Formosa, en particular en las zonas ribereñas, pero también son altos los porcentajes de evacuados que se dan en otros lugares, incluso en el Gran Buenos Aires, a escasos kilómetros de la Capital Federal.
En los últimos días, las precipitaciones fueron abundantes en nuestra región y varios distritos del vecino departamento San Cristóbal se vieron afectados, con lluvias que se contabilizaron en tres cifras.
Hasta poco tiempo atrás, la sequía era un tema que generaba una preocupación lógica entre los productores agropecuarios, que luego de los registros que se dieron recientemente, ya están mirando con una óptica diferente lo que podría llegar a ocurrir si la inestabilidad climática se extiende.
Las obras hídricas que se ejecutaron, todavía no alcanzan como para que se pueda mejorar el panorama, aunque de alguna manera se puede advertir un comportamiento más cercano al que se pretende.
Por supuesto que falta mucho todavía. El presupuesto que se destina, está claro, no resulta suficiente para encontrar una solución definitiva. Pero, vale la pena señalarlo, no todo se resuelve con aportes económicos.
También deben realizar su aporte quienes tienen la responsabilidad de trabajar en los diferentes sectores productivos, dejando intereses personales de lado, para que el proyecto integral pueda verse fortalecido.
El fuego y el agua. Los incendios y las inundaciones, son dos temas que desde tiempos muy lejanos vienen generando preocupaciones en las comunidades, pero lamentablemente, la falta de conciencia entre quienes deben aportar soluciones, atenta contra la preservación del medio ambiente.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar