Crece la expectativa por el gabinete económico

Nacionales 02 de noviembre de 2019 Por
EN MEDIO DE LA CRISIS

BUENOS AIRES, 2 (NA). - A poco más de un mes de que se concrete el cambio de Gobierno y en medio de la crisis económica, crecen las expectativas y especulaciones respecto de los nombres que integrarán el Gabinete de Alberto Fernández, quien anunciaría las designaciones recién en los últimos días de noviembre.
La aceleración de la inflación, la deuda y la recesión serán algunos de los desafíos más urgentes para el equipo del presidente electo dado que marcarán el rumbo del país no sólo en el corto, sino también a largo plazo.
Matías Kulfas y Cecilia Todesca son los economistas que acompañaron en campaña al próximo mandatario nacional y quienes en la actualidad coordinan los equipos técnicos para la transición y el diálogo con el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza.
Por el momento, Kulfas se perfila para hacerse cargo de la cartera económica, aunque también aparece en escena el ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen, quien finalmente podría ocuparse de renegociar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dada su experiencia en esa materia, según trascendidos.
En los últimos meses, Kulfas se mostró muy crítico con la gestión económica de Mauricio Macri y en reiteradas oportunidades aseguró estar en contra de la "especulación financiera", destacó la importancia de generar consumo y consideró innecesaria una reforma laboral.
Por su parte, la ex presidenta del Banco Central Mercedes Marcó del Pont también constituye una pieza clave en el equipo de confianza de Alberto Fernández y su destino podría ser la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).
Para el Banco Central hay varios nombres en juego, pero lo cierto es que Guido Sandleris no seguirá ocupando su puesto en el organismo, según anticipó el propio Fernández en campaña.
Si bien todavía falta para la llegada de la nueva administración, los especialistas en quien confía el presidente electo ya analizan de qué manera se encarará el diálogo con el FMI.
Una de las alternativas que evalúan implica saldar la deuda sin quita, pero durante 2020 no concretar ningún pago, en 2021 se podrían abonar intereses, mientras en 2022 ya se abonaría parte del capital.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar