Editorial

La Palabra 02 de noviembre de 2019 Por
Trascender, esa inquietud

Casi todos los sitios demuestran encumbradas obras de infraestructura. Pocos sepulcros se exhiben modestos y apenas perceptibles. La mayoría trascienden el paisaje por su magnitud, por sus esculturas, por sus detalles angelados. Es la evidencia de lo terrenal, ante la impotencia de la muerte. Caminar por calles, avenidas y tablones del Cementerio de la Recoleta, es revivir los nombres de quienes fueron los mayores protagonistas de la historia argentina, desde antes de la Independencia. Y un sinnúmero de personalidades que jerarquizan el espacio descansan en esas bóvedas centenarias. Se suman relatos asombrosos, que orillan el mito y la leyenda. Se divulgan hechos documentados que también pueden parecer de fantasía. Y no faltan los lugares de culto, donde el bronce está más brillante que nunca. Todo atrapa, todo conmueve, y siempre resulta tan mágico volver al lugar, como la primera vez.     

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar