Fernández ganó en primera vuelta y es el presidente electo de Argentina

Nacionales 28 de octubre de 2019 Por
Con el 95,4 por ciento de las mesas escrutadas, la fórmula del Frente de Todos que integran Fernández y la ex presidenta Cristina Kirchner se consagró ganadora en primera vuelta, aunque con una ventaja menor a la esperada sobre el binomio de Macri y Miguel Pichetto y derrotas sorpresivas en San Luis, Entre Ríos y Santa Fe.
FOTO NA ALBERTO FERNANDEZ. El 10 de diciembre asumirá en reemplazo de Macri.
FOTO NA ALBERTO FERNANDEZ. El 10 de diciembre asumirá en reemplazo de Macri.

BUENOS AIRES, 28 (NA).- Alberto Fernández se convirtió ayer en el presidente electo al imponerse con el 48 por ciento de los votos y superar a Mauricio Macri, que tras un solo mandato se despide del Gobierno con el 40,4 por ciento, en tanto que este lunes ambos dirigentes se reunirán para empezar con la transición.
Con el 95,4 por ciento de las mesas escrutadas, la fórmula del Frente de Todos que integran Fernández y la ex presidenta Cristina Kirchner se consagró ganadora en primera vuelta, aunque con una ventaja menor a la esperada sobre el binomio de Macri y Miguel Pichetto y derrotas sorpresivas en San Luis, Entre Ríos y Santa Fe.
Luego de que se conocieran los resultados, Macri salió al escenario de su búnker en Costa Salguero y, en una reacción más centrada que la que mostró tras la derrota en las primarias (PASO) de agosto, felicitó a Fernández y lo invitó a desayunar este lunes en la Casa Rosada para comenzar a avanzar en la transición.
Fernández, por su parte, confirmó que asistirá a la cita y señaló: "Me reuniré con él y empezaremos a hablar de cómo transcurrimos el tiempo que nos queda, sabiendo que hasta el 10 de diciembre el Presidente es Macri". "Vamos a colaborar en todo lo que podamos porque lo único que nos preocupa es que los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas", agregó el presidente electo.
Por su parte, Cristina Kirchner, en su calidad "de ex presidenta" según remarcó, le pidió a Macri que "hasta el 10 de diciembre tome todas las medidas que deba tomar" para contener "la situación dramática que se está viviendo" en la economía y "cuidar el patrimonio de la Nación".
El tono adoptado por Macri para reconocer la derrota está vinculado a que, pese al resultado, aumentó su caudal electoral y quedó en posición de ser referente para la oposición. Si bien vio frustrado el objetivo de "dar vuelta" la contundente derrota que sufrió en las PASO de agosto y llegar a un balotaje, experimentó un notable crecimiento de casi 10 puntos respecto de aquella disputa (Macri - Pichetto obtenían 10.393.809 sufragios, esto es mucho más que los 8.121.689 que había logrado el 11 de agosto).
En tanto, Fernández festejó su triunfo en primera vuelta pero contrariamente a lo que esperaban en el Frente de Todos, no logró superar el 50 por ciento ni sacar 20 puntos de ventaja, sino que retuvo casi el mismo porcentaje de votos que logró en las PASO.
Este cambio en la tendencia marcada por las PASO se explica en principio por una mejora de Juntos por el Cambio en algunos de los distritos de mayor peso electoral del país como Santa Fe, donde Macri dio vuelta la derrota de agosto y aventajó a Fernández por poco más de 18 mil votos.
En Entre Ríos, Macri logró una suerte de empate técnico y sacó una ventaja de 1.500 votos, mientras que en Mendoza, el mandatario saliente pasó de una derrota ajustada en las PASO a una victoria holgada con 138 mil votos de ventaja.
En cambio, en la provincia de Buenos Aires, que representa el 40 por ciento del padrón nacional, Fernández supo mantener el histórico predominio del peronismo y volvió a ganarle a Macri, quien como contrapartida revalidó su poder electoral en la Ciudad y en Córdoba.
La polarización que se dio en las PASO entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio se profundizó en este turno electoral si se observa que la tercera fuerza, Consenso Federal, encabezada por Roberto Lavagna, obtuvo el 6,1 por ciento, dos puntos menos que en agosto.
Lo mismo le ocurrió al Frente de Izquierda que llevó de candidato a Nicolás del Caño y cayó del 2,7 por ciento de las PASO al 2,1, en tanto que el Frente Nos de Juan José Gómez Centurión sacó el 1,7 por ciento y Unite, de José Espert, el 1,4 por ciento.

CRISTINA KIRCHER,
LA ESTRATEGA
La electa vicepresidenta Cristina Kirchner fue la estratega que encontró la fórmula para que el peronismo pueda recuperar el poder luego de cuatro años de gobierno de Mauricio Macri. Su quirúrgica decisión de correrse del primer lugar y dar paso a un dirigente más moderado como Alberto Fernández, fue clave para permitir sumar a la mayoría de los dirigentes peronistas al Frente de Todos y vencer al oficialismo.
Enterada de que su candidatura tendría un techo que no iba más allá del 35%, Cristina se corrió y buscó una alternativa, por lo que emerge como gran ganadora de esta elección.
Detrás se ubica el propio Alberto Fernández, quien en apenas cinco meses supo convocar a todo el peronismo, pero sobre todo a Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires, donde el PJ arañó el 52%.
Otro gran ganador de estos comicios fue Axel Kicillof, el ex ministro de Economía y uno de los paladares negros del kirchnerismo, que recorrió la Provincia para propinarle una contundente derrota a María Eugenia Vidal y aportar casi todo el caudal electoral para el triunfo nacional del Frente de Todos.
Kicillof le sacó algo más de un millón de votos a Juntos para el Cambio en el principal distrito del país, cuando Alberto Fernández obtenía 1,5 millones de diferencia a nivel nacional.
El otro gran ganador de esta elección fue el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien por primera vez en la historia obtuvo más del 50% de los votos en la Ciudad, para ganar en primera vuelta y quedar posicionado como uno de los principales líderes de la oposición para los tiempos que vienen.
Entre los perdedores de esta elección aparece primera la gobernadora Vidal, quien achicó la diferencia con Kicillof pero igual cayó derrotada por 13 puntos, demasiado para aspirar a un rol de liderazgo opositor.
Macri emerge también como uno de los derrotados, pero su frenética campaña del "Sí, se puede" tuvo eco en el electorado y le permitió recuperar distritos importantes como Santa Fe.
Parecía una derrota por nocaut y terminó siendo por puntos, por lo que sus más de 10,3 millones de votos en esta elección lo dejan en carrera para, si lo desea, disputar el liderazgo opositor durante los próximos cuatro años.
Elisa Carrió, quien se empecinó en afirmar que habían ganado cuando todos el oficialismo reconocía la derrota, le pone punto final a su trayectoria política, ya que en diciembre dejará de ser diputada nacional.




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar