River perdió, pero es el finalista

Deportes 23 de octubre de 2019 Por
El 1 a 0 no le alcanzó a Boca, ya que el Millonario había ganado 2 a 0 en el partido de ida. El venezolano Hurtado convirtió el único gol de un partido bastante discreto.
Ver galería FOTO OLE ALEGRIA ENORME./ River festeja la clasificación ni bien finalizado el partido.  FOTO NA POR ARRIBA./ Rechaza Salvio, junto a Tévez y Nacho Fernández.
1 / 2 - FOTO OLE ALEGRIA ENORME./ River festeja la clasificación ni bien finalizado el partido. FOTO NA POR ARRIBA./ Rechaza Salvio, junto a Tévez y Nacho Fernández.

River se clasificó anoche a la segunda final consecutiva de la Copa Libertadores de América, pese a caer derrotado como visitante por 1 a 0 frente a Boca, en la revancha por una de las semifinales, disputada en La Bombonera. El delantero venezolano Jan hurtado, a los 35 minutos del segundo tiempo, anotó el gol del "Xeneize", cuyo triunfo no le alcanzó porque en el encuentro de ida se impuso el "Millonario" por 2 a 0 en Núñez.  
River jugará su séptima final, la segunda seguida, de la Copa Libertadores de América frente al ganador de la llave brasileña que este miércoles definirán en Río de Janeiro Flamengo y Gremio de Porto Alegre, cuyo partido de ida terminó 1-1. Esta será la primera vez que la final del certamen se jugará a un solo partido, el sábado 23 de noviembre en Santiago de Chile, aunque la sede podría modificarse por los graves incidentes sociales que se registran en ese país.
Los fuegos artificiales, papelitos y globos pasaron al olvido cuando la pelota comenzó rodar por el Alberto J Armando. La vía aérea fue el primer recurso que aplicó el dueño de casa para lastimar al Millonario.
Las dudas de Andrada y las imprecisiones en la última línea local reflejaban la angustia con la que se vivió el partido. Una clara ocasión desperdiciada por De la Cruz fue una muestra de la vulnerable defensa xeneize. Mientras tanto, los de arriba continuaban lastimando con la pelota parada y en la situación más compleja para Armani, Enzo Pérez desacomodó al arquero con un despeje fallido que de milagro no fue gol. La primera etapa se terminó sin emociones.
En la reanudación del pleito una distracción de la defensa de River le dio la posibilidad a Wanchope Ábila de celebrar el 1 a 0, pero la demora del delantero facilitó la tarea de Martínez Quarta para desactivar el peligro. Una situación similar a la que tuvo Mac Allister dentro del área chica, pero una definición ancha se diluyó en una confusión que Wilton Sampaio terminó resolviendo con un supuesto fuera de juego.
Como el tiempo se consumía, Alfaro decidió reemplazar a Almendra y Ábila por Hurtado y Mauro Zárate para tener mayor peso ofensivo. Así, el ex Vélez apeló a su individualidad para probar la resistencia de Armani con dos remates de media distancia.
El único problema para Boca era la falta de marca en la mitad de la cancha, un factor que quiso capitalizar River. Con un esquema más abierto, Gallardo sacó a Borre por Pratto para tener más oxígeno en la estocada final. Además, con el ingreso de Paulo Díaz (por Milton Casco) buscó ganar mayores recursos en la pelota parada.
Sin embargo, cuando faltaban 10 minutos para el cierre del encuentro la única arma que supo usar Boca llegó a la red. Un centro que llegó a la cabeza de Lisandro López recorrió toda la zona millonaria y, después de una aparición de Zárate que obstruyó la acción, Jan Hurtado la empujó hasta el fondo de la red. El grito de desahogo cargó de suspenso al desenlace del duelo.

POR LA QUINTA COPA
River jugará su séptima final de Copa Libertadores de América y buscará su quinta coronación, tras eliminar a Boca en las semifinales del certamen, con victoria como local por 2 a 0 y derrota de visitante 1-0. El elenco "millonario" disputó anteriormente seis finales en esta competencia, de las cuales ganó las cuatro últimas y perdió las dos iniciales.  
El conjunto "millonario" logró este ansiado trofeo por primera vez en 1986 cuando se coronó campeón frente a América de Cali de Colombia (2-1, 1-0), mientras que la segunda fue en 1996 ante el mismo rival (0-1, 2-0).  
En 2015 el triunfo fue frente a los Tigres de México (0-0, 3-0) y la última y más recordada fue el año pasado cuando se la ganó a Boca, su eterno rival, en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid (2-2 y 3-1). Ahora el rival será un equipo brasileño (Flamengo o Gremio) en un sistema distinto de disputa, ya que por primera vez se jugará a un solo partido, en esta ocasión en Santiago de Chile.  
En cambio, las dos tristezas se dieron en 1966 frente a Peñarol de Uruguay (0-2, 3-2 y 4-2 en un partido desempate) y en 1976 con Cruzeiro de Brasil (1-4, 2-1 y 2-3 en un encuentro desempate). A este torneo hay que sumarle que River también disputó dos veces la final de la Supercopa Sudamericana y otras dos veces la misma instancia de la Copa Sudamericana. En el primero de los casos, perdió en la edición de 1991 frente a Cruzeiro de Brasil (2-0 y 0-3) y ganó la de 1997 -la última que se jugó- frente a San Pablo de Brasil (0-0 y 2-1).  
En tanto, en la Copa Sudamericana también le fue de la misma manera: en 2003 cayó con Cienciano de Perú (3-3 y 1-0) y en 2014 se la ganó a Atlético Nacional de Medellín, Colombia (1-1 y 2-0).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar