Octubre, una nueva esperanza

Notas de Opinión 15 de octubre de 2019 Por
ESCENARIO
Ante la situación crítica que está pasando el país, tenemos que transitar por un laberinto imaginario donde los distintos caminos que se busquen se encuentran obstruidos para poder encontrar una salida que permita ser honorable. Existe hoy una nueva y pesada herencia, que no solo afectará al nuevo gobierno, sino a varios si no se encuentra una solución al pago de la voluminosa deuda externa contraída con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en estos últimos tres años y medio. 
El responsable de este dislate, tiene tres caras visibles, el actual gobierno, el FMI y el Presidente de los EE.UU. El gobierno pidió dólares, sin control, el presidente de EE.UU, gobierno que mayores aportes tiene en la corporación internacional financiera, presionó a la misma para que el préstamo sea entregado y finalmente el FMI, que aún con la negativa de Alemania, Italia e Irlanda, tuvo que ceder los 57.000 M. de dólares, en préstamos con devolución a corto plazo.
El sector financiero internacional, teme por el no pago de la deuda externa, generando una situación de default y en el interior del FMI, resuenan los reproches hacia el accionar de la ya retirada Directora del organismo. La fuga de capitales ha sido enorme y no hay claridad sobre donde fueron a parar los casi 150.000 M. de dólares recibidos.
En el 2015, el dólar se recibió a $9,80 y hoy está superando la barrera de los $ 60, el riesgo país se encuentra en los 2193 puntos, la inflación está prevista que cerrará a 58 % anual o más, la desocupación superando los dos dígitos y la pobreza supera el 35%, más de 15 millones de pobre e indigentes y finalmente los jubilados, los más perjudicados de todos.
En el contexto internacional, Argentina es el primer país, que más dólares le debe al FMI y en el gobierno anterior la deuda había sido totalmente saldada, al cumplimiento de su mandato, 2015. Argentina es el país de mayor inflación en el mundo, después de Venezuela.
Hoy el gobierno tiene un problema existencial, el conductor es presidente y a la vez candidato, quién en su campaña todo lo promete para octubre, noviembre y diciembre, su relato en caravana, deja las dudas del debate del 2015. Esta situación, no coincide con la realidad económica, “la zanahoria, va delante del caballo”. Estamos en una crisis económica, nunca vista, se debe terminar con la timba financiera y los intereses al 78%, con el industricidio de la Pymes y las empresas que día a día están cerrando, por todo el país.
El núcleo duro del gobierno, electoralmente estimado en un 35%, quiere presentar batalla a cuesta de todo y con todo lo que se pueda utilizar para lograr el objetivo, el “sí se puede” pretende ser una oleada expansiva y a la vez creíble para ganar en octubre.
Los guarismos no cierran y todas las esperanzas, están en un posible balotaje y poder lograr la mayor cantidad de miembros para tener peso en el Congreso y no perder todo el poder político. 
El raid de los treinta día, transcurre por aquellas ciudades donde el gobierno, más votos obtuvo en las PASO y se pretende que se transforme en actos reflejos, no se habla de economía y si de términos alentadores para olvidar circunstancialmente la crisis. Somos, vamos, tendremos, lograremos y la única verdad, es la realidad, octubre nos espera.


Te puede interesar