¿Herencia? La tía ni tose

Suplemento Economía 11 de agosto de 2019 Por
La creatividad y el conocimiento, así como aprovechamiento de los limitados recursos con los que contamos, nos llevará al crecimiento económico personal y del país. No hay fórmulas mágicas ni golpes de suerte.
Mientras palpitamos el resultado de las PASO, nos quedamos esperando un milagro que haga que la economía argentina resurja, pero es como si esperáramos cobrar una herencia o ganar el Quini, ya que los candidatos discuten principalmente como distribuir el ingreso en el país y no hablan de cómo generar riquezas, para que luego puedan distribuirse. Vamos a hablar con cierta precaución ya que nos encontramos en veda.
Debemos partir de lo que tenemos en materia económica, para descubrir luego lo que nos falta y trazar un camino para alcanzar el desarrollo económico. Argentina tiene grandes recursos naturales, un sector orientado a la explotación y exportación agrícola, una industria diversificada y la población alfabetizada, con un interesante desarrollo en el área científico técnica.
Según el párrafo anterior estamos muy bien comparativamente con otras Naciones y sin embargo nuestra economía no crece desde el 2011 (casi una década). Pero la economía del mundo si creció. ¿Cómo hicieron para crecer? Si analizamos los países que crecieron genuinamente descubriremos también que son los que más invierten en innovaciones tecnológicas, lo que podemos llamar economía del conocimiento. Si consultamos el Índice Global de Innovación que en 2018 midió 130 países, nos encontraremos con que Chile ocupa el puesto 47, Méjico el 56, Brasil el 64 y Argentina el 80.
Para crecer es necesario que exista inversión empresaria, y esta solo llegará cuando tengamos, seguridad jurídica, cuentas macroeconómicas ordenadas, que redunden en tipo de cambio e inflación estables y que en cada elección no se proponga discutir un modelo distinto de país, refundando Argentina cada cuatro años, llenándonos de muchas discusiones inútiles que nos enfrentan y pulverizan nuestros esfuerzos.
La riqueza se hace pensando, si solo alcanzara con trabajar, quienes lo hacen por 12 horas diarias deberían ser millonarios. No es que no valga el esfuerzo, sino que este debe hacerse en la dirección correcta.
Mientras tanto, nosotros desde Rafaela, debemos partir también de lo que tenemos, de lo que somos y luego tratar de hacer algo distinto, pensando y aprovechando nuestros recursos. Si soy estudiante y estoy en el colegio secundario o en estudios superiores, aprovechar a los docentes, exprimir el tiempo en el aula y los conocimientos de estos. Si soy carpintero, buscar el nicho de mercado donde mi producto sea más valorado. Si me desempeño como panadero, haciendo pizzas, o soy heladero artesanal, no debería buscar competir con las grandes cadenas que trabajan a otras escalas, sino hacer algo diferente, con mi marca, donde pueda cobrar un plus por mi producto que será valorado por otras cualidades.
La creatividad y el conocimiento, así como aprovechamiento de los limitados recursos con los que contamos, nos llevará al crecimiento económico personal y del país.
Un agradecimiento para @Maderarte por algunas contribuciones para esta columna, y mientras palpitamos el resultado de las Paso, no nos quedemos esperando ganar el Quini o recibir una herencia porque, la tía ni tose.

#BuenaSaludFinanciera
@GuilleBriggiler
 @ElcontadorB

Te puede interesar

Boletín de noticias