Como todos los años, una multitud en el templo del barrio Amancay

Información General 08 de agosto de 2019 Por
FIESTA DE SAN CAYETANO
FOTO J. BARRERA// PROCESION./ La manifestación de fe tuvo desarrollo por las calles del barrio.
FOTO J. BARRERA// PROCESION./ La manifestación de fe tuvo desarrollo por las calles del barrio.
Tal como sucede cada 7 de agosto, y replicando la actividad que tiene lugar en el santuario de Liniers, como así en otros templos a lo largo y a lo ancho de la geografía nacional,  nuestra ciudad volvió a convocar un incesante peregrinar de fieles a la parroquia San Cayetano en el barrio Amancay.
Desde bien temprano en la mañana los feligreses se acercaron para agradecer y pedir los favores al santo protector del pan y del trabajo, tanto es así que una importante cantidad de personas participó de la celebración de la Eucaristía de las 7, primera de las misas oficiadas ayer.
La convocatoria se prolongó a lo largo de toda la jornada, concurriendo los fieles al templo, rezándole al Santo y  agrupándose una mayor cantidad en cada uno de los horarios establecidos para las misas.
Como es habitual la presencia fue mayoritaria en la misa de las 17:30, oficiada por el obispo, Luis Fernández, oportunidad en que se llevó a cabo la tradicional procesión portando la imagen de San Cayetano, manifestación de fe que tuvo lugar por las calles del barrio.
Finalmente, quienes salieron de su trabajo en el atardecer, pudieron participar de una misa a las 20:30, oficio que fue presidido por el párroco, Jorge Buschittari.

San Cayetano
Cayetano de Thiene nació el 9 de octubre de 1480 en un pueblo del norte de Italia llamado Vicenza y murió el 7 de agosto de 1547 en la ciudad de Nápoles. Es la fecha de su muerte en la que se recuerda al santo y ese día millones de fieles de todo el mundo peregrinan para pedirle por pan y trabajo.
San Cayetano era de una familia muy adinerada, sin embargo, él a lo largo de su vida se desprendió de todos sus bienes y los repartió entre los pobres, trabajando para que otros pudieran comer.
Es común que las estampitas de San Cayetano estén acompañadas de una espiga de trigo que esta simboliza el pan y el trabajo. Con el trigo se hace la harina, materia prima con la que se elabora el pan.
Fue en Venecia mientras visitaba un hospital en el que había una joven a la que le estaban por amputar una pierna debido a la gangrena que padecía. Cayetano se acercó a su cama, le sacó la venda, le besó la pierna e hizo la señal de la cruz. Al día siguiente, cuando los médicos se disponían a realizarle la operación, descubrieron que la mujer estaba curada.
Cayetano de Thiene fue beatificado el 8 de octubre de 1629 por el papa Urbano VIII y canonizado el 12 de abril de 1671 por el papa Clemente X. Es desde entonces que la Iglesia Católica lo reconoce como San Cayetano, santo de la Providencia, patrono del pan y del trabajo.
Cada 7 de agosto en el que se conmemora a San Cayetano, se invita a los fieles a seguir su ejemplo de ayuda y entrega a los demás. En ese marco se realizan procesiones, misas, entrega de flores y de espigas de trigo en su recuerdo.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias