La siembra de trigo en la etapa final

Locales 22 de julio de 2019 Por
De ocupar un pequeño lugar marginal, el trigo pasó a establecerse hoy con un 30 a 40% en las rotaciones en la zona núcleo.
FOTO ARCHIVO  TRIGO. Constituye una muy buena alternativa para los productores.
FOTO ARCHIVO TRIGO. Constituye una muy buena alternativa para los productores.
Las labores de implantación de trigo han cubierto el 92,1% de las 6,6 millones de hectáreas proyectadas para el ciclo 2019-2020 en curso y se ingresa en la etapa final de siembra. "Los mayores progresos se dieron en el Centro de Entre Ríos y el Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires, con 21,2 y 20,5 puntos porcentuales respectivamente. Tan solo restan por incorporar algo más de 520 mil hectáreas, concentradas mayormente en Buenos Aires y La Pampa", sostuvo el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales porteña.
En cuanto a cebada, los autores del PAS indicaron que "la siembra a nivel nacional avanzó 31,8 puntos porcentuales en los últimos 15 días, alcanzando a cubrir el 81,6 % del área de 950 mil hectáreas proyectadas para el ciclo 2019-2020, manteniendo un adelanto interanual de 3,8 puntos porcentuales".
Mientras que en la provincia de Córdoba, algunos cuadros implantados con ambos cereales, trigo y cebada presentan daños parciales por helada, pero pueden recuperarse siempre y cuando medien buenas condiciones climáticas en los próximos días.
Por su arte, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó, en un informe sobre la zona que abarca el sur de la provincia de Córdoba, parte de Santa Fe y el norte de Buenos Aires, que el cultivo de trigo en la zona núcleo productiva argentina triplicó en hectáreas el área de siembra respecto de los primeros años de la década.
Desde la campaña 2010/11 a la 2015/16, la superficie con trigo apenas despegaba de las 600 mil hectáreas; de ahí en más creció ininterrumpidamente, y en este ciclo 2019-2020 deja su mayor hito en la historia de la región, con 1,7 millón de hectáreas sembradas, consignó el reporte.
"Es un gran año para el trigo. Si se mira su evolución en esta última década, los números de área sembrada son por demás de elocuentes. Luego de pasar 6 años condicionado, desde el ciclo 2016/17 fue creciendo sin interrupciones hasta casi triplicar el área que se sembró en los primeros seis años de esta década", acotó GEA.
Así, de ocupar un pequeño lugar marginal, el trigo pasó a establecerse hoy con un 30 a 40% en las rotaciones en la zona núcleo. Algunos productores de Córdoba lo dicen así, "ahora nuestro objetivo es cultivar un tercio con trigo, un tercio con soja y un tercio con maíz", indicaron los autores del análisis. "El contraste es enorme. En los ciclos agrícolas del 2010 al 2016 era muy común encontrar lotes en las que la soja se hacía sobre soja hasta por cuatro o cinco años seguidos. Ahora se rota", dijeron.
Sólo resta un 10% de los lotes del noreste bonaerense por implantar trigo en la zona, que "se lo piensa con un potencial productivo muy distinto que hace unos seis años". Ahora se fertiliza el cultivo para obtener 4500 a 5500 kilos por hectárea: "Y la campaña tiene todo para trasformar al cisne triguero en un nuevo récord productivo", evaluaron.

MENOR SUPERFICIE
PARA EL GIRASOL
Una caída del 7,9% en el área destinada a girasol para la campaña 2019-2020 pronosticó el departamento de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales porteña. "En pocas semanas comenzará una nueva ventana de siembra para el girasol en Argentina, registrándose durante el período de precampaña una tendencia negativa respecto a la superficie que podría ocupar el cultivo", sostuvieron los autores del informe.
Resultados preliminares de relevamientos realizados a lo largo de toda la región agrícola indican una posible reducción de área, explicada principalmente por falta de condiciones adecuadas para la siembra en los núcleos productivos del NEA y Centro-Norte de Santa Fe.
"Bajo este escenario, se estima que la superficie destinada a girasol alcanzaría 1.750.000 hectáreas durante la campaña 2019- 2020, reflejando una caída interanual de -7,9 % (-150 mil hectáreas en números absolutos)", advirtieron.
De concretarse, se estaría revirtiendo el ciclo de expansión del cultivo iniciado en la campaña 2015-2016.
Si bien esta primera proyección de superficie refleja una caída interanual, aún se ubica un 8,4% por encima del promedio de las últimas cinco campañas (superficie promedio 2014/15 a 2018/19: 1,6 millones de hectáreas).
A pocas semanas de comenzar una nueva campaña, en los núcleos girasoleros del norte del país aún predominan excesos de humedad y lotes anegados.
En este nuevo ciclo, los precios vigentes del girasol se ubican por debajo de los registrados en el mismo período de la campaña anterior.
"Si tomamos la cotización en el Mercado a Término de Buenos Aires (MATba), el precio del girasol se encuentra en promedio un 21% por debajo de la campaña 2018/19, cercano al mínimo de los últimas cinco campañas", manifestaron.
En cuanto a los costos, en las últimas campañas se observa una disminución de los precios de los insumos claves para la producción del cultivo, lo que modera en parte los efectos de los menores valores del grano en los márgenes brutos del productor, que de todas maneras se estiman inferiores a los de la campaña 2018/19.





Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias