Sensaciones y sentimientos

Región 17 de julio de 2019 Por
Leer mas ...
EL ESTADO CIVIL DE JAMES BOND
Si hay un personaje del cine con variantes a la medida de cada uno, es James Bond. Es de tal trascendencia que creó un nuevo género de películas; no ya de las de acción -dan mucho más que eso-, también abarcan un espectro mucho más grande que las de aventuras y asimismo superan el efecto que producen las policiales y las de espionaje clásicas. Son –y esta es una definición rotunda, las películas de James Bond, un género propio con dinámica y atractivo diferente en cada cuadro y con un protagonista que supera situaciones de mucho riesgo sin perder su gracia y glamour y que, si bien no es bueno, tampoco es abiertamente condenable. El primer actor que le puso cuerpo a James Bond fue Sean Connery (El satánico Dr. No, 1962) y para muchos fue el que dio mejor el tipo del agente. Para muchos, si, porque para otros tantos fue Roger Moore
Pero… ¿ingresó alguna vez James Bond junto a una mujer a un Registro Civil?
Se puede creer genéricamente que es soltero, y decimos “es” porque, de acuerdo a la filmografía, aún vive. Ahora bien, en la película intermedia de 1969, sexta producción de la serie (“Al servicio secreto de su majestad”, protagonizada por George Lazenby) ocurre un inesperado hecho que ilumina acerca del estado civil de James Bond.
Después de “Solo se vive dos veces” (1967, quinta producción de la serie), Sean Connery abandonó el personaje. Sentía que era más famoso que él mismo y lo opacaba como actor creándole un encasillamiento que no quiso asumir. Surgió entonces el nombre de George Lazenby en la película donde se muestra claramente el estado civil de James Bond.
Por desgracia para la serie Bond, fue un fracaso económico. El personaje 007 se mostró como un vulgar asesino y una persona sin modales, le faltó vuelo y gracia, tanto a las situaciones como a la actuación de Lazenby, que no volvió a aparecer en películas del agente, y comenzó entonces el protagonismo de Roger Moore ( “Vivir y dejar morir”, 1973).
Volvamos ahora a la pregunta inicial. ¿James Bond es soltero?
No.
En “Al servicio secreto de su majestad”, donde pierden vuelo el actor y la serie, aparece el amor en el personaje James Bond; al final de la película se casa con la condesa Di Vicenzo (la recordada “vengadora” Diana Rigg) pero ella muere asesinada. Por única vez en la saga, se ve llorar a James Bond que, recién casado, conoció la viudez, y a partir desde la desafortunada -en todos los órdenes- película, ya no se hace referencia a algún matrimonio de James Bond.
Sigue siendo viudo.
Posiblemente lo mejor para la serie haya sido un 007 libre de vínculos conyugales. No resulta creíble la imagen de un James Bond acompañando en sus vacaciones a sus hijos en un parque público, tomado de la mano con su esposa. El agente necesita la imagen de una vida libre con la posibilidad a cada momento de relacionarse con una necesaria chica Bond, principalmente con libertad de decisión, incluso para disentir o desobedecer a sus jefes del gobierno si así le parece.
Lo que no se explica dentro de la lógica secuencial, es que los guionistas lo hayan hecho casar y enviudar (prácticamente en un solo acto) pero ese detalle está dentro de un conjunto de situaciones colaterales no previsibles que también hacen a la esencia de personalidad del personaje que, aunque humano, debería ser más cercano al arquetipo, al modelo ya armado.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar