Aquilino: "la evaluación se diferencia de la auditoría"

Locales 27 de febrero de 2017 Por Adrián Gerbaudo
La rafaelina que trabaja en el Centro de Implementación de Políticas Públicas (CIPPEC), indicó que el proceso que se inicia con "Rafaela Evalúa" implica una co-construcción de toda la sociedad, sin poder implementarse recetas preestablecidas. La auditoría transita otro camino, lo que habilita a que puedan coexistir la Secretaría de Auditoría y Control de Gestión y la Unidad de Cuentas Municipales que plantea la oposición en el Concejo.
FOTO ARCHIVO PRECISIONES./ Aquilino explica los futuros pasos a dar en "Rafaela Evalúa".
FOTO ARCHIVO PRECISIONES./ Aquilino explica los futuros pasos a dar en "Rafaela Evalúa".

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

La semana pasada se presentó oficialmente "Rafaela Evalúa", la semilla de lo que será un organismo que se encargará de realizar mediciones cuantitativas y cualitativas de las políticas locales. Pero, hay que aclarar: control no es lo mismo que evaluación. Son cuestiones que si bien al común de la gente suenan similares, son diferentes. Esto permitiría que, por ejemplo, puedan coexistir "Rafaela Evalúa" y la Secretaría de Auditoría y Control de Gestión, como así también la Unidad de Control Municipal, el proyecto opositor para crear un organismo externo que vigile las cuentas del estado local.
Natalia Aquilino es una rafaelina que trabaja en el Centro de Implementación de Políticas Públicas (CIPPEC), el organismo con el cual la Municipalidad de Rafaela firmó los convenios necesarios para poner en marcha a "Rafaela Evalúa". En diálogo con "Algo dirán" (Radio Galena, 94.5 Mhz), indicó que esta nueva institución está en un estado de formación permanente. "Hay una decisión política del Gobierno Municipal para garantizar la transparencia de la función pública. Y en este contexto, la evaluación puede contribuir como práctica política a que esto suceda de manera sistemática y que esto quede instalado a lo largo del tiempo", comentó.
"Desde CIPPEC, nuestro rol es acompañar y ayudar a este proceso de búsqueda. No queremos que bajo ningún concepto queremos que sea copiar un modelo internacional para aplicar, sino que queremos que sea co-construido por la comunidad de Rafaela, porque son los que van a utilizar ese organismo. Ni siquiera le podemos poner un nombre", indicó.
"Nuestro rol -asegura- será contar las investigaciones que hemos hecho a nivel regional, en América Latina, qué funciona y qué no en otros países, para que uno esté enterado en relación a esta disciplina dentro de la gestión pública en la región. En función de esta evidencia que existe, tomar las mejores decisiones para hacerlo localmente. No se pueden usar recetas: entre todos, tenemos que idear algo con las características de nuestro territorio".
La intención es que este proceso esté terminado a lo largo del presente año y que el organismo evaluador tome vuelo propio desde 2018.

AUDITORIA VS EVALUACION
Consultada sobre las diferentes cuestiones vinculadas a los proyectos de controles diferentes, indicó: "es importante destacar que la evaluación se diferencia de la auditoría. está diferenciado en nuestra Constitución y en la administración pública en general. La auditoría tiene un fin procedimental y puede ser implementado de manera interna, como lo hace la Sindicatura General de la Nación o la Secretaría de Auditoría del Municipio. También puede haber un control externo de las cuentas públicas, que en nuestro país lo lleva a cabo la Auditoría General de la Nación, y que por ejemplo, en otras provincias toma la misma dimensión".
"La evaluación es un proceso diferente de la auditoría porque tiene muchísimas características que la hacen superadora. Esto es lo que plantean los académicos, que recomiendan estos enfoques. Para mencionar algunos, es superadora porque no miran solamente las finanzas públicas o el control de la legalidad, sino que mide el impacto de las políticas públicas en la vida de las personas. Es decir, cómo yo le cambio la vida a alguien: cómo disminuye la tasa de mortalidad infantil, o la tasa de muerte en los embarazos, los programas de Gobierno en general, etc", comentó.
En segundo lugar, indicó que "la evaluación tiene una metodología propia de las investigaciones de las Ciencias Sociales y de las Ciencias duras, como la Ingeniería o de la Bioquímica. Esto se difiere de la auditoría, que usa cuestiones propias de la Contabilidad".
Finalmente, la tercera diferencia que marcó fue que "implica un esquema muchísimo más participativo, desde su planificación hasta su ejecución. Allí participa toda la sociedad civil. Esto es muy raro encontrarlo en la auditoría tradicional. Esta es la principal diferencia, para mí".
"No son miradas contradictorias, sino complementarias", sentenció. "Desde nuestro modesto punto de vista, lo que ha dado mejores resultados, en nuestra región, para mejorar la transparencia, ha sido la evaluación y no la auditoría", señaló.
Si bien admitió cierto nivel de complejidad, indicó que "no es más complejo que un proceso de planificación estratégica estándar". "Lo que le vamos a preguntar a las instituciones es qué es lo que vale la pena evaluar. Para ello no se necesita un conocimiento técnico, sino del territorio. También se pueden dar  prioridades para determinar dónde se va a hacer foco. No definir los métodos, porque para ello están los especialistas, que son los que saben. Las instituciones participarán del proceso para definir qué se va a evaluar, para qué se va a evaluar y qué es lo que se va a hacer con esos resultados", comentó.

Te puede interesar