Hay más de 35 mil ha. bajo agua en la región

ANUARIO 2014 31 de diciembre de 2014 Por Redacción
Las lluvias de marzo hicieron perder la tercera campaña consecutiva de producción agrícola y tambera para cientos de explotaciones. Ramona, Santa Clara, Eustolia, Colonia Cello, y fundamentalmente Bauer y Sigel, son los pueblos más afectados.
El 20 de marzo, el senador departamental, Alcides Calvo, estimó que son 35 mil las hectáreas afectadas en el Departamento por el fenómeno de las inundaciones, y solicitó ante la Legislatura que se pueda tratar el pedido de declaración de zona en emergencia y desastre.
Los anegamientos abarcaron una amplia región, en la que se pueden enumerar Ramona, Santa Clara, Eustolia, Colonia Cello, pero es Bauer y Sigel la más comprometida, ya que se calcula que de 13 mil hectáreas productivas, hay 11 mil afectadas por el agua.
Por esas horas, el secretario del Sistema Hídrico, Forestal y Minero del Ministerio de la Producción de la provincia de Santa Fe, Roberto Tión, se reunió con referentes regionales para ir planteando soluciones a corto plazo, que más allá de las declaraciones, puedan alcanzar a ciertas asistencias financieras, el traslado de animales a San Cristóbal y Tostado, e incluso prometió acercar a las comunas tubos y alcantarillas para tener disponibilidad inmediata en caso de precisarse reparaciones.
En Bauer y Sigel, mucha gente se quedó sin agua corriente, ni cloacas, y se enfrentaron a una situación sanitaria muy compleja. Incluso el agua llegó a estar muy cerca del Cementerio de Bauer. “La gente está esperando soluciones, ayudas financieras para ahora y obras que permitan mejorar el planteo del largo plazo”, sostuvo Calvo.
En este sentido, por esos días también se convocó al Concejo de Emergencia Agropecuaria y a la Región Centro, para poder analizar con Córdoba la derivación constante de aguas para este sector.
Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural de Rafaela, Darío Maina, aseguró que “hay muchos productores que perdieron todo". El dirigente solicitó el otorgamiento inmediato de la declaración de emergencia y desastre “porque ya van dos años consecutivos en los que los productores están perdiendo todos los cultivos, hay tambos que se cerraron, que se están cerrando o mudando”.
Finalmente, el titular del Comité de Cuenca Castellanos Sur, Francisco Actis Milanesio, explicó que desde el Ministerio de Aguas se comenzó a decidir sacar las alcantarillas de tubo redondo “que entorpecen el escurrimiento del agua, se van a poner puentes trapezoidales hasta la altura de Bauer y Sigel, sobre el Vila-Cululú; y con el permiso de los propietarios de los campos se va a ensanchar el canal existente”.
Con más de mil milímetros caídos en dos meses, no hay obras que pudieron contener semejante avance. El agua siguió en la región hasta pudrir las plantas. Con el tiempo se absorbió y dejó el suelo negro, con la marca absoluta del desastre.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar