El gran año de Nicolás González

DEPORTIVA 2014 31 de diciembre de 2014 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Por segunda temporada consecutiva, el rafaelino Nicolás González (Ford) accedió a la "Copa de Plata" en el TC Pista, al igual que en 2013 con un auto del equipo Werner Competición.
Ganador de una espectacular carrera bajo la lluvia y en condiciones extremas, en el autódromo "Ciudad de Concordia", en un momento de la Etapa Regular llegó a ocupar lugares encumbrados, pero lamentablemente no pudo mantener la regularidad pretendida y debió esperar hasta la fecha de Rafaela para asegurarse un lugar entre los 12 mejores.
En esa competencia, Nicolás recuperó el protagonismo. Justamente, cuando más lo necesitaba. Y ese resultado le dio un envión anímico importante para afrontar los play off, en los que, en solamente cinco fechas, se definiría el título.
El comienzo en esa instancia fue muy alentador para el piloto de Rafaela, a tal punto que luego de las dos primeras finales, en San Luis y La Plata, se trepó al liderazgo de la "Copa de Plata".
Los puntos sumados y el eficiente rendimiento de su Falcon, le dieron vuelo a su ilusión para los últimos tres capítulos de una definición apasionante, pero sus chances se empezaron a resentir en Toay (La Pampa), donde tuvo un fin de semana complicado.
En parte, logró recuperar en Trelew, sumando algunos puntos que lo habilitaron para luchar por el premio mayor en el cierre de la temporada. Si bien no eran muchas las unidades que lo separaban de quienes lo precedían, eran varios los rivales a superar en el "Oscar y Juan Gálvez" de Buenos Aires.
Un escenario en el que había conseguido su primera victoria en la telonera y al que llegaba con renovadas expectativas, luego de un cambio de motorista que se había concretado en la fecha anterior, cuando empezó a utilizar las plantas impulsoras de Marcelo "Machete" Esteban.
Nicolás, además de lograr un excelente resultado, debía esperar los puntos que sumarían los otros postulantes a la corona. Después de un viernes en el que estuvo muy cerca de meterse entre los diez, el sábado lo inició con muy buenas sensaciones, al quedarse con el mejor tiempo en el segundo entrenamiento.
Un registro que no pudo repetir a la hora de la clasificación definitiva y que lo terminó complicando al largar desde una posición intermedia su serie. Un toque sufrido en su máquina le provocó la rotura del escape y la temprana deserción lo obligaría a partir desde el fondo de la grilla en la final del domingo.
Sus chances quedaron definitivamente sepultadas en la jornada sabatina, pero quería cerrar la temporada con un buen resultado. El riesgo de largar último alcanzó una mayor dimensión por el difícil estado de la pista en una mañana donde la lluvia fue protagonista en el coliseo porteño.
Su ilusión de avanzar se vio truncada antes de cumplirse el primer giro a raíz de un incidente que lo marginó y no le otorgó la menor posibilidad de terminar el año como el fuerzo realizado por su grupo de apoyo y su excelencia conductiva lo merecían.
El balance, al margen del cierre no deseado, fue satisfactorio. Y así lo entendieron Nicolás y su padre Gerardo, que ya acordaron darle continuidad a su relación con el equipo Werner Competición en 2015, nuevamente en el TC Pista.    

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar