Ceschi

Información General 14 de febrero de 2011 Por
Paciencia

“Desde las altas esferas nos piden paciencia... Y efectivamente somos pacientes... Pensándolo bien, somos tan pacientes que ya estamos enfermos...” Esta aguda observación de “El hombre del portafolio”, con la firma del humorista gráfico Catón, asocia dos conceptos que, en la vida real, parecen contradecirse. En efecto, quien tiene paciencia corre menos peligro de enfermarse. Y es cierto también que un enfermo con paciencia tiene más posibilidades de curarse más rápido y mejor. De todos modos, la sagaz humorada -escrita hace muchos años, pero con vigencia permanente- no deja de tener su parte de verdad.
Vauvenargues escribió que “la paciencia es el arte de esperar”. Toda espera exige paciencia, pero a la vez toda paciencia demanda espera.
Ambos aprendizajes, el de la paciencia y el de la espera, constituyen un verdadero arte, y por lo mismo es algo que se adquiere con esfuerzo. Como en todas los campos de la vida, algunos están más dotados que otros para esto, aunque todos estamos llamados a brindar nuestra propia contribución.
Hablando de la estrecha relación entre la paciencia y el arte, hay un pensamiento de Forster que ilustra lo que digo: “Cuando se les escapa la paciencia durante la lección de piano o de violín, por ejemplo, ustedes deben pensar que importa más aprender la paciencia que la música; porque si bien esta les dará más tarde algunas horas de solaz y les hará pasar el mal humor, la paciencia es aquella fuerza prodigiosa que, cerrando la entrada al mal humor, les prestará energías para hacer frente con valor, y como si nada fuera, a las dificultades de la vida”.
“La paciencia es el valor que sabe sufrir y esperar” (Descuret). Le dejo para el final un hermoso pensamiento de Tagore: “¡Qué fantásticas las cosas, en la vaguedad del crepúsculo; esas torres, cuyas bases son sombra; las copas de estos árboles, como manchas de tinta!... Esperaré, y despertaré en la aurora, y veré tu ciudad en la luz!”.
Mientras se espera con paciencia, hay que aprender a disfrutar de lo que se tiene. Lo demás llegará a su tiempo.

Te puede interesar