A pensar en la doble mano

Locales 09 de noviembre de 2014 Por Redacción
Un tramo del Bv. Lehmann debería eliminar el estacionamiento en uno de sus sentidos, para mejorar el tránsito.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

La ciudad creció mucho hacia el norte, sobre todo en estos últimos años sobre el bulevar Lehmann. La repavimentación aportó mucho en su momento y recientemente los ciclocarriles y ciclovía han hecho lo propio.
El ordenamiento vial fue progresivo, aceptado por peatones, automovilistas y motociclistas. El tramo comprendido entre las avenidas Brasil y Salva; y Luis Maggi y Jaime Ferré es el más complejo. Angosto, con estacionamiento en ambas manos dificulta el tránsito. Se quitaron los giros a la izquierda sobre el bulevar, no existen cruces entre este y oeste, con su viceversa, de manera directa. En otro plazo se añadieron sobre el ínfimo cantero central dos sendas de ciclocarriles, para permitir un andar más seguro de bicicletas, pero esto redujo más aún cada mano.
El sentido norte de este tramo es el menos complejo, ya que el martillo que hay que hacer para ingresar, desde la intersección con Brasil ordena naturalmente la circulación en fila hasta llegar al semáforo siguiente que permitirá repartir a autos y motos en dos carriles muy claros, hasta el final de la pavimentación. Sin embargo, el caso no es el mismo para quienes circulan de norte a sur.
Con Luis Maggi pavimentada fue imperiosa la instalación de un semáforo en el sector. Es así que viniendo desde el Autódromo, a la altura mencionada se achica la calle y allí opera la lógica del respeto entre vehículos. Con disponibilidad de giro, tanto a la derecha como a la izquierda, esa señal lumínica permite una formación de hasta cuatro autos en línea para avanzar, pero será sólo uno el que pueda liderar el camino hasta la altura de Ernesto Salva, tramo en el que más señales flexibles han sido repuestas desde que se habilitó el tránsito compartido y que por estos días atraviesan un nuevo cambio, para intentar delimitar mejor la senda de las bicicletas.
Ese impedimento de avance lógico está comenzando, a días de haberse habilitado el semáforo en el sector, a invitarnos a pensar en la posibilidad de eliminar la disponibilidad de estacionamiento, al menos en la mano oeste del bulevar. De no existir vehículos detenidos sería más sencilla la circulación hacia el centro de la ciudad, e incluso para el ingreso a los barrios Luis Fasoli y Guillermo Lehmann, que también adaptaron en los últimos meses los sentidos de circulación de algunas calles.
La práctica será la que termine de determinar esta situación, quizá incómoda para algunos vecinos, pero necesaria para el tránsito.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar