CARTAS DE LECTORES

Locales 02 de enero de 2014 Por
Leer mas ...
Al Gobernador: "Seguridad" no es un sustantivo,
es un verbo que se conjuga en presente: "hacer" 

 Sr. Director:

Pensaba en qué poco vale la vida para algunas personas. Como si todo tuviera precio, hasta la dignidad de cómo morir. Lo pensaba sobre todo después del feroz femicidio en Rafaela de Carolina Arcos, una joven de 23 años que, encontró su penoso final entre las manos de un psicópata con antecedentes de intento de violación.
Y reflexionaba: Carolina murió dos veces, porque antes la condena social la señaló, sin misericordia, porque seguramente “algo habría hecho”, o porque "se buscó estar con un loco". Sin embargo, la conclusión es que lo que pasó con Carolina puede ocurrir con cualquier mujer rafaelina.
Todos podemos ser víctimas inocentes, ya que el crimen fue consumado en un barrio casi céntrico de la ciudad, a escasos 200 metros de comisaría, en una zona densamente poblada. Nadie vio ni escuchó nada. Carolina murió,
indefensa, en manos de un psicópata. Lo doloroso es que ahora Carolina se transformará en un número más de una estadística que día a día se engrosa con más femicidios y violencia de género.
Pasó al olvido y seguirán pasando muchas Carolina en Rafaela y en la provincia de Santa Fe porque estamos en manos de Dios. Nadie se involucra desde lo público o privado, la inseguridad nos ha colmado y defendámonos como podamos. Paradójicamente nos invitan a que entreguemos las armas en forma voluntaria para no fomentar la violencia social…
Con mucho pesar, recordé al padre de Carolina, un compañero de trabajo que falleció hace unos años. Fue el chofer de Acción Social en aquella época en que visitábamos los barrios más humildes y proyectábamos sueños de
dignidad.
Recuerdo las charlas con él, su temor de que su hija creciera en una ciudad en la que la droga ya consumía a nuestros jóvenes. La cuidaron mucho y sin embargo el destino y elecciones personales irrumpieron en su vida hasta el triste final. Pienso que Carlos y Caro ya se encontraron.
Sólo falta seguir pidiendo seguridad y políticas públicas para que este flagelo se controle desde la justicia, aplicando firmemente la ley y desde el Estado provincial implementando programas de seguridad y control.
No quiero entrar en la vulgar demagogia de redundar que el olvido y la falta de compromiso social ocurre porque son humildes y no pueden generar impacto mediático por falta de contactos poderosos. Todos hablan de derechos humanos menos las víctimas inocentes.
Seguiremos pidiendo seguridad, justicia y protección, ¡basta de femicidios!
Al señor Gobernador Antonio Bonfatti, me permito plantearle: la seguridad es competencia suya, ya que reconoció a la Policía de la Provincia con un aumento considerable de haberes; ponga en marcha el programa de seguridad urgente, porque como le balearon su domicilio siendo el Gobernador, ¿qué nos queda a nosotros que somos simples ciudadanos?
A su gente: las políticas de género no son sólo un slogan electoral, hay que implementarlas, ejecutarlas. No basta con sonreír y hablar lindo. Se debe hacer, construir, ejecutar. Trabajar, en suma. Allí sí estaríamos en sintonía. Por lo menos, entre lo que se dice y lo que se hace.

Lic. Claudia Clivati
DNI 16.445.272

Te puede interesar

Boletín de noticias