Unos 800 jóvenes volvieron a la escuela secundaria en todo el 2013

En Rosario, donde se trabajó desde febrero de 2013, fueron más de 430 los jóvenes que regresaron a las aulas. En Santa Fe, los equipos territoriales comenzaron a visitar a los jóvenes en sus hogares a partir de julio, y hacia fin de año, 170 ya habían retomado sus estudios. Finalmente, en Reconquista, Avellaneda y Venado Tuerto volvieron a estudiar unos 200 jóvenes más.
En el marco del Plan Vuelvo a Estudiar, impulsado por el gobierno de la provincia, 800 jóvenes de entre 14 y 22 años de las ciudades de Santa Fe, Rosario, Reconquista, Avellaneda y Venado Tuerto retomaron sus estudios en más de 100 escuelas secundarias, técnicas y de adultos.
El plan se implementó en 2013 como experiencia piloto en dichas ciudades, y en 2014 se ampliará a toda la provincia de Santa Fe.
En Rosario, donde se trabajó desde febrero de 2013, fueron más de 430 los jóvenes que regresaron a las aulas. En Santa Fe, los equipos territoriales comenzaron a visitar a los jóvenes en sus hogares a partir de julio, y hacia fin de año, 170 ya habían retomado sus estudios. Finalmente, en Reconquista, Avellaneda y Venado Tuerto volvieron a estudiar unos 200 jóvenes más.
El plan Vuelvo a Estudiar es una iniciativa inédita en su metodología de abordaje de la problemática del abandono escolar. En Santa Fe las políticas de inclusión socioeducativa, en las que se enmarca este plan, se diseñaron desde el Gabinete Social del Gobierno provincial, con una fuerte presencia en el territorio.
“Si los chicos se fueron de la escuela, los vamos a buscar a su casa, hablamos con ellos sobre los obstáculos que les impiden terminar la secundaria, y tratamos de encontrar las alternativas para que la escuela vuelva a estar entre sus prioridades”, explicó la ministra de Educación, Claudia Balagué.
El plan se desarrolla en una etapa territorial, en la que equipos sociales van a los hogares de los chicos que el año anterior dejaron la escuela, y trabajan para que retomen sus estudios. La segunda etapa está más centrada en la institución educativa, que acompaña las trayectorias escolares de estos jóvenes que regresan a las escuelas y en una serie de dispositivos escolares y territoriales que se despliegan para evitar que vuelvan a dejar de estudiar.
“En este marco general, los equipos socioeducativos y de la institución escolar diseñan estrategias artesanales para cada acompañar a cada joven, porque cada uno de ellos tiene sus particularidades, y entendimos que las propuestas estandarizadas no alcanzan para abordar esta situación tan compleja de los jóvenes que no estudian ni trabajan en nuestro país”, expresó Balagué.

PROTAGONISTAS
La vicedirectora en la Escuela Nº 261 “José Hernández” de Santa Fe, Adriana Masseroni, es una de las más de 100 directivas que participó del Vuelvo a Estudiar. “Pensamos una propuesta que sea posible de llevar adelante con dos conceptos que se hacen presentes: integración e inclusión. Integrar asumiendo el compromiso desde todos los sectores institucionales dejando de lado toda clase de resistencia, temores, prejuicios, desinformación que conllevan a rechazos, oposiciones y juicios apresurados. Incluir respondiendo positivamente a las diversas necesidades que plantea el alumno”, consideró la profesora.
Por su parte, Eliana, que terminó 5to año en la EEMPA 1213 de Rosario, recuerda el momento en que el equipo socioeducativo llegó a su casa: "Me fueron a buscar para que siga estudiando. Me incentivaron mucho para que continúe, volví, y ahora quiero seguir una carrera. Al principio uno piensa en terminar la secundaria para conseguir un trabajo, pero cuando te enganchás, querés terminarla para seguir estudiando”.
Una vez que los jóvenes logran retomar sus estudios, se acentúa la necesidad de articulación entre los equipos socioeducativos y los supervisores de escuelas con directores, profesores, tutores y demás actores institucionales, para hacer un acompañamiento atento a las necesidades de cada estudiante.
Fuera de la escuela, un grupo de consejeros juveniles se constituyen en referentes de aquellos jóvenes que circunstancialmente necesitan apoyo para resolver nuevas situaciones que ponen en riesgo su continuidad escolar. "Trabajamos para identificar cuáles son las cuestiones que podrían mejorar la situación de ese joven para que pueda sostener su asistencia a la escuela", explica Romina, consejera juvenil de Rosario.
El director de la escuela N° 512, del barrio Santa Rosa de Lima en el oeste de la capital santafesina, graficó la importancia del programa: “El Vuelvo a Estudiar fue una forma de democratizar los métodos de aprendizaje y de inclusión de los alumnos. Nosotros veníamos debatiendo la inclusión sin concretar una acción puntual y precisa y este plan les abre las puertas a los chicos que por diferentes motivos no han podido reinsertarse en la educación secundaria”, dijo.

PROYECCION
“Vamos viendo resultados concretos que nos motivan y nos entusiasman porque los casi 800 chicos que se han reincorporado a la escuela en toda la provincia nos parecen un dato alentador para seguir promoviendo, para seguir trabajando y ampliando los horizontes del Vuelvo a Estudiar, que en 2014 se implementará en toda la provincia”, dijo la ministra Balagué en la jornada de socialización de experiencias que se realizó en Rosario y Santa Fe, al cierre del ciclo lectivo.

Te puede interesar