Elevarían de categoría a varios lotes rurales

Locales 10 de noviembre Por
Al menos esa es la intención del Ejecutivo, que incluyó la iniciativa dentro de la Ordenanza Tributaria 2011, que comenzará a discutir hoy en el Concejo. Hay un amplio rechazo de la oposición por los altos costos que esto implicaría a los propietarios de estos campos, y por las contradicciones con la Ordenanza de Huecos Urbanos.
El Concejo Municipal comenzará a discutir a partir de hoy la Ordenanza Tributaria 2011 y hay un tema que ya aparece como posible punto de conflicto entre oficialismo y oposición.
Es que el Ejecutivo incluyó dentro del proyecto la elevación de la categoría a una amplia zona considerada hasta ahora como rural, como medida para evitar la especulación con la tierra, pero que ya generó el rechazo de buena parte de los concejales.
El tema fue analizado en la mañana de ayer cuando los ediles volvieron a analizar la posibilidad de actualizar la normativa conocida como “Huecos urbanos”, que aplica una sobretasa a los lotes que se consideran prioritarios para la urbanización de la ciudad, pero que no son puestos a la venta.
Lo que está en estudio es una modificación de la Ordenanza 3845, estableciendo nuevas condiciones para evitar la aplicación de la sobretasa, que pasado el tercer año puede llegar a ser del 5.000%.
Pero antes de que se avance en cuestiones como el grado de avance que debe tener una urbanización como para no pagar la sobretasa, o la posibilidad de cobrar también este impuesto si se retrasa alguna de las etapas previstas, la oposición pidió tratar de manera conjunta la Ordenanza Tributaria y fijar criterios comunes.
Es que según el proyecto presentado, se pasarán a la zona urbana a una vasta extensión de terrenos que dejarán de pagar por hectáreas, tal cual como lo exige el tributo para la zona rural, y pasarán a pagar por metro lineal y metro de superficie.
De acuerdo a lo expresado por los concejales del Frente Progresista, ya se registraron algunos casos en el transcurso de este año, donde propietarios de terrenos acostumbrados a pagar impuestos mínimos pasaron a deber montos totalmente abultados (de $ 20 a $ 22.000, mencionaron), sin contar con los más elementales servicios.
En este sentido, la postura opositora fue bastante clara: se castiga más a la zona rural que cambia de categoría que al hueco urbano ubicado en el centro de la ciudad que hace años no urbaniza.
En total, son quince las concesiones de terrenos que pasarían de una categoría 8ª a una 6ª ó 7ª. La mayoría de ellas, correspondientes a zonas rurales ubicadas al noreste y al este de la ciudad. Muchos de estos lotes, se verían incluidos en el mega proyecto de Condrac presentado hace poco tiempo.
El oficialismo reconoció que el tema debe ser revisado ya que la carga impositiva sería mayor en sectores que no fueron fijados por el Municipio como área de desarrollo prioritario. Pero también dejaron en claro su posición: “si no hay presión, no se lotea”, mencionó Luis Castellano.
Esta frase sintetiza mucho de lo que desde el Municipio se viene oyendo en los últimos tiempos y que está vinculado al avance de la ciudad con sus servicios, y al valor que adquieren los terrenos beneficiados por este avance.
Entre la necesidad de luchar contra la especulación y la obligación de garantizar la equidad impositiva, transcurrirán las primeras discusiones de la Tributaria.

Te puede interesar