Sombrío panorama laboral

Editorial 11/07/2015
Leer mas ...
La falta de generación de empleo en el sector privado y la dificultad que atraviesan muchas empresas para sostener su actual plantilla de personal avizoran turbulencias en el mercado del trabajo en la Argentina, especialmente en el segundo semestre de este año. A esta altura del año las empresas necesitan certezas sobre como será el 2016 pues deben tomar decisiones: si ponen en marcha un agresivo plan de inversiones para ampliar su producción pensando en un crecimiento de la economía -cabe apuntar que uno de los candidatos a Presidente prometió duplicar el PBI en la próxima década- o bien mantiene una actitud cautelosa. 
Junio cerró con una serie de señales positivas en materia económica, entre las que se destacan una recuperación en la producción y patentamientos de autos y aumento en el nivel de actividad de la construcción, que obedecen al esfuerzo efectuado por el Gobierno para alentar el consumo en un año signado por las elecciones. A medida que se acercan las primarias presidenciales, que serán el 9 de agosto- y las generales del 23 de octubre, el Gobierno nacional buscará mostrar que tiene el control. Mientras tanto, se endeuda cada vez más para cubrir el creciente déficit de sus cuentas aunque posterga los vencimientos para el 2016, lo que agravará el cuadro de situación para el ganador de los comicios presidenciales. En tal sentido, llama la atención la actitud que adoptan los bancos al retacear financiamiento para los sectores productivos y priorizar prestarle al Estado nacional a través de operaciones de compras de bonos o letras del tesoro nacional que garantizan un rendimiento anual del 30 por ciento. Es decir, por un lado el Gobierno obliga a las entidades financieras a destinar un porcentaje mínimo de los fondos que captan para inversión productiva, pero por el otro sale a competir por el dinero pagando tasas elevadas. Un ejemplo es suficiente para graficar esta situación: hace un mes el gobierno de la provincia de Santa Fe no logró que los bancos ingresen a una operatoria especial para prestarle dinero a productores agropecuarios en crisis, cuya tasa sería subsidiada en hasta un 5 por ciento por el Ministerio de la Producción.  
Así las cosas, se comprende por qué la economía real enfrenta problemas para generar nuevos puestos de trabajo. Esta semana, durante el Precoloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) que se realizó en Rosario, empresarios, economistas y políticos coincidieron en advertir que la Argentina está en crisis y reclamaron encarar los ajustes necesarios para permitir la llegada de inversiones y solucionar desequilibrios como las restricciones cambiarias. Con un tono crítico, pidieron "consensuar políticas de Estado para promover empleo genuino" y alcanzar acuerdos para poder superar un período de estancamiento y generar desarrollo económico.
Entre los disertantes, se destacó el economista Miguel Kiguel, quien advirtió que la Argentina está "estancada" al tiempo que consideró que algunas cuestiones a atender por el próximo gobierno son el bajo nivel de reservas, el cepo cambiario, la inflación y el default por el conflicto con los fondos buitre. Nada más y nada menos. "Hay que destrabar esta economía", consignó el exsecretario de Finanzas en los ´90, quien argumentó que este escenario se debe a la "falta de divisas".
Según el economista Luis Secco, Argentina atraviesa una "crisis" a la vez que puntualizó que de cara a un cambio de gobierno hay "incertidumbre" sobre el escenario económico. Al respecto, subrayó que "entre 2007 y 2014 se mostró toda la vulnerabilidad macroeconómica" y que ese estado de cosas se mantiene en el presente año. Además, advirtió que uno de los mayores problemas de la economía argentina está vinculado con el gasto público, por lo cual insistió en la necesidad de reducir el nivel en que se gastan los fondos del tesoro. "Si esto sigue así, hay que financiar diez puntos de déficit fiscal" alertó ante un auditorio de más de 500 empresarios que participaron del Precoloquio de IDEA. 
En el mismo escenario, la directora del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, Ana Inés Navarro enfatizó que el empleo atraviesa por un "estancamiento" que no sólo es el resultado del menor nivel de actividad económica sino también es producto de la implementación de nuevas tecnologías, y remarcó que esa "compleja" situación puede "empeorar" en la segunda parte del año. 
Navarro indicó que en las provincias que integran la Región Centro, entre las que se encuentra Santa Fe, el trabajo no crece desde el 2011. Además, recordó un informe de la Universidad de Oxford que advierte que el 47% de los empleos está en riesgo debido a los cambios generados por la automatización de tareas rutinarias y la globalización de los mercados laborales. Estos fenómenos dan lugar a la denominada polarización laboral, en la cual hay empleo en las capas básicas y en las más calificadas, en tanto desaparecen los trabajos intermedios. 

Te puede interesar

Te puede interesar