"En nuestra patria viven pobres y abandonados"

Información General 10/07/2015
OBISPO MONSEÑOR FERNANDEZ
Ampliar
FOTO JORGE BARRERA EN ACCION. Fernandez llevando a cabo el Te Deum ante una catedral repleta.
El habitual Te Deum se llevó a cabo en la Catedral de nuestra ciudad con una extraordinaria convocatoria, donde estuvieron presentes el intendente de la ciudad, Luis Castellano y el ministro de Reforma y Estado de la provincia, Ruben Galassi, como único representante de la provincia. Además, distintas autoridades municipales, educativas, legislativas y de la región. 
El Obispo de la ciudad, Monseñor José Fernández saludó diciendo que "celebramos en este tiempo el segundo centenario de nuestra Patria, ocasión inmejorable para reflexionar, que nos convoca a realizar un alto en el camino, en este 9 de Julio, al estilo como hizo Jesús con sus discípulos, como acabamos de proclamar en el evangelio de San Marcos", dijo de modo introductorio y agregó que "descanso del alma, invitó Jesús, porque eran inmensas las multitudes agobiadas que concurrían con anhelo, de una vida digna, de paz, de trabajo, de poder saciar el hambre, la salud de sus hijos, y vivir en la verdad con serenidad y belleza, alcanzando la felicidad. Nada distinto a lo que anhelan los habitantes del mundo y de nuestra querida argentina. Pero qué bien nos hace, haber escuchado, que mientras algunos discípulos se quisieron sacar la responsabilidad de encima, Jesús les pidió: 'denles de comer ustedes mismos'.
En otro tramo de su homilía, el Obispo se refirió a San Francisco de Asís y dijo que este "es un modelo bello que puede motivarnos. Tomé su nombre como guía y como inspiración en el momento de mi elección como Obispo de Roma. Creo que Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. Es el santo patrono de todos los que estudian y trabajan en torno a la ecología, amado también por muchos que no son cristianos. El manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados. Amaba y era amado por su alegría, su entrega generosa, su corazón universal, Francisco nos pide a los cristianos ser testigos del evangelio de la alegría. No tener caras de vinagre, o ser profetas de calamidades o pensar que todo está mal... Era un místico y un peregrino que vivía con simplicidad y en una maravillosa armonía con Dios, con los otros, con la naturaleza y consigo mismo. Cómo no pedir esto en este Bicentenario de la patria: simplicidad, armonía con Dios, con los demás y con cada uno de nosotros, no en la pura crítica destructiva, de aniquilar al que piensa distinto. En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior, todo lo demás es para la foto y al pueblo no le interesa", dijo. 
Ya sobre el cierre, manifestó que "el desafío urgente de proteger nuestra casa común en este tiempo del Bicentenario es seguir reflexionando y construyendo cada día nuestra Nación Argentina, incluye la preocupación de unir y reconciliar a toda la Argentina familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar. El Creador no nos abandona, nunca hizo marcha atrás en su proyecto de amor, no se arrepiente de habernos creado. La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común. Deseo reconocer, alentar y dar las gracias a todos los que, en los más variados sectores de la actividad humana, están trabajando para garantizar la protección de la casa que compartimos. Merecen una gratitud especial quienes luchan con vigor para resolver las consecuencias dramáticas de la degradación ambiental en las vidas de los más pobres del mundo. Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos", agregó y sobre el cierre dijo: "esta es la convicción con la cual queremos celebrar el Bicentenario de la Patria, porque si entre nosotros nos peleamos nos devoran los de afuera. ¡Viva la Patria!".

Te puede interesar