Suma importancia de una buena hidratación

Sociales 10/07/2015
EN LA NIÑEZ
BUENOS AIRES, 10 (NA). - Un conjunto de expertos en nutrición infantil elaboró una serie de recomendaciones para mejorar el perfil de ingesta de líquidos de los niños, ya que los primeros años de vida son una etapa inmejorable para afianzar hábitos que perduren en la edad adulta y contribuyan a reducir los índices de sobrepeso y obesidad, además de todas sus enfermedades crónicas asociadas.
Por tal motivo, los expertos destacaron la importancia de comenzar el día con un vaso de agua, no esperar a que el niño tenga sed, poner siempre una jarra de agua, facilitar el acceso en la escuela y mirar el color de la orina como indicador del estado de hidratación.
En la actualidad es frecuente que las plazas no cuenten con bebederos higiénicos o que en las escuelas las canillas estén en mal estado o en lugares poco accesibles, circunstancias que impiden que los niños vean al consumo de agua como un hecho cotidiano, cercano, saludable.
Desde el CESNI remarcaron que la infancia es una etapa "ideal" para generar y consolidar hábitos acerca de cómo y con qué las personas deben hidratarse y sostuvieron que mantener un correcto estado de hidratación "surge más como resultado de un hábito aprendido, que como una conducta que refleja ante las señales de sed".
Importantes referentes de la salud infantil de la Argentina se reunieron para abordar la problemática de la hidratación saludable en la infancia y el CESNI acaba de publicar un libro con las conclusiones más relevantes de todo lo discutido en ese encuentro para comenzar a sentar las bases para una ingesta de líquidos más saludables desde temprana edad.
"Si nos preguntaran qué nutrientes son importantes para la vida, recitaríamos una larga lista en la que seguramente se
mencione a la energía, las proteínas, las grasas y algunas vitaminas. Pero es altamente factible que el agua no surja entre las primeras opciones", reconoció el pediatra Esteban Carmuega, director del CESNI.
En ese sentido, Carmuega señaló que "resulta paradójico que el nutriente que conforma más de la mitad de la masa de nuestro organismo y que es imprescindible para la vida no sea claramente reconocido como la principal necesidad de nuestra alimentación". "Perdemos agua. Por lo tanto deberíamos reponer esa pérdida con agua. Sin embargo, más de la mitad de nuestra ingesta diaria de líquidos corresponde a bebidas e infusiones con azúcar. El estudio realizado por CESNI, denominado HidratAR, demostró que sólo un 20% del volumen de líquidos ingeridos es agua y que la tendencia a escoger bebidas azucaradas es mayor en los niños y adolescentes.
La ingesta adicional de azúcar aportada por bebidas e infusiones es de 300 calorías al día", indicó el especialista. A nivel global, existen 42 millones de niños menores de 5 años que presentan sobrepeso u obesidad.
La Encuesta Alimentaria y Nutricional de la Ciudad de Buenos Aires (2012) arrojó que tiene sobrepeso y obesidad el 40% de los niños en edad escolar.
En un seguimiento a niños en preescolar en Canadá, se vio que quienes consumieron bebidas azucaradas entre comidas a los dos a tres años de edad, triplicaron el riesgo de estar obesos al ingreso escolar.
"Esta investigación cobra particular relevancia cuando el estudio HidratAR mostró que el 63% de los niños tiene a lo largo de la semana un patrón de ingesta de bebidas e infusiones con azúcar exclusivamente", remarcó María Eliza Zapata, investigadora adjunta de CESNI.

Te puede interesar

Te puede interesar