Mirando el infinito

Información General 09/07/2015
OBSERVATORIO ASTRONOMICO DEL COLEGIO NACIONAL
Ampliar
FOTO OACN OTRA EPOCA./ Rafaelinos mientras están mirando al cielo.
Significativa foto tomada en el patio de atrás del Colegio Nacional, “cuando el ingeniero Báscolo daba a sus alumnos clases nocturnas y observaciones con el viejo telescopio del colegio”, según apunta la historiadora Blanca Stoffel. También dice que “eran clases interesantes y no obligatorias, asistía el que quería fueran alumnos o docentes”. Podría haber sido durante la década de los años 60, y para poder llevar a cabo la actividad solicitaban a la EPE que apagaran el alumbrado público de calle Saavedra.
Por entonces existía “Amigos de Urania”, fundada en 1956. Una agrupación que se vinculaba estrechamente con todo lo que tenía que ver con la astronomía, presidida por el ingeniero Juan Báscolo hasta 1973. Dicha agrupación asesoró y gestionó la instalación del Observatorio Astronómico del Colegio Nacional de Rafaela.
Algunos datos ilustran a Báscolo, en su momento, como profesor fundador de Cosmografía. “La ciudad lo vio trasladarse con su telescopio por calles, patios y terrazas. En oportunidades trasladaba el meteorito de Silva, el que consiguió para el Museo Histórico, junto con el arquitecto Severín, el que lo acompañaba para ilustrar sus charlas sobre el Mesón de Fierro. Báscolo y Severín, dos hombres inteligentes, amables, bien puestos y con sólida preparación en astronomía, a quienes la ciudad no debe olvidar porque fueron vecinos con gran capacidad de servicio”, señalaba el Suplemento de LA OPINION con motivo del centenario de Rafaela.
Dentro de esta historia no se puede dejar de mencionar a Eduardo Przybyl, quien estuvo a cargo del Observatorio y Blanca Stoffel, con sus investigaciones relacionadas a Campo del Cielo. Cabe destacar que recientemente se proyectó en el cine Belgrano un documental que aborda la temática de meteoritos, “El color que cayó del cielo”, en esta región geográfica que se denominó Campo del Cielo en el Chaco y Santiago del Estero.
Entre sus protagonista se encuentra William Cassidy, el investigador norteamericano que lideró las expediciones junto a un grupo de rafaelinos a fines de la década de los año 50 y principios del 60, todos ellos mencionados en esta nota.
Luego de varias décadas de auge de la astronomía a nivel local movilizada por esta agrupación y quienes la encarnaban, hoy parece haberse diluido la pasión por los fenómenos celestes ya sea por falta de estímulo desde el ámbito educativo o desinterés.

Te puede interesar