Por el alcohol murieron 3,3 millones de personas

Nacionales 18/05/2014 Por
El documento de la OMS destaca que además de esas muertes en un año, el alcohol contribuye al desarrollo de unas 200 enfermedades.
La Organización Mundial de la Salud elaboró un informe sobre el impacto social que produce el alcohol que reveló que más de 3,3 millones de personas murieron en el mundo durante el año 2012 a causa del consumo excesivo de bebidas alcohólicas, lo que representa el 6 por ciento de todas las muertes de ese año a nivel global.
El documento señala que el consumo excesivo de alcohol no sólo lleva a una nociva dependencia y al aumento de la violencia, sino que está relacionado con el riesgo de desarrollar más de 200 enfermedades, incluidas la cirrosis de riñón y algunos tipos de cáncer.
Asimismo, destaca que las personas que abusan del alcohol son más susceptibles de desarrollar enfermedades infecciosas como la tuberculosis y la neumonía.
El relevamiento determinó que Europa es la región del mundo donde hay un mayor consumo de alcohol per cápita, especialmente en Europa del Este, donde los índices son especialmente altos. En cualquier caso, el consumo de alcohol en Europa es estable, como también sucede en América y en Africa, mientras que en el Sudeste Asiático y en la región del Pacífico Occidental registró un aumento alarmante.
Si se relaciona directamente el consumo de alcohol con la población mundial, de media, cada persona mayor de 15 años bebe 6,2 litros de alcohol puro por año. Pero como en realidad sólo consume alcohol menos de la mitad de la población mundial (el 38,3 por ciento), la estadística muestra que cada consumidor bebe de media anualmente 17 litros de alcohol puro.
Otro de los aspectos destacados por el informe es que son más los hombres que las mujeres que mueren por causas relacionadas con el consumo de alcohol -el 7,6 por ciento de los hombres frente al 4 por ciento de mujeres- aunque las féminas son más vulnerables a enfermar por esa causa.
De hecho, los autores del estudio lamentan el lento pero estable incremento del consumo de alcohol por parte de las mujeres. Otra de las preocupaciones destacadas en el informe es el hecho de que los grupos con menos recursos son los más afectados por el consumo de alcohol, dado que a menudo no tienen acceso a tratamiento médico y están menos protegidos por una red social y familiar que les apoye.
En el informe se incluyen recomendaciones sobre cómo reducir el consumo de alcohol en los países miembros, dado que sólo 66 naciones tienen leyes que lo regulan. 
“Aún se necesita hacer más para proteger a las poblaciones de las consecuencias negativas sobre la salud del consumo de alcohol”, afirmó Oleg Chestnov, Sub Director General para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OMS.

ARGENTINA
El Informe Mundial 2014 sobre la situación de la salud y el alcohol presenta perfiles de 194 Estados Miembros de la OMS por consumo de alcohol, el impacto en salud pública y las respuestas en políticas. La región de las Américas tiene el segundo consumo más alto per cápita de alcohol, después de Europa; y la segunda tasa más alta de consumo episódico de alcohol, también asociado con efectos nocivos para la salud.
En este sentido, el informe precisa que los países con las tasas más altas en las Américas son Granada (12,5 litros), Saint Lucia (10,4), Canadá (10,2), Chile (9,6), Argentina (9,3), y Estados Unidos (9,2). El ránking en América Latina lo lidera Chile, donde existe un consumo anual per cápita de 9,6 litros de alcohol, seguido por Argentina con 9,3 litros, Venezuela, con 8,9 litros; Paraguay (8,8 litros); Brasil (8,7); Perú (8,1) y Uruguay (7,6) y Ecuador (7,2). Según el informe, las argentinas consumen 5,2 litros y los argentinos 13,6.
Con respecto al tipo de alcohol consumido en América Latina, la cerveza es la bebida que más se ingiere (53%); seguida por el vodka y el whisky (32,6%), y un 11,7 por ciento de vino, especialmente en Argentina y Chile.
El consumo de alcohol entre los adolescentes es muy alto en la región de las Américas con un 53% de chicos de 15 a 19 años que admiten beber, mientras que en Europa la cifra trepa a 70%.
La problemática más grave en la Argentina frente al consumo es "en el grupo etario de los 15 a los 30 años", aseguró el coordinador del Programa de Prevención y Lucha frente al Uso Excesivo de Alcohol, Aldo Dománico, al referirse a un informe mundial dado a conocer esta semana.
El experto de la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud de la Nación Aldo Dománico, señaló que "existe una tolerancia social -naturalización del consumo en forma no responsable- frente al consumo de alcohol desarrollada por el mercado, la publicidad y la diversión como estrategia de escape de una realidad".
Para el funcionario, "los jóvenes son las víctimas y los adultos son los responsables" por lo que recordó que "el Ministerio de Salud de la Nación promueve acciones que tienen que ver con fomentar la intervención de los adultos en las llamadas previas".
Además, Dománico destacó otras acciones como el aumento de la accesibilidad de atención del sistema de salud pública por medio de protocolos de atención; la incorporación de equipos sanitarios en los centros de integración comunitarios, en las guardias hospitalarias y en los servicios de salud mental".
El funcionario explicó que "el mayor problema que tenemos en la Argentina frente al consumo de bebidas alcohólicas es la ingesta episódica excesiva de las mismas en el grupo etario de los 15 a los 30 años" y destacó que los lineamientos para la atención de estos casos se encuentran disponibles en este sitio.
"En nuestro país, en las últimas décadas, el tradicional modelo de consumo de ingestión regular de vino y vinculado a la alimentación fue dando paso progresivamente a un consumo episódico excesivo o intermitente", explica el texto citado.
Esta situación, sigue el informe, "se da con mayor frecuencia los fines de semana (especialmente con cerveza, destilados o jarra loca), por fuera del marco de la alimentación y de la situación familiar, prevalentemente en espacios vinculados con la nocturnidad. Esta modalidad la denominamos consumo episódico excesivo de alcohol".
La OMS dio a conocer un informe en el que revela que Argentina es detrás de Chile el país de América Latina con la tasa más alta de consumo de alcohol, una práctica que puede no sólo conducir a la dependencia sino que también aumenta el riesgo de desarrollar más de 200 enfermedades.

Te puede interesar