Acueducto: los concejales viajarían a inspeccionar el avance de la obra

Locales 10 de enero Por
El abastecimiento del agua fue el centro de la extraordinaria. Tanto el oficialismo como Silvio Bonafede marcaron las críticas hacia las declaraciones de Sebastián Bonet, en su reciente visita a la ciudad. Natalia Enrico reiteró que el funcionario no minimizó los planteos hechos desde la ciudad. Por otra parte, se aceptó la propuesta lanzada por "Lalo" Bonino: viajar a Desvío Arijón y presenciar en el lugar el avance -o no- de las obras.
El clima político, al igual que el atmosférico, está sumamente caldeado en nuestra ciudad. El faltante de agua potable, que no distingue signo partidario en el poder, ya es un clásico de los veranos rafaelinos. La visita de Sebastián Bonet, titular de ASSA, no hizo más que recalentar aún más la situación. Todo esto se terminó volcando ayer en la sesión extraordinaria (la única que se haría durante este verano) del Concejo Municipal, que tuvo como eje central la provisión de agua a través del servicio sanitario de Aguas Santafesinas. 
La principal conclusión, más allá de la aprobación por unanimidad de todos los temas propuestos por el Intendente Luis Castellano, es que los tres bloques representados en el Concejo Municipal (PRO, PJ y Frente Progresista) avalaron la propuesta de Raúl "Lalo" Bonino para organizar un viaje y concurrir al lugar en donde se realiza la obra del acueducto que, eventualmente, abastecerá de agua a nuestra ciudad. 
"Habida cuenta las reuniones con ASSA y los tires y aflojes que se han dado, es hora que desde el Concejo, como un órgano de gobierno legislativo, tome partido. Es por ello que propongo hacer una visita a la obra de Desvío Arijón, para poder encauzar las demandas y acciones que podamos desde nuestro lugar como concejales"
Rápidamente, Daniel Ricotti, presidente del Concejo, le dio el aval político y económico a la propuesta: "comparto la idea y lo charlamos en la reunión previa en Presidencia. Lo vamos a trabajar de manera conjunta con todo el Cuerpo. Si tenemos que disponer de fondos y medios para ir, lo vamos a hacer", sentenció.
Natalia Enrico -única representante ayer del Frente, dado que Telesco por motivos de salud y Bottero por estar de viaje en Santa Fe, no estuvieron presentes-, por su parte, compartió la propuesta de Bonino: "estamos completamente de acuerdo con lo que se tiene que hacer aquí. Desde el FPCYS nos van a encontrar reclamando por obras que se necesitan".
Por su parte, Marcelo Lombardo, pese a su tono calmo, fue uno de los más duros: "pido que las informaciones sean concretas y claras. Si no hay obra y licitación para la ciudad, lo mejor es saberlo, para poder saber cómo se va a trabajar". 
A su turno, Silvana "Chany" Fontanetto indicó: "queremos saber en qué estado está la obra, si hay algo que se hizo para Rafaela o no. Si eso no es así, lo más lógico es que se responda y que se le diga a los vecinos".
Rápidamente se aprobaron los primeros puntos: la modificación de la Tributaria 2014, para poder transferir un inmueble con deuda, aunque con un convenio de pago celebrado (hace años se había puesto en vigencia y se dio de baja, dado que hubo movimientos especulativos); y la aprobación del envío del 35% de lo que llegará para Obras Menores como gastos corrientes. Con el resto, se comprará (si llega el dinero) varios camiones, una retroexcavadora y dos minibuses. Natalia Enrico defendió el envío de los dineros sin distinción de partidos políticos. Esta frase hizo que Silvio Bonafede aclarara: "no es que son buenos y nos mandan este dinero porque quieren. Hay una ley que los obliga a hacerlo". A su turno, Daniel Ricotti recordó las demoras en el envío del dinero: "hubo que modificar la ley para que la cumplan porque ustedes demoraban adonde querían el envío de las fondos. La quisieron vetar y se equivocaron, porque ni así la querían cumplir".

AGUA, COMO TE DESEO
La polémica por la prestación del servicio sanitario surgió a partir de la aceptación en donación de 6 terrenos para la apertura de calles. Con este trámite, se agiliza la posibilidad de que se escrituren terrenos, algo que está frenado debido a que la Provincia autorizará nuevos loteos cuando Rafaela tenga una correcta provisión de agua. O, al menos, esos nuevos lugares. 
Lombardo quiso "guardarse las balas" para el final. Sin embargo, el debate llegó primero. Silvio Bonafede apuntó directamente a Sebastián Bonet (resaltó que no fue invitado a la reunión), a quien catalogó como "un funcionario de cuarta": "uno no deja de sorprenderse cuando lee que no se necesita más agua, sino que gastamos más de lo que debiéramos. Uno puede tener la cara, pero está lejos de ser estúpido. Hay muchos caños rotos, y tenemos la misma cantidad de agua de cuando éramos 60.000 habitantes. Si tenemos agua, ¿para qué van a hacer el acueducto?. Es grande mi indignación y la de muchos rafaelinos".
Silvana "Chany" Fontanetto también desmintió a Bonet: "en mi casa, no hay agua. Y en varios lugares tenemos que elegir si nos bañamos o lavamos la ropa", dijo y destacó que -según las versiones periodísticas- se esté cerca de tener un Gerente de ASSA en la ciudad: "así podremos hacer las gestiones correspondientes", dijo.
Enrico salió en defensa del Frente: "acepto las críticas. No tenemos que olvidarnos de hacer historia y no quiero sacar el lazo del proyecto político al que pertenezco. No podemos dejar de destacar la presencia del funcionario Bonet. Lo ha hecho el propio Castellano, la Cámara Inmobiliaria, el CCIRR. No creo que Bonet se haya burlado de los rafaelinos o minimizado las críticas de la reunión. Me parece desacertado decir que un funcionario vino a burlarse de los rafaelinos".
Todavía quedaba mucha tela para cortar y se pidió el debate libre. Lombardo fue el primero en hablar: "la falta de respuesta por el acueducto no es inocuo, sino que genera una franca y clara responsabilidad. Nos sentimos discriminados. Hay campañas permanentes, ordenanzas de doble cañería e inodoros de dobles descarga. Se han hecho reclamos independientemente de los colores políticos", dijo y agregó:" el punto culmine se dio con la visita de Bonet. Agradezco que haya venido, pero las respuestas que dio me dejó un sabor amargo, una garganta seca. Si el problema es de distribución, la responsabilidad también es de ASSA".
Para cerrar, llegó el turno del Presidente, Daniel Ricotti: "tengo una copia del acta de una reunión realizada en el año 2004 en donde viajaron todos los concejales, legisladores, funcionarios e intendente y le reclamaron al Ministro de Obras Públicas Hammerly por el servicio sanitario. Allí se pedía el 100% de micromedición en Rafaela".
"El Estado local trabajó muchísimo para tratar de disminuir el consumo. El Estado Provincial no hizo nada. Y que venga un funcionario de la ciudad de Rosario -que consume más que Rafaela- y que diga que malgastamos, creo que es faltar o no decir la verdad".
"Creo que se ríe de los rafaelinos y le quiere transferir la responsabilidad al Municipio. Colocar un monto de 100.000 pesos para el acueducto de Rafaela es una tomada de pelo y la decisión del gobierno de no realizar el acueducto. No alcanza ni para pagar las fotocopias para llamar a licitación", sentenció.
Dijo que el Refuerzo Lehmann estuvo un año con las exclusas cerradas porque "no hubo agua para ponerle adentro", dijo y sentenció que Bonet "faltó a la verdad: tomó el agua que llega desde el acueducto y la dividió por los rafaelinos. Pero él sabe que el 40% de la red de Rafaela tenía pérdidas. Bonet "no debería haber venido a retar a los rafaelinos. Debería haber traído un programa de acción, de inversiones, para decir cómo va a aumentar el porcentaje de agua y disminuir las pérdidas".
La polémica por el agua sigue. Y las soluciones efectivas, no llegan. 

Te puede interesar