42 Conflictos laborales grupales con más de 3.500 involucrados

Locales 09 de diciembre Por
Carlos Farinoli, delegado del Ministerio de Trabajo en Rafaela, informó además que, “ya hay un 20 por ciento más de conflictos que en 2012", y que “en muchos casos la inflación fue la causante de los problemas”. Ve venir “conflictos salariales por inflación el año entrante”.
Este año 2013, que aún no ha terminado, fue un año particularmente conflictivo a nivel laboral, localmente hablando. Basta recordar los casos recientes de Giuliani SA, de LT28 Radio Rafaela, reclamos de UOCRA y en estos últimos días del personal de Correo Argentino, por citar sólo algunos ejemplos que salieron a la luz y tomaron dimensión pública. Muchos otros sucedieron también, que se resolvieron -mediación mediante- a través de abogados o del Ministerio de Trabajo, y no llegaron a las páginas de los diarios.
En este sentido, LA OPINION entrevistó a Carlos Farinoli, delegado del Ministerio de Trabajo en Rafaela, para acceder a datos estadísticos que se manejan desde su área, y para conocer a ciencia cierta qué sucedió en el ámbito laboral local en este año que termina; quien sobre lo dicho agregó: “Hubo muchos conflictos que no tuvieron publicidad, pero que también se han dado”, confirmó.
Algunas de las frases más fuertes que dejó el diálogo con el funcionario, fueron que, “ya hay un 20 por ciento más de conflictos que en 2012, y hay que esperar que termine diciembre, un mes tradicionalmente conflictivo” aseveró. Destacó además que algunas de las características que distinguen los tiempos actuales son, “la poca paciencia” y también “el nivel de agresividad” que se observa en quienes lo consultan, indistintamente sean empleados o empleadores.
Partiendo desde esta premisa de una litigiosidad en aumento, se fue desgranando una entrevista que arrojó datos muy ilustrativos en cuanto a la situación.

CONFLICTOS
INDIVIDUALES

“Entre enero y noviembre de 2013 -inició Farinoli-, en lo que son reclamos individuales, estamos en 1.320 reclamos. Trabajadores que han venido en forma individual a plantear sus inconvenientes”, informó.
Se hace la salvedad de que para que queden esos 1.320 reclamos, según estadísticas de la Delegación, cada tres personas que concurren a la oficina solamente una queda como reclamo firme: “Los 1.320 son reclamos firmes en expediente -explicó el Delegado- que han quedado aquí en la Delegación. Pero eso significa que vinieron alrededor de 3.960 personas”, señaló. El resto es gente que no corresponde lo que fue a plantear, o que con un telegrama se solucionó el problema y no quedan antecedentes, o porque necesitan hacer un cálculo y lo arreglan por sus propios medios. De todos modos, el número de 1.320 expedientes significa una enormidad en cuanto a audiencias conciliatorias y demás trámites administrativos.

CONFLICTOS
COLECTIVOS

En lo que respecta a reclamos colectivos o plurindividuales, dijo Farinoli que, “tuvimos 24 conflictos plurindividuales, y 18 colectivos”. Los reclamos plurindividuales son cuando por distintas causas hay involucrada mucha gente; en tanto que en los colectivos la causa es la misma para todos. Los conflictos plurindividuales suelen ser más difíciles de resolver porque hay muchos intereses distintos, y con distintas causas al haber muchas personas.
“Sumando los dos -continuó el funcionario- tenemos 42 conflictos, donde hubo aproximadamente entre 3.500 y 3.700 trabajadores involucrados”, aseguró el Delegado del Ministerio de Trabajo de la Provincia. La cifra de trabajadores no es exacta y puede ser mayor, porque muchos no concurren al Ministerio de Trabajo sino que lo hacen sus abogados patrocinantes.
Un dato significativo es que al finalizar este año, de esos 42 conflictos grupales, solamente han quedado pendientes de resolución, tres; es decir, que todavía no se alcanzó un acuerdo. Son tres firmas distintas de la zona: una es una láctea, la otra es una empresa harinera, y la tercera una empresa constructora también de la zona. Dos de ellos con seguridad pasarán a resolverse en 2014.
Con respecto a la Conciliación Obligatoria hubo un solo caso (el de Giuliani SA); y con Procedimiento Preventivo de Crisis, tres casos (que forman parte del grupo de 42 conflictos grupales mencionado en párrafos anteriores). Referido a Conciliaciones individuales, se alcanzó el porcentaje de un 78 por ciento de conciliados satisfactoriamente.

TRABAJO
INFORMAL

“Este año hemos tratado de combatir el trabajo ‘en negro’”, dijo Farinoli.
En ese sentido informó que se realizaron 144 inspecciones, donde se han relevado 472 trabajadores. De estos últimos, 163 estaban ‘en negro’.

CONFLICTOS
E INFLACION

Carlos Farinoli detalló después más acabadamente lo sucedido en 2013: “Durante el año fue en incremento la situación conflictiva. A medida que pasaban los meses iba aumentando la conflictividad. También fue aumentando la inflación”, señaló.
En cuanto a la inflación, Farinoli dijo que este punto es crucial para entender mucho de lo ocurrido: “La inflación está absorbiendo parte de los acuerdos salariales que se habían hecho a principios de año. En el transcurso del año en su gran mayoría ya fueron absorbidos”, apuntó. Indicando además que, “en muchos casos la inflación fue la causante de los problemas, o gran parte de estos”. Comentó que en muchas empresas rafaelinas empezó a pesar mucho el valor y los problemas del dólar, las trabas para importar o exportar, en suma, un «combo» de situaciones que se fueron dando; “pero la cuestión salarial se vio afectada por el proceso inflacionario”, afirmó el Delegado, anunciando además que se ve venir de hecho, “conflictos salariales por inflación el año entrante”, aseveró.
Incluso Farinoli fue más allá. Dijo que se ve, “una especie de desaceleración de la actividad”. Pero que no obstante ello, “termina siendo un año positivo”, ya que “hay convenios y preocupacionales que van entrando. Trabajo hay, pero no la cantidad que se pedía años atrás -explicó- (…) Haciendo una comparación de los que ingresan como ‘alta’ y los que damos como ‘baja’, en ese sentido es positivo, hay más ingresos que despidos. Aunque 2011 y 2012 fueron mucho mejor”, aseguró.
Así y todo, “los conflictos -añadió- se incrementaron un 20 por ciento en relación a 2012. Y todavía falta el mes de diciembre, uno de los más conflictivos tradicionalmente, ya que junto a enero tenemos aguinaldos, vacaciones, y finalizaciones de contratos”, ahondó.
Comentó finalmente el funcionario que hay muchos factores que influyen y que hacen “que no se avance, se espere y se especule”, como el valor de las divisas, los cambios políticos, y nuevas medidas. “En la cadena productiva no son positivas todas estas situaciones”, agregó.
Por último recomendó a los trabajadores, que para prevenir conflictos, “se informen. Conozcan cuáles son sus derechos y obligaciones para no padecer situaciones por desconocimiento. Hoy hay un montón de lugares donde ir y asesorarse: gremios, Colegio de Abogados y Ministerio de Trabajo”, concluyó.

Te puede interesar