LA INSEGURIDAD AL ROJO EN LOS COMIENZOS DEL AÑO

ANUARIO 2013 31 de diciembre Por
Enero de 2013 fue un mes atravesado de una manera singular por hechos fuertes y reclamos poco convencionales en cuanto a la inseguridad en la ciudad. Empezando con un salvaje robo a un comercio, su dueño no dudó en reclamar cara a cara frente al mismo ministro Lamberto. El broche mensual, fue una protesta de 23 intendentes y 88 presidentes comunales justicialistas en Santa Fe por la inseguridad. Bonfatti se negó a recibirlos alegando intereses electorales.
El reclamo, que venía de arrastre y ya estaba latente, terminó de encenderse el día miércoles 23 de enero, cuando un solitario hombre armado ingresó a las 11 de la mañana en la agencia de viajes Azul Profundo –propiedad de Agustín Aresse- sita en calle Saavedra 255 y tras golpear salvajemente a la empleada que se hallaba sola, robó la suma de 13 mil pesos. Tras muchas reuniones y un proceso de algunos meses este hecho derivaría en la unión de los vecinos del sector «exigiendo seguridad», y creando el Foro de Vecinos por la Seguridad, presidido por el mismo Aresse.
En una acción que respondía con reflejos y ejecutividad a parte del problema, cinco días después la Municipalidad informaba que las primeras dos videocámaras de seguridad acababan de ser instaladas en la intersección de Bv. Santa Fe y Aarón Castellanos, en tanto que las restantes 38 del plan iniciado, se colocarían en los puntos más críticos de tránsito e inseguridad, durante el mes de febrero lo cual fue luego concretado.
El día 29 de enero en una visita del ministro de Seguridad de la Provincia –Raúl Lamberto- a Rafaela, para inaugurar la mesa de reconocimiento de huellas dactilares para la Policía Científica de la UR V, en una sorpresiva iniciativa, el mismo Agustín Aresse se plantó frente al Ministro para acercarle sus inquietudes sobre la falta de seguridad.
Respetuosamente, y con gran claridad de ideas y expresiones, Aresse se dirigió a Raúl Lamberto, quien le agradeció la forma de plantearle la necesidad de atención sobre el tema inseguridad en Rafaela.
Dijo Aresse al ministro Lamberto en aquella oportunidad que: “Nos ponemos a disposición para lo que haga falta, enséñennos a los vecinos qué tenemos que hacer”, aseguró, dejando en claro que la intención de la ciudadanía es que “no se incremente” un flagelo que va endureciendo las formas, mientras que añadió: “necesitamos -dijo- una Policía que nos proteja, no una que no tenga ni birome para tomar declaraciones”, disparó el comerciante damnificado.
Tanto en su diálogo público, como también en el encuentro privado con Lamberto, ese día el intendente Castellano dejó en claro que el tema de la inseguridad era una “emergencia” para los rafaelinos, término que no negó ni refutó el Ministro en ningún momento. Aprovechó también nuestro mandatario, para entregarle en mano por segunda vez en su gestión y por tercera, desde la asunción del Frente Progresista al Gobierno, un listado de necesidades de la Unidad Regional V, donde se incluyeron recursos humanos y materiales: personal, móviles y tecnología, principalmente.
Ante el urgente reclamo, Lamberto prometió volver a Rafaela en pocos días (se concretó en febrero), para llevar a cabo una reunión con el Municipio, la Policía, las fuerzas intermedias de control, pero también los vecinos.
El caliente mes de enero no finalizaría allí, sino que cerró con la protesta en la Plaza de Mayo de Santa Fe, del Foro de Intendentes Justicialistas en reclamo de un mayor compromiso de la Provincia en lo que hace a la política de seguridad. El grupo compuesto de 23 intendentes y 88 presidentes comunales de la provincia -entre ellos Luis Castellano- entregaron un petitorio en la Casa de Gobierno reclamando medidas concretas y urgentes para atender la situación de inseguridad. La declaración exhortaba al gobernador Bonfatti a: "hacerse cargo del problema de la seguridad y del narcotráfico”; “dejando de gastar y empezando a invertir”, decía.
Antonio Bonfatti no recibió a los intendentes del Partido Justicialista, ya que consideró que se trataba de un acto político: "No tengan la menor duda que esta marcha de intendentes es un posicionamiento político y partidario. Esto ocurre en el 2013 porque hay elecciones”, subrayó Bonfatti ante la prensa aquella jornada, que marcaría un cuarto intermedio en este debate en el penúltimo día del primer mes del año.

Te puede interesar