La inversión vial, en deuda

Editorial 08/07/2015
Leer mas ...

El aumento sustancial del parque automotor que se ha registrado en los últimos años en la Argentina no fue acompañado por una inversión planificada y sostenida para garantizar el mantenimiento y la ampliación de la infraestructura vial, lo que explica en cierta medida el mal estado de la red de rutas y caminos. Rafaela y la región cuenta con ejemplos contundentes: hace más de diez años se reclama que la Ruta Nacional 34, eje del transporte terrestre entre el centro y el norte del país, sea transformada en autovía. El proyecto diseñado y rediseñado tantas veces recién este año, en el marco de un contexto electoral, comenzó a trasladarse de los planos a la realidad aunque recién se encuentra en su primera etapa. La Ruta Provincial 70 es otro caso contundente, pues la inversión para su mantenimiento es a todas luces insuficiente tal como se puede comprobar en el tramo hacia el oeste de Rafaela, donde ondulaciones y pozos martirizan a los conductores y aumentan el riesgo de que se produzcan accidentes de tránsito. 
Está claro que la seguridad vial y la premisa de reducir las muertes por accidentes de tránsito depende de diversos factores que exceden a la calidad de la infraestructura vial, como el comportamiento de los conductores, la educación vial y el estado de los vehículos. 
Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los accidentes de tránsito representan la octava causa de muertes en el mundo. El ingreso masivo de vehículos en países subdesarrollados, que no tienen las medidas de seguridad apropiadas, provocó un incremento de los accidentes y las víctimas fatales en el mundo consideró en sus últimos informes. Asimismo, las causas que desencadenan la mayoría de los accidentes son el exceso de velocidad, el efecto del alcohol al volante, el no uso del cinturón de seguridad y del casco y las insuficientes medidas de protección de los bebes y niños.
En la Argentina, la Asociación "Luchemos por la Vida" contabilizó 7.613 muertes por accidentes de tránsito durante el 2014. Según datos del mes de mayo del Foro Internacional de Transporte si se compara por tasas de siniestralidad vial, Inglaterra o Suecia tiene 3 muertes por año cada 100.000 personas mientras que Argentina, 13. 
En este contexto, el Gobierno de Santa Fe destacó que la cantidad de víctimas fatales en siniestros viales se redujo un 19,5 por ciento durante el año pasado en la Provincia, según un informe de la Dirección Provincial del Observatorio Vial, dependiente de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV).
El reporte señala que el año pasado se registraron 593 víctimas fatales en 533 siniestros viales en la provincia de Santa Fe, y teniendo en cuenta que la cifra en 2013 trepó a 737, se advierte una disminución de 144, lo que refleja un descenso del 19,5%. Otros detalles del informe del Observatorio Vial santafesino es que los hechos trágicos viales se produjeron principalmente en zonas urbanas (63,3%) y luego en zona rural (36,7%). 
Asimismo, el análisis muestra que las motos y ciclomotores protagonizaron el 43% de los siniestros con víctimas fatales, mientras que los automóviles participaron en un 26% aproximadamente, y el resto del porcentaje comprende a pick ups, camiones, bicicletas y vehículos de transporte de pasajeros.
La combinación de mayores controles de la APSV en las rutas de la Provincia y la información diaria que hace el organismo sobre el estado de circulación de las distintas rutas santafesinas quizás ayudaron a reducir la cantidad de accidentes trágicos. Pero lo que falta es mayor inversión en las rutas santafesinas: el presupuesto de la Dirección Provincial de Vialidad en los últimos años fue realmente ínfimo en relación al presupuesto global y a las necesidades de la infraestructura vial. Recién este año hubo una decisión política invertir alrededor de 200 millones de pesos para impulsar obras de mantenimiento en la red de rutas santafesinas. 
De todos modos, el ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, hizo una valoración positiva sobre la reducción de las víctimas fatales al sostener que es necesario continuar "en un camino de responsabilidad, de que cada día los conductores sean parte integral de una política de seguridad vial y que, por supuesto, sigamos trabajando a todo nivel teniendo rutas más seguras, fuertes controles de tránsito, con educación vial".
En el caso de la Municipalidad de Rafaela, también hubo un quiebre en la gestión de la seguridad vial desde 2011 cuando comenzaron las campañas de concientización y mayores controles en las calles que penaliza a los infractores. Es decir, se trata de convencer sobre la necesidad de utilizar casco, cinturón y frenar en las esquinas para proteger la vida, y en caso de aquellos que resistan esa prédica oficial se aplican las sanciones económicas que incluso puede llegar hasta la quita de la licencia de conducir. Es bueno que bajen las víctimas fatales de tránsito en la Provincia, pero aún queda mucho por hacer. 

Te puede interesar

Te puede interesar