CRA y el declive del trigo

Locales 10 de enero Por
Leer mas ...
Desde 2006 hemos denunciado que Argentina está atravesando un inexorable proceso encaminado a la desaparición final del trigo, el que fuera otrora el cereal natural de la Argentina, impulsado desde el Gobierno nacional, dejando de lado la oportunidad de producir 18 millones de toneladas de trigo si se contara con un mercado y un sistema previsible, que brindara transparencia y competitividad y que le diera pie al productor a invertir y producir más. Pero apenas se llegarán en esta campaña a 10 millones de toneladas, en la línea de las cosechas más pobres de toda la historia.
La política de destrucción de los mercados implementada por el Gobierno nacional no ha hecho más que quitarle al productor agropecuario previsibilidad, confianza y la libertad para comercializar el fruto de su trabajo.
Si viviéramos en un mercado normalizado de trigo, el campo hubiera ingresado este año más de 3.000 millones de dólares adicionales a nuestra economía nacional que, como es sabido, precisa del ingreso urgente de divisas. Lo que el Gobierno parece estar dispuesto a no entender es que el empresario agropecuario necesita previsibilidad para encarar su negocio, y ganar confianza a futuro para decidir en que momento vender su producción. 
A poco de asumido el nuevo ministro de Agricultura de la Nación, el Gobierno sólo ha mostrado una nueva cara de su “política de maquillaje”, idéntica y errónea, que ha llevado, por ejemplo, a que el campo no pueda aprovechar casi el 50% de su potencial productivo y, por otro lado, a que los consumidores paguen precios cada vez mas elevados por los alimentos.
Es imposible, en este contexto donde se continúa con las mismas políticas, que finalmente pueda haber cambios positivos para el sector agropecuario y, por supuesto, para todos los argentinos.
Solicitamos al Ministro, en nombre de la producción triguera nacional, que se decida a tomar las medidas conducentes a garantizar la libre comercialización en este caso del trigo, y que ponga al productor argentino en consideración, respetando su esfuerzo.

Te puede interesar