Con la economía como eje, Cristina volvió a la Rosada

Nacionales 10 de enero Por
Kicillof dijo que la Presidenta es la única cabeza del Gobierno "que toma decisiones" y admitió que en el Gabinete "puede haber distintos puntos de vista". Fuerte respaldo al CEO de YPF, Miguel Galuccio y se descartó la importación de tomates.
BUENOS AIRES, 10 (NA). - La presidenta Cristina Kirchner recibió ayer a funcionarios del área económica en la Casa Rosada, con quienes habría analizado la evolución del dólar y aspectos vinculados con la crisis en el suministro de energía eléctrica que afectó a miles de usuarios, según trascendió.
El regreso a las actividades de la mandataria en la Rosada de ayer se produjo al cumplirse un mes de su último discurso público, pronunciado durante el acto que organizó el Gobierno por los 30 años del retorno de la democracia. La mandataria arribó a la sede gubernamental minutos antes de las 18:00 e ingresó por la explanada, adonde la esperaba su vocero y secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.
La mandataria volvió a concentrar su actividad sobre el área de Economía, ya que en su despacho recibió al ministro Axel Kicillof; al de Planificación Federal, Julio De Vido; al titular del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, y al secretario de Obras Públicas, José López. Lo hizo luego de que el Gobierno tranquilizara a productores de tomates y diera marcha atrás con la iniciativa de comenzar a importar de Brasil este producto a fin de mantener el abastecimiento y su precio -ver recuadro-. Se trató de al menos la tercera reunión que la jefa de Estado mantiene con Kicillof en los últimos días desde que regresó el pasado lunes de sus vacaciones en Santa Cruz.
El alza del dólar paralelo y la caída de las reservas del Banco Central son temas que vienen preocupando a la Presidenta y que habrían abordado también con Fábrega, mientras que con De Vido y López habrían analizado la situación del sistema eléctrico tras los recurrentes cortes de luz que afectaron a miles de ciudadanos de todo el país. En ese contexto, no se descarta que la semana próxima el Gobierno realice anuncios vinculadas a estas cuestiones.
Por la mañana, Cristina Kirchner había recibido en Olivos al secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien luego difundió un comunicado con su firma mediante el cual apuntó contra los diarios Clarín y La Nación, a los que acusó de "mentir y difamar con la intención de generar animosidad contra el Gobierno" -ver página 5-. 
Mientras la Presidenta desarrolla una agenda acotada, siguiendo al pie de la letra los cuidados de su salud que le recomiendan sus médicos tras recibir en noviembre el alta por el hematoma intracraneal, aún se desconoce a ciencia cierta cuándo reaparecerá en público y romperá su silencio.

DECISIONES
E INTERNAS
El ministro de Economía Kicillof advirtió que la Presidenta es la única cabeza del Gobierno "que toma decisiones", al tiempo que subrayó su "excelente ánimo" y admitió que en el Gabinete "puede haber distintos puntos de vista".
El titular del Palacio de Hacienda, en tanto, apuntó a quienes "cargan las tintas" contra la Casa Rosada y arman "telenovelas" sobre eventuales cambios entre los funcionarios de la plana mayor. "Hay una sola cabeza que toma las decisiones, la Presidenta de la Nación", enfatizó Kicillof en declaraciones a la prensa.
El ministro, además, aclaró que "no ha habido ningún problema" con la jefa de Estado, luego de que este miércoles no asistiera al acto realizado en Desarrollo Social, donde se esperaba que hiciera su primera aparición pública, tras su descanso por las festividades de fin de año en Santa Cruz. Según Kicillof, "hay un equipo que está trabajando intensamente como lo esta haciendo este Gobierno".
"Puede haber diferentes puntos de vista, pero hay una sola cabeza que toma las decisiones. La Presidenta de la Nación, que es el Ejecutivo Nacional", recalcó el ministro de Economía al admitir la existencia de internas entre funcionarios del Gobierno.
Si bien no mencionó directamente el tema, las expresiones de Kicillof se interpretaron como una alusión a las diferencias surgidas entre el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, y el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, por el envío del proyecto de bienes personales para el tratamiento en sesiones extraordinarias, que fue descartado por decisión presidencial, poniendo punto final a la polémica.
El ministro, uno de los funcionarios que más veces se reunió con Cristina desde su regreso a la Capital Federal, dijo que "no ha habido ningún problema con la Presidenta" en los últimos días, pero sí se quejó porque -consideró- "el problema viene generado desde afuera".
En ese sentido, criticó que "se cargan las tintas y se intenta generar presiones, fricciones y trascendidos" sobre cambios en el Gabinete, como sucedió en las últimas horas con las versiones de un posible alejamiento del titular de YPF, Miguel Galuccio. "Estas cuestiones resultan un poco graciosas, lo mismo que todas las telenovelas que intentan armar con problemas entre diferentes miembros del Gabinete", afirmó el ministro en declaraciones formuladas en la puerta del Ministerio de Economía.
Kicillof destacó las intensas actividades de la mandataria con distintos miembros del Gabinete, tanto en la residencia de Olivos como en la Casa de Gobierno. En los últimos días se pudo observar el rol protagónico que adquirió el ministro de Economía, así como también los cambios en las diarias conferencias de prensa de Capitanich, que pasaron de ser extensas a tener una duración de 13 minutos el miércoles y 11 minutos el jueves, buscando ser lo más preciso y puntual en sus consideraciones.
Este jueves se repitieron por segundo día en una semana las declaraciones de Kicillof, como un ordenador de lo que quiere informar la jefa de Estado. El martes el funcionario aclaró el tema de los bienes personales y este jueves habló sobre el acuerdo de precios y la posibilidad de importar tomates.

Te puede interesar