Nuevo conflicto con el gremio tras la reunión

Locales 07/07/2015
El pasado viernes, la audiencia no prosperó y tampoco hubo acuerdo entre Dellasanta y los camioneros despedidos. El gremio atacó ayer otra vez con huevos y el dueño de la empresa se quejó de la falta de seguridad en el lugar.
Ver galería
1 / 2 - FOTO JORGE BARRERA. MAS AGRESIONES. Ahora, el reclamo de los camioneros viene acompañado de agresiones. FOTO CORRALON DELLASANTADESDE ADENTRO. Una de las puertas del local, tras la agresión con huevos.

A las 9 de la mañana, Daniel Dellasanta sale exaltado a la vereda para ver lo que está sucediendo. Enseguida se mete dentro de su local porque ve que los camioneros, los mismos que ya llevan semanas y semanas manifestando su disconformidad con sus compañeros despedidos, comienzan a arrojar huevos en contra de los ventanales que dan a calle Monteagudo. 
Otra vez el gremio acciona y no de la mejor manera. Agrede y ya escapa a todo lo que tiene permitido por la ley, como protestar o manifestarse. Ellos quieren que se les pague el 100% de la indemnización a los empleados despedidos y además, que los empleados que se sumaron a ayudar y no fueron despedidos se pasen al sindicato de Camioneros inmediatamente. "Es una locura que suceda esto", dice en primera instancia Daniel Dellasanta. 
Recordemos que el pasado viernes, el empresario también denunció agresiones por parte de los trabajadores, en el Ministerio, tras conocerse que no recibirán el dinero que pretenden. Allí comenzaron los huevazos y las patadas, a lo que lo llamó '"una emboscada".

"ME DEJARON SOLO"
Tras ver cómo recibía todo tipo de agresiones en su local de calle Monteagudo, Dellasanta trató de encontrar a la seguridad, pero según dijo, no había nadie en el lugar: "no tengo la presencia policial de un mínimo efectivo, no me puedo comunicar con el comisario de la Segunda, la gente de inteligencia no atiende... me dejaron solo, ahora ni custodia hay, ya no sé que tenemos qué hacer", dijo en declaraciones a Radio ADN. 
Además, manifestó que "nunca dejamos de sostener el despido con causa, pero queríamos tratar de llegar a un buen arreglo económico para desbloquear esto. Pero en está claro que esto no es una lucha por unos empleados despedidos y sus necesidades, sino que es una lucha con el Sindicato de Camioneros", y agregó que "este sindicato de Santa Fe se está manejando muy mal y por lo que tengo entendido, ellos no avalan estas prácticas de estas formas", apuntando directamente al delegado Norman Waibsnaider, por participar en distintas agresiones dirigidas hacia él. "Me quisieron denunciar por el robo de una bandera de ellos, cuando no fue así. Aparte ellos me pegaron con eso y pregunto: ¿qué quieren ver las autoridades, una persona muerta para tomar determinaciones?", dijo enfáticamente y agregó que "cuanta más violencia hay, tenemos menos custodia. ¿Quieren que nos agarremos a tiros? No lo puedo entender", destacó. 
Por otro lado, contó que sigue recibiendo clientes, pero que estas manifestaciones interfieren a los que nada tienen que ver y cargó nuevamente contra las autoridades diciendo que "ojalá tengamos autoridades que tengan lo que tienen que tener, que vean que es una agresión a la ciudad, no sólo a Dellasanta. Que hay empleados míos que tienen miedo y que no pueden trabajar por estas personas", concluyó. 

Te puede interesar