"Los dichos de Bonet son una tomada de pelo"

Locales 02 de enero Por
El Jefe de Gabinete se mostró molesto con las declaraciones del presidente de Aguas Santafesinas que aseguró que la causa de la falta de agua en Rafaela era por mal uso de los ciudadanos y no por la falta de suministro de la empresa. Maina aseguró que entre el 40 y 50% del caudal que llega a la ciudad se va por las pérdidas de las cañerías, que la empresa no coloca medidores para poder recaudar más y que solamente se atiende el 30% de los reclamos.
Luego de la visita a Rafaela el pasado 2 de enero del presidente de Aguas Santafesinas, ingeniero Sebastián Bonet, para dar respuestas a los problemas de provisión de agua que hay en algunos sectores de la ciudad, continúan las repercusiones sobre lo expresado por el funcionario provincial. El actual jefe de Gabinete municipal Jorge Maina, se refirió por Radio San Patricio al tema y calificó de “una tomada de pelo” los dichos de Bonet que había asegurado que el problema no era el volumen del caudal de agua que brinda la provincia sino el mal uso que hacen los rafaelinos de la misma. “Causa una gran impotencia escuchar esos argumentos del que supuestamente tiene que dar las respuestas porque es el presidente de ASSA”, señaló Maina. Para el funcionario municipal los 380 litros diarios de agua por habitante, que dijo el ingeniero Bonet que se gastan en Rafaela, no son reales ya que “de ese volumen entre el 40 y el 50 por ciento se va por las pérdidas que tiene la red de agua que en la ciudad cuenta con casi 30 años de antigüedad en el casco céntrico”.
 “El agua no la malgastan los rafaelinos porque no llega a los hogares, quizás llega a la planta de ASSA pero cuando se distribuye se va por la vereda y por las calles. Después de 7 años de gobierno socialista se dan cuenta que tienen que hacer un estudio sobre las pérdidas que tiene la ciudad”, enfatizó. Esto último lo dijo en referencia a que el propio presidente de Aguas Santafesinas anunció que durante el invierno se haría una evaluación precisa sobre el estado de las cañerías en Rafaela. “Yo le pediría a Bonet que venga a instalarse en Rafaela a escuchar a los vecinos. No, venir a la ciudad a reunirse con las instituciones por primera vez después de casi 7 meses de asumir el cargo y encima querer poner en valor el hecho de que vino un 2 de enero cuando es su responsabilidad y su obligación. Los rafaelinos no tenemos problemas un 2 de enero sino todo el año”, expresó Maina. Para el Jefe de Gabinete las respuestas que dio el funcionario provincial son las mismas que había dado en Rosario en el mes de agosto del 2013 en una reunión en la que participó con el intendente Castellano “pero ahora lo hizo de una manera más pedante y soberbia”.
Otro de los puntos cuestionados por Jorge Maina fue la afirmación de Bonet de que solamente no se habían podido atender 9 reclamos por pérdidas de agua en Rafaela, y aseguró que “en los últimos 3 o 4 meses se han registrado en el municipio 100 pedidos de reparaciones por pérdida de líquidos cloacales o de agua y se han dado respuestas solamente al 25 o 30 por ciento”. El jefe de Gabinete pidió también a la empresa dejar “de poner excusas para no colocar los micromedidores que faltan” y manifestó que la realidad es que no les conviene colocarlos porque la gente pagaría menos y ASSA bajaría su recaudación. Por otra parte Maina recordó que ya en agosto del 2013, en la reunión con Bonet, el propio funcionario había prometido que para octubre de ese año se nombraría el sucesor de Marcos Medina (encargado regional de ASSA fallecido) cuestión que no cumplió y que ahora se volvió a prometer para la segunda semana de enero. Y lanzó una advertencia: “La ciudad espera que el nombramiento sea para una persona idónea en el tema, que conozca y que no sea el cargo para pagar una factura política”. Esto seguramente lo afirmó en referencia a la posibilidad que se baraja, según trascendidos, de que el abogado Pablo Comtesse y ex candidato a concejal por el Frente Progresista en las últimas elecciones se haga cargo de la Regional Rafaela de ASSA.
Jorge Maina también se refirió al freno que existe en la habilitación de nuevos loteos y aseguró que “el gobierno provincial por un lado no da el servicio de agua y cloacas pero por otro no permite escriturar por no tener esos servicios”, lo cual es una contradicción. “Entonces es difícil hacerle entender a los que compraron sus lotes que desde hace un año siguen sin poder escriturar”, afirmó. Para el funcionario municipal la solución definitiva, que es el acueducto, hoy “es una utopía ya que ni siquiera está licitado”. Y aseguró: “Si no podemos lograr que vengan a reparar los caños que permiten que se vaya el agua que perdemos los rafaelinos, es poco probable que en 4 o 5 años podamos tener el acueducto en marcha”.
APOYO DE LAS
INSTITUCIONES

“Lo positivo es que lo han escuchado (a Bonet) todas las instituciones y estas tienen que acompañar el reclamo que hace el ejecutivo porque el agua es una política de Estado. Cuando el Intendente dice que el acueducto no existe, no es una cuestión electoralista ni política, sino que relata lo que es la realidad. Las instituciones tienen que tomar conciencia que acá no hay color político que valga y es una necesidad de toda la ciudad”. De esta manera Maina pidió el apoyo de todos aquellos que trabajan para Rafaela desde diferentes ámbitos. Y concluyó: “tenemos una paciencia infinita porque escuchar lo que nos dijo en nuestras propias caras con la pasividad que lo escuchamos es sorprendente”.
[email protected]

Te puede interesar