La Justicia frenó la planta de Monsanto

Nacionales 09 de enero Por
AUN ASI, EL CONFLICTO SIGUE
CORDOBA, 9 (NA). - La Justicia cordobesa falló ayer en contra de la multinacional Monsanto al ordenar la suspensión de la construcción de una planta de tratamiento de semillas en la localidad de Malvinas Argentinas, pero la firma adelantó que apelará la decisión judicial.
La sentencia fue dictada por la Sala Segunda de la Cámara del Trabajo de Córdoba, que hizo lugar al amparo presentado por los vecinos de Malvinas Argentinas en septiembre del 2012 contra la radicación de la compañía en la zona.
Los vecinos agrupados en la "Asamblea por la vida: fuera Monsanto" protestan en los ingresos al predio donde se construía la planta desde hace casi cuatro meses y habían prometido no retirarse de allí hasta que resuelva la Justicia.
Según sostienen los asambleístas, la empresa podría poner en peligro las condiciones medioambientales de la zona por la presunta futura utilización de agrotóxicos y otros componentes químicos para el tratamiento de las semillas. Según esta sentencia, se deben suspender las obras hasta tanto esté presentado el informe de impacto ambiental y se realice una audiencia pública en la que se revalide o rechace la instalación de la planta de la firma productora de transgénicos y herbicidas.
Los asambleístas cortaron media calzada de la calle mientras esperaban que se diera a conocer la resolución, en la esquina de Illia y Balcarce de la capital cordobesa, y festejaron el fallo revelado en horas del mediodía.
El tribunal habilitó la feria para poder notificar lo resuelto tras la apelación a la sentencia del 8 de octubre pasado dictada por la jueza de Conciliación de Cuarta Nominación, Graciela Escudero de Fernández.
Según el plan original, la segunda planta más grande de Latinoamérica debería estar funcionando desde principios de este año, pero la obra estuvo suspendida por el bloqueo a camiones que mantienen los asambleístas desde hace más de 100 días.
Los asambleístas aseguran que Monsanto preveía el fallo y por eso desde finales de diciembre comenzó con el desmantelamiento de las oficinas y las instalaciones que quedaban en el predio de Malvinas Argentinas.
No obstante, luego del revés judicial, la firma envió un comunicado en el que aseguró que apelará el fallo para poder continuar con su inversión. 

Te puede interesar