Automóviles de vapor

Automotores 30/06/2015
Leer mas ...
Las locomotoras de vapor y máquinas pesadas de vapor ya venían funcionando normalmente desde el siglo XIX, pero su peso limitaba las aplicaciones prácticas en vehículos ligeros.
Los automóviles de vapor y los de combustión interna se desarrollaron al mismo tiempo.
En los primeros años, los motores de vapor tuvieron la ventaja de los avances aplicados a las locomotoras de vapor, y alrededor de 1900 los automóviles de vapor tenían mejores prestaciones que los de combustión interna: eran imbatibles en las subidas y fueron los primeros en batir los récords de los 100K/h a los 200 km/h. Pero, a partir de 1920 el motor de combustión interna había progresado tanto que los automóviles de vapor dejaron de ser comercialmente competitivos. Estos autos se hicieron en 1874.
El motor de vapor es un motor de combustión externa. Los motores Otto o diésel son motores de combustión interna. Mientras que un motor de gasolina Otto tiene un rendimiento térmico de un 15-30%, los motores de vapor suficiente apenas llegan a la mitad de estos valores.
La combustión a baja presión y alta temperatura provoca niveles muy bajos de monóxido de carbono, óxido de nitrógeno y partículas de carbón en los gases de escape.
Los generadores de vapor de los vehículos de 1900-1920 eran relativamente fáciles de poner en marcha pero había que esperar un buen rato antes de llegar a la presión de trabajo.
El tiempo típico era del orden de 20 minutos, pero en los modelos Doble alrededor de un minuto.

Te puede interesar