Acerca de los serviciossanitarios de Rafaela

Locales 30/06/2015
Tras la primera nota publicada el sábado, la Agrupación Agua y Futuro de Rafaela suma nuevos elementos a un debate siempre actual ligado a la provisión de los servicios sanitarios en la ciudad. En este caso, rescata dos informes del ENRESS para comparar lo que sucedía en 1996 y en 2003.

A finales del 2003, el Ente Regulador de los Servicios Sanitarios (ENRESS) daba a conocer un detallado informe sobre las prestaciones en el Distrito Rafaela, al 3er. Trimestre de ese año. Preparado por la Gerencia de Análisis Económico -Financiero (GAEF), resumía en números el estado de los servicios a cargo de Aguas Provinciales de Santa Fe, consorcio que dos años más tarde abandonaría la concesión. No obstante el tiempo transcurrido, entendemos que viene al caso hacer públicas las referencias contenidas en el informe, ante la falta de información actualizada por parte de ASSA S.A.
Aquí los datos consignados en el documento, correspondientes al período comprendido entre 1996, primer ejercicio de la administración del consorcio, hasta septiembre de 2003.
Cuentas con servicio de agua. En 1996, las conexiones medidas sumaban 334 y 8.992 en 2003, en tanto que las no medidas eran 19.090 en el primer año y 19.757 en este último ejercicio. Al cierre del mismo ascendían a 28.749 entre ambas, incluida la facturación por terrenos sin servicio.
Cuentas con servicio de desagüe cloacal. En el primer período sólo 241 cuentas correspondían a las medidas, que al 2003 eran 8.314. Las carentes de medición totalizaban 8.783 en 1996 y 11.064 en 2003.
Facturación anual neta por agua. Año 1996: por cuentas medidas, $ 61.542,00; no medidas $ 1.445.358,60. Año 2003, medidas $ 422.078,00; no medidas, $ 1.144.787,00. En el período considerado, la suma total fue de $ 1.566.865,00.
Facturación anual neta por cloacas. En 1996, por cuentas medidas se facturaron $ 44.464,87, y por no medidas $ 718.969,47. En 2003, por las primeras, $ 392.130,00; y por las segundas, $ 741.198,00. En total, en los casi ocho años de la concesión, la facturación sumó $ 1.133.328,00.
Porcentajes de cobrabilidad. Incluyendo IVA y Tasa Retributiva, las cifras fueron estas: 1996, facturación total, $ 3.179.721,19; recaudación total, $ 2.484.302,00; porcentaje de recaudación, 78,13%. 2003: facturación, $ 3.776.317,00, recaudación, $ 3.002.582,02; porcentaje, 79,51%.

EVOLUCION
DEL SERVICIO
Por su parte, la Gerencia de Operaciones e Infraestructura del Servicio (GOIS) informaba sobre la evolución del servicio en el período comprendido entre el 05/12/1995, cuando comienza la gestión de Aguas Provinciales de Santa Fe, y el 31/12/2003.
Inicialmente, la población proyectada era de 72.627 personas, que a fines del período ascendería a 85.184, lo que significó un incremento de 12.567. En cuanto a la población servida pasó de 53.744 a 82.529, según el informe, que fijaba en 864,83 hectáreas el ámbito abarcado entonces (1995) por el servicio, que en 2003 sería de 1.200.74 Has. La longitud de redes instaladas (Kms) pasó de 246,45 a 319,86, en tanto que las conexiones domiciliarias crecieron de 13.319 a 22.900. Respecto de los medidores instalados, pasaron de 322 a 9.244 en esos años.
Considerando siempre el período señalado, de ocho años, el volumen medio de agua potable librado al servicio (M3/día) se incrementó de 18.216 a 23.862, esto es, 5.586 M3 más. Suponía, literalmente, una dotación, o entrega, por habitante y por día, de 289,13 lts., deducida del total del caudal disponible diariamente, incluidas en el cálculo las pérdidas no cuantificadas. La dotación asignada, y facturada, por habitante/día, disminuía a 2l9,11 lts., considerando 3,25 hab./día. A su vez, la dotación medida, facturada, se estimaba en 120,25 lts./día,. tomando como referencia 3,25 hab./día.
El extenso y pormenorizado informe del ENRESS comprende, además, detalladas referencias sobre la calidad del agua de red en el tiempo de la concesión. También un anexo acerca de una resolución del Ente respecto de un plan de obras de 2003, del MOSPyV, en las ciudades integrantes de la concesión de los servicios sanitarios, que concluiría en 2005. Cumplido un tercio de los 30 años que debía prolongarse la relación.
En lo concerniente a Rafaela, el plan contemplaba la protección catódica del acueducto, nunca concretada, y la ampliación de la planta de tratamiento de líquidos cloacales.
Por supuesto, los datos aquí reflejados son cosa de un pasado objeto aún de controversia. Aunque parezca inútil toda discusión, no está demás volver sobre lo acontecido en un orden de cosas con oscuridades manifiestas, y en una materia de tanta significación para los rafaelinos, en nuestro caso, y para la provincia en su totalidad, de cara al futuro. Sin embargo, y por lo que advierte, un pasado no tan lejano, así como la experiencia vivida, y para nada agotada, no parece interesar ni a unos, gobernantes, ni a otros, políticos. Sólo cuenta, en su momento, la falta y la recurrente protesta.
De todos modos, correspondería que, respecto de los datos del informe, se respondiera con la actualización debida y las observaciones que se estimaren necesarias. Transcurridos doce años es oportuna la pretensión. La gerencia local tiene ahora la palabra. Si actuara conforme el respeto que ASSA SA le debe a la ciudadanía, la contestación sería posible.

Te puede interesar