Hay segunda vuelta con Paraguay

Deportes 30/06/2015
Leer mas ...
Ampliar
FOTO N.C. EN CONCEPCION. Nuestro enviado en el estadio donde Argentina buscará hoy la final ante los Guaraníes.
(Enviado Especial a Chile). - Este impredecible torneo sudamericano, nos ha entregado resultados que no estaban pronosticados estrictamente; no entran en la categoría de “sorpresas”, Chile y Argentina ya que formaron parte de las apuestas más optimistas mucho antes de comenzar la competencia.
Incluso, el combinado de nuestro país, debió penar para meterse en las semifinales arrastrado por sus extrañas flaquezas ofensivas y un componente de providencia que se niega aliarse a esta causa, con lo cual, sólo el seleccionado anfitrión, transitó este camino a paso firme y aún no exento de algunos apremios, el caso Arturo Vidal y el vinculado a Gonzalo Jara sancionado de oficio por Conmebol por 3 partidos en las últimas horas, todo lo demás, se ha alineado en el mundo de Jorge Sampaoli.
Esos misterios que se llevaron temprano de esta copa a Uruguayos, Colombianos y Brasileños, son los que ambientaron un cruce entre adversarios que ya se habían enfrentado en la fase de grupo y el antecedente, no disgusta para nada a los Guaraníes y enciende en el campamento nacional, una luz de advertencia para revisar las falencias que Argentina mostró en el primer partido jugado en La Serena; esa noche, el equipo que dirige Martino jugó a gran ritmo la primera mitad, abrumó y sujetó a esta selección y de no ser por la falta de contundencia en los metros finales, el resultado hubiera trepado a un número irremontable.
La hazaña de la formación orientada por Ramón Díaz en la segunda mitad empatando en dos goles después de un trabajo que fue subiendo de tono a medida que Argentina se desplomaba física y emocionalmente, es el estribo donde se apoya el mejor argumento para que en la previa, no podamos ser tajantes y promocionar una victoria con una actuación solvente; además, hay un detalle que puede condicionar los riesgos que se tomen si el partido como todos pensamos, se va a disputar en un terreno de fricción y roces, un común denominador de las estrategias utilizadas por los rivales de la selección nacional en los 4 partidos.
Una de las piezas insustituibles de la columna donde se apoya el movimiento general del equipo, es Javier Mascherano; la amarilla recibida del mejicano Roberto García el último viernes, le propondrá al experimentado volante del Barcelona, una armonía entre su temperamento y la templanza para evitar que en el fragor del partido más su alta exposición, le tiendan una trampa que lo dejen fuera de una eventual final el próximo sábado; algo parecido deberán sobrellevar nada menos que el Kun Agüero y Lionel Messi, a los que uno imagina sin tanta vehemencia hacia un árbitro que como quedó demostrado en el encuentro entre chilenos y uruguayos, no pudo dar la talla y encaminó las acciones a un verdadero escándalo, es decir, el peligro de perder jugadores para la última instancia por amonestaciones, estará latente hasta el final.

NO HABRA CAMBIOS
En el último contacto con la prensa anoche en el estadio Ester Roas, Gerardo Martino, siguiendo su presunta cábala, no confirmó la formación inicial para jugar por segunda vez en esta copa con Paraguay, equipo al que dirigió durante 4 años clasificándolo para el mundial de Sudáfrica y para la final de la anterior Copa América disputada en nuestro país; no obstante, no presentará cambios comparativos con el que comenzó la disputa en Sausalito frente a los colombianos.
No desconoce públicamente la gravitación de Lionel Messi pero, ante un escenario de una amonestación que dejaría fuera del torneo al capitán argentino, sostuvo que lo más importante por estas horas es resolver las dificultades que le puede provocar Ramón Díaz desde lo táctico ya que en la fase de grupo, después de un comienzo promisorio, todo terminó con angustia y en eso piensa por estas horas.
Ha encontrado una base estable que no genera demasiadas polémicas; Lucas Biglia le ofrece por su característica de volante con más oficio para el yugo, un buen complemento para Mascherano en su doble rol de líbero y de mediocentro generador del primer pase ofensivo y también ese hombre que puede sacrificarse llegado el caso para poner a resguardo a su compañero, algo que bien podría suceder hoy para quitarlo de la zona de fuego al capitán moral de este combinado.

UN GRAN ESTADIO EN BIOBIO
Concepción es una ciudad con una gran actividad pesquera y turística, bendecida por el Pacífico y los bosques de pino que en sus sierras, le cuidan la espalda. Esta zona recién ahora se está recuperando de aquel sismo en febrero de 2010 ocurrido en el mar chileno a 150 km de estas costas que además, desató un Tsunami que llevó el agua del océano a ganar las calles de los barrios cercanos y comprometiendo gravemente al puerto de Talcahuano, comuna vecina de la capital; es esta región se levanta el estadio más moderno del país con capacidad para 30.000 espectadores y que fuera construido en el antiguo predio de la cancha donde hace las veces de local, Deportes Concepción. Allí el seleccionado argentino buscará esta noche llegar a su final número 26 en la centenaria historia de este torneo.

Te puede interesar