Mascherano: "Es una tortura"

Deportes 05/07/2015
Leer mas ...
Ampliar
FOTO NAMASCHERANO. /

Javier Mascherano, uno de los máximos referentes de la Selección argentina, se mostró anoche muy dolido después de haber perdido la final de la Copa América ante Chile por penales, algo que definió como "una tortura y un karma" y que lo llevó a coquetear otra vez con una posible salida del equipo albiceleste.
"En lo personal no le encuentro explicaciones a lo que pasó. Veníamos de un golpe muy duro de hace un año y ahora nos toca esto. Quisiera disfrutar con esta camiseta como nadie, pero me toca sufrir. Lo que vivo ponerme esta camiseta, es una tortura, una tristeza muy grande para nosotros que venimos haciendo bien las cosas. No es momento de decir nada", admitió, con la voz entrecortada y los ojos lagrimeantes.
Y completó: "Son golpes demasiado duros, y a veces uno termina pensando que si no lo puede hacer uno, quizás tenga que dar un paso al costado y que lo intente otro. No es momento de tomar ninguna decisión, hay que sufrir la derrota y después ya habrá tiempo para pensar".
Como hace cinco años tras la eliminación en cuartos de final frente a Alemania (0-4) en Ciudad del Cabo, Mascherano volvió a asegurar que estos golpes duros le provocan una severa autocrítica interna.
"Ya no le encuentro maneras de describirlo en lo personal. Es lo que toca. Quizás soy yo, ojalá que en el futuro, Argentina pueda ganar, no le encuentro explicación. Lo hablaba con Carlitos (Tevez), tres finales y las perdimos. Me tocó jugar las tres, no le puedo encontrar una explicación. En la de 2004 (frente a Brasil en Perú) y en esta estuvimos demasiado cerca. Veníamos de un golpe muy duro hace un año atrás", admitió.

"Leo está destruido"
Lionel Messi transitó la zona mixta "custodiado" por varios de sus compañeros para evitar ser abordado por la gran cantidad de periodistas que estaban esperando por alguna repercusión. Ante la falta de declaraciones de la Pulga, fue Mascherano el que habló sobre cómo encontró al mejor jugador del mundo en el vestuario de la derrota. "Leo estaba destruido, porque parece un karma, una tortura que tenemos que llevar en los hombros y no hay mucho más para decir. Nos tenemos que ir de vacaciones y dejar que la cicatriz vaya cerrando, en su momento veremos qué es lo que pasa", contó.
Y, sobre el futuro, no quiso dar muchos indicios: "Queda muy lejos todo, creo que soy uno de los más grandes, que lleva más tiempo, habrá que hacerse cargo de lo que viene. Muchas gracias por haber creído como creyeron hace un año atrás. Lamentablemente no le hemos podido dar la alegría que nosotros también queríamos".

Te puede interesar